La Educación para la ciudadanía llega a Primaria.

EFE. 24.08.2009 - 11:13h La asignatura obligatoria Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos llega este curso a la etapa de Primaria, en la que más de 400.000 alumnos de quinto o sexto (10-11 años) tendrán que estudiarla, con el apoyo de libros de texto y otros materiales según decidan los equipos docentes. Tanto la regulación legal de la materia, que ya comenzó a enseñarse hace un par de años en la ESO, como sus objetivos y manuales han sido asunto de controversia social, política y judicial. Estas son algunos de los contenidos sobre identidad personal, relaciones sociales, convivencia, derechos y deberes de los manuales de Primaria de varias editoriales.

Anaya
Las personas somos diferentes unas de otras en nuestro aspecto físico, sexo, idioma, religión, forma de pensar... Pero todos somos dignos de respeto.
Todos tenemos los mismos derechos, sin ningún tipo de discriminación por razón de sexo, raza, religión o cualquier otra condición personal o social.
No se entendería que hubiera derechos sin que a la vez hubiera obligaciones. Todos tenemos derecho a participar en igualdad y con libertad en la vida.
El diálogo es la manera más eficaz para evitar conflictos (...); en toda discusión siempre hay que estar dispuesto a ceder algo. Actuar de buena fe, siendo honrados y confiando en que los demás también lo son, favorece la convivencia.
El fundamento de la familia es el amor, el respeto y la confianza. Es una relación que supera a la simple amistad.

Bruño
La identidad de una persona es el conjunto de características físicas, comportamientos, emociones y pensamientos, y es fundamental para su desarrollo.
La dignidad humana es el valor que tienen todas las personas sólo por el hecho de serlo. Es importante respetar la dignidad de los demás y la propia. Cuando se excluye o se relega a personas por motivos políticos, raciales o religiosos se habla de discriminación. Comportarse de manera cívica supone respetar a los demás, el medio ambiente, los objetos públicos, así como demostrar buena educación y cortesía.
La empatía es fundamental para entender las necesidades e intereses de la otra parte. Para lograr una cultura de la paz en el mundo es necesario practicarla empezando en nuestro entorno más inmediato: familia, amigos y compañeros. Es necesario reflexionar sobre el valor que tiene la diversidad cultural y aprender a convivir mejor.

Everest

Aceptar las características diferentes de cada persona nos hace ser tolerantes.
Toda discriminación (sexual, social, cultural, laboral, etc,) se basa en el prejuicio y éste se basa en la ignorancia.
La educación nos hará más libres e iguales.
Todos los seres humanos debemos tener igualdad de oportunidades para desarrollarnos como personas, independientemente de nuestro sexo.
El sexo es una condición orgánica que distingue al macho de la hembra en los seres humanos, en los animales y las plantas; es algo biológico, físico; los seres humanos somos de naturaleza sexuada, es decir, o somos hombres o somos mujeres. Las normas nos sirven para una mejor convivencia.

SM
La dignidad es el valor que tiene cada ser humano, independientemente de su situación económica, social, cultural o de sus creencias o forma de pensar.
Todas las personas, por el hecho de serlo, tenemos los mismos derechos (a la vida, a la libertad, a la igualdad, a la educación...) y todos tenemos el deber de respetar estos derechos.
Todos tenemos derechos y obligaciones. Las normas y las leyes sirven para que se respeten los derechos y se cumplan los deberes.
Para ser libres tenemos que superar la ignorancia, el miedo, el odio, la envidia, la furia.
Actuamos de manera responsable si controlamos nuestras acciones y pensamos en sus consecuencias.
Nuestra libertad tiene límite; ejercerla nos lleva a respetar la de los demás.
Convivir es tratar a los demás como nos gustaría que nos tratasen a nosotros: con respeto, con afecto, de manera justa y solidaria. Vivimos en sociedad y para evitar conflictos tenemos que cumplir unas normas de convivencia, comunicarnos y comprender a los demás. La discriminación de las mujeres se ha basado en un prejuicio negativo y falso.
La multiculturalidad es algo valioso y enriquecedor. El acoso escolar es indignante y debemos luchar contra él. Los valores morales son los que debemos empeñarnos en proteger y hacer realidad porque son los más importantes para todos los seres humanos: la vida, la justicia, la libertad, la seguridad, la paz, la igualdad y la solidaridad.
Leer más...

Más de 4.000 detenidos fueron torturados en Euskadi entre 1960 y 2013

Más de 4.000 detenidos fueron torturados en Euskadi entre 1960 y 2013

Todas las víctimas que aparecen en el estudio, dirigido por el forense Francisco Etxeberria y propiciado por el Gobierno vasco, han denunciado pública y/o judicialmente lo ocurrido
Isabel Camacho




Francisco Etxeberria, director de la investiagación Javier Hernández Juantegui

La tortura fue sistemática en el País Vasco entre los años 80 y 90 y se prolongó en menor medida en el tiempo. La incomunicación de los detenidos la favoreció de forma clara. Un informe propiciado por el Gobierno vasco ha identificado que 4.009 detenidos (17% mujeres y 83% hombres) fueron torturados en dependencias policiales entre los años 1960 y 2013. Respecto a la autoría, 1.561 corresponden a la Policía Nacional, 1.589 a la Guardia Civil y 310 a la Ertzaintza. Además, 4 acusaciones son contra la Policía Municipal, 9 contra funcionarios de prisiones y 39 acusan a otros.
Miren Azkarate tenía 18 años cuando la detuvo la Guardia Civil. Cuatro días con un antifaz en los ojos, desnuda, sin comer y rodeada de guardias civiles que le gritaban. Uno de ellos le obligó a masturbarle. Le practicaron la bolsa hasta casi ahogarla. Sin apenas respiración oyó que decían “se nos ha ido de la mano, llamad a una ambulancia” y creyó morir. Lo deseaba. En los calabozos le colocaron una pistola en la mano. Se la subió a la sien, apuntó y disparó. El cargador estaba vacío.
Es uno de los testimonios escuchado tras el avance de las conclusiones de la investigación Tortura en el País Vasco entre 1960-2013, presentado recientemente en San Sebastián dentro de los cursos de verano de la Universidad del País Vasco (UPV) Verdad y reconocimiento para las víctimas de tortura, tratos inhumanos y degradantes
Todas las víctimas que aparecen en el estudio han denunciado pública y/o judicialmente lo ocurrido. El número no es definitivo y ya se está incrementando. Cada vez son más las personas que abandonan los muros de silencio, el obligado calla y olvida, para prestar su testimonio en el estudio dirigido por el forense y profesor de Medicina Legal Francisco Etxeberria y propiciado por la Secretaria General  para la Paz y la Convivencia del Gobierno de Euskadi. Los resultados finales se presentarán a finales de este año. “Son verdad”, sostuvo Etxeberria tras escuchar los testimonios de tres mujeres. “Son todos muy similares”.
Que la tortura fue sistemática como método de obtener información ya lo venía diciendo el profesor Etxeberria. Pero nunca hasta ahora se había mostrado de manera tan irrefutable. Los resultados de la investigación están avalados por un equipo de investigación de varias decenas de profesionales y se han aplicado protocolos internacionales como el de Estambul. 
La información generada se ha contemplado en tres ámbitos de interés para garantizar los elementos de convicción suficientes para acreditar los hechos: la prueba testifical, la documental y la pericial, y más de 22.000 documentos analizados.
Más de 900 testimonios recogidos en audio y vídeo que relatan los contenidos más oscuros en los que las lágrimas y el dolor se entremezclan con la indignación por la falta de reconocimiento  del daño sufrido.  
Durante años, la consiga de la dirección de ETA a sus militantes de denunciar torturas propició el escepticismo. Daba igual que un detenido mostrara la cara desfigurada, varias costillas rotas o denunciara haber sido violado.  Todo respondía a la maniobra terrorista y caso cerrado. Y, con la connivencia judicial porque si la policía actuaba, los jueces “no estuvieron a la altura”, apunta el  prestigioso forense guipuzcoano.
La investigación intenta desvelar la incidencia real de la tortura en Euskadi en esos 50 años con el fin de fijar conclusiones respecto al reconocimiento, la reparación de las víctimas e incluso prevenir que se repita.
Los resultados siguen sin ser aceptados por algunos sectores que insisten en las maniobras orquestales de ETA como justificación para la incredulidad.   
El hallazgo más importante de este estudio y que constituye el objeto principal de investigación es el referente al grado de credibilidad de los testimonios: fue medido de manera combinada por psicólogos, psiquiatras, médicos y forenses. La base de la evaluación de credibilidad ha sido la exploración psicológica / psiquiátrica, no tanto en cuanto a búsqueda de secuelas (exploración clínica, test psicométricos) sino al examen de consistencia de las diferentes áreas de exploración, tal y como indica el Protocolo de Estambul que debe hacerse, según se explica en el informe.  
Un 16% de las personas examinadas aún sufre las secuelas: síntomas moderados (13%) o graves (3%) de tristeza o depresión.  
La credibilidad global de las evaluaciones tras combinar los factores psicológicos y médicos fue: 11% máxima consistencia, 46% muy consistentes, 41% consistente y  2% inconsistente para tortura (consistente con tratos inhumanos o degradantes o con uso excesivo de la fuerza durante el arresto). 
“Nuestro análisis está en consonancia con la observación hecha por el  Relator contra la Tortura de las Naciones Unidas y por Amnistía Internacional de que las denuncias de tortura no pueden considerarse como meras fabulaciones, sino que son creíbles en vista de las circunstancias personales”, se señala en el trabajo.
Son numerosas las instituciones y observadores nacionales e internacionales que han llamado la atención respecto a la existencia de torturas con base a sentencias judiciales que han existido o a través del firme convencimiento del fondo de verdad de las denuncias públicas que se han producido evaluadas con criterios profesionales. 
Durante el tiempo que recorre la investigación, ha habido 9 fallos judiciales condenatorios a agentes de la Policía Nacional y 21  a miembros de la Guardia Civil, condenando a 50 funcionarios (1 mujer y 49 hombres) por delitos contra 32 detenidos (4 mujeres y 28 hombres) entre los años 1979 y 1992, y ninguno contra la  Ertzaintza.
La década de los 80 sobresale por el elevado número de denuncias y por las primeras condenas judiciales ratificadas por el Tribunal Supremo. “Posteriormente se produjeron algunos cambios en los métodos de tortura para tratar de dificultar la prueba forense que los acreditase”, se subraya en el trabajo.
La evolución histórica de estas denuncias permite constatar un descenso progresivo de las mismas a partir del año 2004. No se registró ningún caso en 2015 y 2016.
Nada queda fuera de la investigación y así en lo que respecta a los métodos de tortura, hay una diferencia significativa entre los distintos cuerpos policiales. La bolsa es el sistema elegido por la Guardia Civil. El plantón (el detenido permanece de pie, sin beber ni comer, ni moverse durante horas)  y la extenuación física se muestran como una técnica generalizada en los tres cuerpos policiales en contraposición a los electrodos y la bañera que dicen haber sufrido un número importante de detenidos por la Guardia Civil y la Policía Nacional. 
Además, hay que añadir la importancia que tienen en la esfera psíquica los gritos, insultos y amenazas. “Con todo, estos no son los únicos ni los más graves métodos de tortura alegados por los detenidos”, se resalta.  
Porque además de esta barbarie, se han reconocido casos de violaciones, por ejemplo. Una joven arrestada en Bilbao en marzo de 2011 en una redada de la Guardia Civil por su presunta relación con ETA, denunció haber sido violada vaginal y analmente con un palo, además de sufrir otros tremendos abusos y amenazas, durante su incomunicación en los calabozos de la Dirección General de la Guardia Civil en la calle Guzmán el Bueno de Madrid. El Comité Europeo para la Prevención de la Tortura consideró hace dos años “creíble y consistente” su relato.
En las últimas décadas, diferentes organismos internacionales han condenado a España por incumplimiento de las obligaciones contraídas en contra de la tortura y su prevención. Así, en sus resoluciones, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos lo ha hecho en cuatro casos en Euskadi (correspondientes a los años 2002, 2003 y 2011), tres en Navarra (en 2009 y 2011) y uno en Catalunya (1992).
El Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ha reconocido torturas en varios casos de denuncias que los tribunales españoles ignoraron.  Entre ellos, el del periodista Martxelo Otamendi.  El Comité  recuerda en su informe que lleva dos décadas llamando la atención de las autoridades españolas para que pongan fin a la tortura y a los malos tratos sin obtener respuesta.   
El Comité contra la Tortura de Naciones Unidas ha realizado dos dictámenes condenatorios por torturas acontecidas en 1992. 
La incorporación de medidas correctoras para la prevención de la tortura ha sido reclamada constantemente durante todo este tiempo por organizaciones de Derechos Humanos y entidades públicas sin que se haya producido una suficiente intervención administrativa que garantice de manera efectiva los derechos de las personas detenidas, se resalta en la investigación dirigida por Francisco Etxeberria.
El forense recalca en su trabajo que en  1997 y con el fin de hacer efectivas las recomendaciones hechas por las organizaciones internacionales, especialmente Naciones Unidas y Consejo de Europa, y lograr que la acción de los médicos forenses en España se adapte a técnicas y procedimientos internacionalmente reconocidos, se estableció un protocolo para el examen médico forense a los detenidos para que la información médica fuera más clara y concisa como elemento de prueba fundamental ante los tribunales.
“Lamentablemente, no se ha cumplido, salvo excepciones, lo que ha dificultado el ejercicio de prueba pericial esencial para investigar los casos alegados por los detenidos”. 
En 2003, el Gobierno Vasco estableció un Protocolo para la Coordinación de la Asistencia a Personas Detenidas en Régimen de Incomunicación que implicaba de forma directa a la Administración de Justicia, Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco e Instituto Vasco de Medicina Legal y que permite controlar la gestión de los detenidos al incorporar  la videograbación. “La tortura es lo que queda dentro”, dijo una de las mujeres que prestó su testimonio. 
Etxeberria pide el reconocimiento de las víctimas. “A las víctimas de los abusos policiales les falta el reconocimiento institucional, el social, ya lo tienen en la calle, en el pueblo. Algunos critican el punto número 6 del Plan de Paz, pero a mí me parece bien que exista este plan creado por el Gobierno vasco. Se refiere a las torturas y reconoce que han existido. Lo que pasa es que hay que medir. Y lo que estamos haciendo es precisamente medirlo entre el año 1960  y la actualidad”.
Leer más...
EIA Consultoría Asesoría, Centro  e Institución de Mediación; Reconocido Oficialmente  Registro Nacional de Mediadores del Ministerio de Justicia.  Calle Gregorio Espino 52 Entre. 03 CP. 36205  VIGO --PONTEVEDRA TL 986266151- fax 986267911Mail : vigo@asesoriaeia.com   formacion@asesoriaeia.com



