EL TURISMO EN BARCELONA.

Rafael del Barco Carreras

Barcelona 11-8-2017. Tema candente para nuestros políticos, con amenazantes huelgas salvajes.  Independencia y turismo ocupan sus peregrinas discusiones, a propósito para no solucionar los reales problemas ciudadanos, talos como repito sanidad, educación, paro, corrupción, o seguridad ciudadana, añadiendo la inesperada especulación inmobiliaria con masivos sospechosos anuncios.

 Que los alquileres de CIUTAT VELLA recuperen un muy sustancial valor, o siquiera existan tras los de la exquisita SARRIÁ, me desorienta. Más o menos he residido y trabajado en los dos barrios, y como paseante me agradan. Sentimientos encontrados. O a favor paseando de CIUTAT VELLA - desde plaza Cataluña al Puerto por las Ramblas es una gozada- a pesar que hayan destrozado media ciudad vieja abriendo absurdos y horribles paseos y avenidas.

 La desaparición bajo la piqueta y excavadoras de bloques y calles, fuera a mi entender un disparate histórico-arquitectónico fruto de progres intelectuales que no contemplaron la deriva de la ciudad, añadido el submundo de corruptas expropiaciones, recalificaciones y especulaciones. Fuera insisto como arrasar la calle de los escaparates de Amsterdam, el barrio rojo. Ya la apertura de VIA LAYETANA, a principios del pasado siglo, enriqueció a CAMBÓ pero destrozando la Barcelona antigua con parte de las murallas romanas. Al igual décadas antes habian derribado LA CIUTADELLA Y LAS MEDIEVALES MURALLAS que cerraban la ciudad. Contemplar el resto en el Paralelo, con una narcosala incorporada, da pena.  

 Pero a mi edad no me imagino uno o varios parecidos anuncios:

" Alquilo piso de 30 metros con 2 o 3 habitaciones, tercero sin ascensor, con vistas a la calle, al lado de un moublé con minihabitaciones  por si le apetece para algún amigo inesperado, y bar de putas de todas las nacionalidades, con peripatéticos papelineros  y yonquis, en los bajos. Follón callejero para filmar escondiendo la cámara o móvil porque los participantes no se prentan, con traductores y profesionales en todos los idiomas, y de inútil denunciar si le engañan con las mandangas-drogas mas baratas y variadas de la ciudad, y con derecho a botellón y bomiteras, meadas en la esquina, y polvo o paja en un estrecho portal." Redacción similar en prensa escrita.

Si se prefiere la BARCELONETA, igual pero con playa incorporada. Ni que decir tiene que de llevarse unas simples ladillas o purgaciones, la vieja sífilis que muta y se resiste a todo antibiótico, o el inconfesable sida, el Ayuntamiento no se hace responsable civil subsidiario. De pisar una jeringuilla se recomienda frotar las suelas varias veces contra el suelo.


En ningún anuncio le advertirán al turista que es inútil denunciar el robo de la cartera, o que el alquiler del piso turístico sea una estafa de 300 o 1000 euros de anticipo en origen. Riesgos muy asumibles ante la más divertida ciudad del Mediterráneo. Divertida y culta, proporcionando historietas para lo mismo la abuelita de la familia, o el más golfo de los amiguetes de universidad o lugar de trabajo. Incomparable Barcelona a Sitges, Cambrils o Tossa y Magafull en Palma, o superando Tailandia, el anunciado como degenerado Sudeste Asiático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario