Estudio sobre TDAH y tabla de crecimiento de las redes cerebrales

Una nueva investigación de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan (UM), en Estados Unidos, sugiere que podría ser posible crear una tabla de crecimiento de las redes cerebrales que pudiera identificar los primeros signos de dificultades de atención y, posiblemente, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).
El equipo de científicos diseñó la tabla de crecimiento experimental mapeando el desarrollo de las redes cerebrales en más de 500 niños y adolescentes. Los investigadores encontraron redes que están subdesarrolladas en los menores que tienen dificultades de atención.
Aunque es demasiado pronto para comenzar a ofrecer este tipo de gráficos a las familias, el desarrollo futuro de la técnica podría significar mejores oportunidades para que los niños reciban un diagnóstico firme de TDAH antes. También podría ayudar a evaluar si su tratamiento del TDAH está mejorando su funcionamiento de atención, ayudándole en la escuela y la vida.
La investigación, publicada en `Archives of General Psychiatry`, muestra el potencial como `biomarcadores` de los problemas de atención de las imágenes cerebrales, pero la idea podría extenderse a otros trastornos psicológicos. Las tablas de crecimiento tradicionales muestran la altura y el peso de un niño como puntos en las curvas que se basan en datos de cientos de miles de otros niños e indican el desarrollo normal, cerca de lo normal y problemático.
`Las curvas de crecimiento permiten a una familia y su médico detectar rápidamente problemas de desarrollo, y cuando se considera necesario, intervenir de manera apropiada`, dice la líder del equipo y psiquiatra en la UM Chandra Sripada. `En el futuro, queremos proporcionar a los médicos el mismo tipo de orientación sobre el desarrollo del cerebro como hacemos con cuestiones como la altura y el peso`, añade.
Los científicos pusieron en marcha la investigación sobre diagramas de crecimiento después de notar un hueco en el estado de la ciencia. El autor líder Daniel Kessler, explica: `Sabíamos que la capacidad para mantener la atención durante mucho tiempo aumenta de manera espectacular durante la infancia y adolescencia. También sabemos que en el mismo periodo de tiempo, hay grandes cambios en las redes del cerebro implicadas en la atención. Se nos ocurrió la idea de cartografiar el crecimiento como una manera de probar si estos dos patrones se relacionan: ¿los niños con redes cerebrales subdesarrolladas también tienen más dificultades con la atención?`.
Junto con su colega Michael Angstadt, los investigadores utilizaron datos de 519 niños y adolescentes que tenían pruebas genéticas, imágenes cerebrales y pruebas de su desarrollo cognitivo como parte de `Philadelphia Neurodevelopmental Cohort`, de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos.
Los investigadores crearon tablas de crecimiento que reflejaban la configuración de lo que se denominan redes de conectividad intrínsecas, que son importantes unidades de la organización funcional del cerebro. La forma en la que interactúan estas redes puede ser la clave para la atención saludable. Por ejemplo, una llamada red neuronal por defecto parece estar implicada en soñar despierto y enfocada interiormente hacia el pensamiento, mientras que otro conjunto de redes está implicado en tareas cognitivamente exigentes.
A medida que crecemos de niños en adultos, estos dos sistemas se vuelven más definidos y separados, trabajando en conjunto como pistones: cuando uno está encendido, el otro se apaga. Sin embargo, en los niños y las personas con dificultades de atención, los `pistones` a menudo fallan: la red en modo automático se enciende y se interrumpen las otras redes, cortándose así la atención.
Los investigadores que reunieron los datos en los que se basa la curva de crecimiento midieron el funcionamiento de la atención mediante una prueba estándar en la que los niños tenían que responder a una secuencia de letras y números en una pantalla de ordenador.
Los investigadores de Michigan compararon el desarrollo del cerebro que se ve en las imágenes para el funcionamiento atención. Resultó que en realidad podría predecir cómo lo haría un niño en la prueba de atención centrándose en su lugar en la tabla de crecimiento de la red cerebral. Los niños con síntomas de TDAH y los que tenían un rendimiento más bajo para su edad en las pruebas de atención estaban más lejos de la curva de desarrollo de la red cerebral.
Leer más...