CURSO DE TÉCNICAS FORENSES Y PERICIALES.

Nuevo Curso en Técnicas Forenses y Periciales que inicia el Centro de Formación Continua EIA Consultoría Asesoría.

Siguiendo con su trayectoria el Centro de Formación con sede Central  en Vigo, da por inaugurado un nuevo curso de especialización en materias periciales y Forenses para dotar de habilidades a todos aquellos profesionales que quieran intervenir en un nuevo nicho de mercado que está interesado en participar en colaboración con otros profesionales en los Juzgados y Tribunales de toda España.

Los textos son de elaboración propia y confeccionado  por especialistas en la materia y con amplía experiencia.

Los cursos se imparten en las modalidades : distancia, online, presenciales y o semipresenciales.

Se emitirá un diploma de participación en el curso y una vez aprobadas las evaluaciones llevará aparejada la emisión de un carnet profesional --TIP-- con validez profesional integrándose sin coste en asociación profesional ANTAP.

Las horas de la acción formativa son de :  "20 horas", y durará un mes.

Existe la posibilidad de hacer prácticas en despacho profesional con casos reales.

Todos los interesados pueden recoger información en llamando al teléfono 986266151 y al Mail formación@asesoriaeia.com en horario de 8,00 a 15,00 horas.





Centro e Institución de Mediación Registrada en el Registro Nacional del Ministerio Justicia .Registro  Único de Entidades Prestadoras de Servicios Sociales de la Xunta: E-2252. Entidad Colaboradora del Servicio Gallego de Colocación. Entidad Reconocida como Colaboradora del voluntariado número: O-597. Entidad Colaboradora con DGIIPP, Convenio número: 1193. Fundación Laboral Construcción. 1812122000 Formación continua.
Leer más...