23 F - LA GRAN MENTIRA DEL BORBON

Leer más...

23 F - LA GRAN MENTIRA DEL BORBON

Leer más...

El golpe del rey

Leer más...

El único español que se atreve a decir en público que el Rey organizó el...

Leer más...

INDIGNADO estalla:"El PSOE nunca fue nada, y Felipe Gonzalez era un CRIM...

Leer más...

La policía franquista protegía a Isidoro-Felipe González y a los sociali...

Leer más...

Guerra Sucia: El regreso de los falangistas

Leer más...

Gregorio Morán (Oviedo, 1947) nada siempre contra corriente. Hoy es un lugar común referirse de forma crítica a la Transición, pero el escritor y columnista fue un pionero. Publicó en 1991 ‘El precio de la Transición’, que resucita ahora el sello Akal en una edición revisada sobre los siete años que median entre la muerte de Franco y la victoria del PSOE en el 82. Mantiene su tesis esencial: «La Transición fue una chapuza. Se improvisó mucho y, por azar, salió más o menos bien».



Entrevista a Gregorio Morán: «La independencia de Cataluña sería la la amnistía para sus políticos corruptos»

Gregorio Morán (Oviedo, 1947) nada siempre contra corriente. Hoy es un lugar común referirse de forma crítica a la Transición, pero el escritor y columnista fue un pionero. Publicó en 1991 ‘El precio de la Transición’, que resucita ahora el sello Akal en una edición revisada sobre los siete años que median entre la muerte de Franco y la victoria del PSOE en el 82. Mantiene su tesis esencial: «La Transición fue una chapuza. Se improvisó mucho y, por azar, salió más o menos bien».
-Cuando lo publicó hace 24 años pidieron su cabeza.
-La reacción fue brutal. Quisieron echarme del país. La editorial se acoquinó y no hubo presentación. Ahora resulta que el tema de la Transición huele como culpable de todo. Tanto que pensé que debería titularlo ‘Leyenda y precio de la Transición’. Salió bien para unos y no tan bien para otros. Nadie sabía dónde íbamos a llegar ni cómo. Lo fundamental era salir de la dictadura y llegar a la democracia, pero se obviaron elementos como la corrupción.
-¿La corrupción política empieza con la Transición?
-Es un efecto. Se ‘olvidó’ que los partidos necesitaban dinero para vivir. Eran muy gastones y con fuentes de ingresos reducidas. A partir de ese desfase empezaron las comisiones, los Filesa, Malesa y demás. No podían sufragar sus gastos legalmente. El tejido de intereses de los partidos se amplió infinitamente, y un tipo que roba para el partido acaba robando para sí mismo.
-¿Es ese el cambio sustancial en relación la época actual?
-Sí, con matices. Había parcelas de la vida política en las que cada uno robaba para sí. No era lo mismo ser de la gobernante UCD que del PSOE. Pero aquello era ‘peccata minuta’. Se armó la de Dios por un puñado de corderos que el cuñado de Suárez vendió a Egipto. Una broma al lado de los Bárcenas y los casos Palau y Pujol.
-El Rey era entonces intocable.
-Hacer cualquier referencia al Rey y a su entono en el 91 era pecado de lesa majestad. Nunca mejor dicho. Si la imagen de la Transición se ha deteriorado, la del monarca de entonces no digamos. Considerado por muchos como gran motor de la Transición, ha resultado ser un modesto fuera borda que se gripó, y más vale no insistir. A quienes estábamos un poco en el secreto, nos conmovía el candor y la ingenuidad de la gente rendida a una figura entonces legendaria. Es uno de los tabúes que, felizmente, se ha desmoronado.
-¿Que otros tabúes cayeron?
-Que todo el mundo era bueno y todo se hacía por patriotismo. Que Suárez era un estadista y Felipe González un socialdemócrata fetén. Que Carillo era un patriota y Fraga se había convertido en demócrata por revelación. Que todo y todos eran buenos. La Transición se hizo con muy pocas manos y ellos mismos se festejaban como los padres de la Constitución. Ahora todos meten cuchara diciendo que, aunque quizá no salió bien, les movía la buena voluntad.
-¿Hubo confluencia de egoísmos?
-Hubo confluencia de mentiras, para ser más exactos. Cada cual traicionaba su pasado. Y si haces eso, en el fondo traicionas todo e importan un comino un montón de cosas. El paradigma es Suárez. Primero es genial y luego crucificado y sacrificado por los suyos. Le canonizan al final los mismos que lo derriban. Suben al santo y lo bajan de la peana, hasta que muere y lo dejan en paz. Esos procesos de beatificación revelan un escaso interés en que la ciudadanía entendiera algo. Cuando menos entendiera, mejor.
-El culebrón secesionista catalán ¿dónde nos llevará?
-No tengo bola de cristal. Aquí hay un derroche de estupidez de tal envergadura que es difícil calibrarlo en términos económicos. La clase política que generó la Transición en Cataluña, con victoria inicial de la izquierda, se ha ido desplazando para incorporarse rotundamente con el ‘establishment’ más corrupto, con el pujolismo y el pospujolismo. No olvidemos que Pujol y familia gobernaron Cataluña durante 23 años. Eso se suma a la crisis que castiga de forma brutal a la sociedad catalana, sin que se considere efecto de su clase política y ni de su clase empresarial. Casi la mitad de la sociedad lo achaca al ‘Madrid nos roba’. Y los que robaban eran ellos.
-¿Cómo se explica el giro independentista de Convergencia?
-La independencia es la amnistía para gran parte de la clase política corrupta. Hay que tenerlo muy claro. Por más moderado que yo sea, si tengo quince millones colocados fuera y me van a meter un puro de película, me vuelvo independentista. Es la única manera que tengo de eludir y controlar al fisco. Y esto, que no se tiene en cuenta, explica que Mas pueda coincidir con la CUP.
-¿Habrá saneamiento tras tanto escándalos?
-Es inevitable. Pero sanear con crisis es muy difícil. No somos conscientes de la envergadura de la crisis en sectores que no aparecen en los medios. Se habla del deterioro y eliminación de las clases medias, pero ¿qué queda de las populares? Que están en la miseria absoluta.
-¿Vivimos la segunda Transición?
-No. Aquello fue pasar del dictadura a la democracia. ¿La segunda es que liquidados PSOE y PP, gobiernen Ciudadanos y Podemos? Eso, que es una ruptura, es además imposible. El ‘viejo régimen’ salido de la Transición está muy tocado, moribundo y muy corrupto. Pero si alguien soñó que PP y PSOE desaparecerían por ensalmo y que los nuevos partidos sería gobierno absoluto, se equivoca. Es como eso de que los medios digitales van a liquidar el papel. Puede, pero nosotros no lo veremos.



Leer más...

Testra, otra chapuza de la DGT. Cuando la desidia y el abuso es la norma

La Dirección General de Tráfico funciona mal en muchos aspectos, y en gran parte creo que es un problema de actitud. Pensar que son superiores a los ciudadanos a los que controlan, les hacen relajar mucho los procedimientos, cuando no incumplirlos a sabiendas sin ningún rubor. Es lo que ha estado ocurriendo con el Testra desde el principio.

¿Qué es eso del Testra?

#testra
Testra, o cómo notificarte las multas sin que te enteres
El Testra es el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico, o cómo notificar multas sin que te enteres. Bajo mi punto de vista es otro de tantos abusos del sistema que desnaturaliza el verdadero sentido de la notificación, como eso de que sea suficiente la palabra del agente para que conste que se nos ha notificado en mano aunque nos neguemos a firmar.
En diciembre de 2010, cuando este engendro del Testra vio la luz por primera vez, Automovilistas Europeos Asociados ya indicaron que se estaba usando irregularmente para notificar multas anteriores a la propia existencia del Testra, lo cual es, ni más ni menos, otra aplicación retroactiva de una normativa que perjudica al ciudadano, algo que debiera ser nulo de pleno derecho. Ante la reclamación de la AEA, la Dirección General de Tráfico rectificó.

¿Qué ocurre ahora con el Testra?

Después de aquella metedura de pata inicial (que seguro que no fue tal porque lo harían a sabiendas de que estaba mal), ahora hay otra que puede anular, así de pronto, más de siete millones y medio de multas, lo cual les estaría muy bien empleado por incompetentes.
La irregularidad detectada por la AEA afecta a todas las multas notificadas en el Testra, no solo por la DGT, sino también por el Gobierno Vasco y el Servei Catalá de Tránsit y más de mil ayuntamientos. El fallo detectado es la omisión de la fecha de publicación del anuncio, tanto en la propia cabecera, como en las distintas páginas del edicto. Cabe recordar que indicar esa fecha es una obligación claramente indicada en el artículo 6 de la Orden INT/3022/2010 de 23 de noviembre.
Siempre según el criterio de la AEA, cualquier denunciado podría oponerse al cobro ejecutivo porque la indispensable notificación previa no se ha realizado correctamente.
También cabe la posibilidad de pedir la revisión de los expedientes que ya hayan sido cobrados mediante embargos, siempre que no se hubiera recibido notificación por correo certificado ni se hubiera procedido a recurrir.
Ramón Cerdá
Leer más...