Donaciones inoficiosas. Cuidado con lo que da… o con lo que recibe

Hay algo que todo el mundo debería tener claro y es que ni siquiera somos dueños por completo de nuestros bienes, ni aunque hayamos pagado todos nuestros impuestos, al menos no, si tenemos herederos que nos puedan sobrevivir. Quiero hablar en este artículo de las donaciones inoficiosas, que no son otras que las que podemos hacer a un tercero en vida y que, en un momento dado pueden considerarse nulas y obligar al donatario (el que las recibe) a devolverlas, al menos en parte, más los intereses correspondientes al tiempo en que han sido disfrutadas. Hay cuestiones muy peliagudas en este asunto que pueden variar a lo largo de los años en función de los bienes que haya acumulado el donante a lo largo de su vida. Quiero decir con esto que una donación en vida que, cuando se hizo, pudo estar dentro de los parámetros legales, podría ser anulada si al fallecimiento, el montante final de los bienes hubiere descendido. O podría ocurrir al contrario, es decir, una posible donación que en su momento perjudicó supuestamente a los herederos, podría reconvertirse en legítima por el simple paso del tiempo si al fallecer el donante, hubiese ampliado considerablemente su fortuna. Intentaré explicarme con más detalle a continuación.

Donaciones inoficiosas y lo que puede ocurrir con ellas a lo largo del tiempo.

#donaciones inoficiosas
Cuidado con las donaciones inoficiosas porque las carga el Diablo

Voy a poner un ejemplo concreto para que se me entienda mejor. Imaginemos que usted tiene en la actualidad dinero y bienes de todo tipo cuya valoración global asciende a 300.000 euros, y decide hacer unas donaciones inoficiosas en vida repartiendo una cierta cantidad entre algunos amigos o gente que le ha estado cuidando (cuando sus hijos han pasado de usted y no han querido saber nada de sus problemas). Usted decide no esperar a morirse y hace esas donaciones inoficiosas por valor de 100.000 euros.
Consecuencias:
Al hacer esto, usted ha sido escrupuloso porque, pese a que no se lleva muy bien con sus hijos, no ha perjudicado a su descendencia (aparentemente) puesto que solo ha donado el tercio de libre disposición. Con lo cuál, todo parece legal. Y no es que no lo sea, especialmente si se han pagado los impuestos correspondientes a esas donaciones inoficiosas, pero recordemos que usted todavía no se ha muerto y desconoce cuántos bienes le quedarán disponibles (relictum) ni qué valor tendrán estos, el día de su muerte (que Dios lo cuide por muchos años).
Bien, trasladémonos ahora a un futuro muy lejano en el que usted, definitivamente, abandona este mundo y hagamos balance final:
[box]
Ejemplo 1.-
A usted le han ido bien las cosas y ha seguido acumulando bienes, de manera que vuelve a tener usted 300.000 euros disponibles. Para el cálculo global deberemos de añadir a esos 300.000 euros las cantidades de las donaciones inoficiosas hechas en vida: 300.000 + 100.000 = 400.000 (relictum real)
1/3 de 400.000 = 133.333 euros
Puesto que el tercio de libre disposición supera a la cifra de las donaciones inoficiosas (100.000), los donatarios podrán seguir disfrutando de lo que les quede sin temor a que los herederos de usted les reclamen nada.
[/box]
Ahora bien, veamos la otra posibilidad:
[box]
Ejemplo 2.-
A usted no le han ido tan bien las cosas y al fallecer solo le quedaban bienes por valor de 10.000 euros
Hagamos de nuevo la operación y añadamos a esos bienes el importe de las donaciones inoficiosas para calcular el relictum real:
10.000 + 100.000 = 110.000
Ahora calculemos el tercio de libre disposición:
1/3 de 110.000 = 36.666
[/box]
Sus amigos acaban de «heredar» un serio problema si los descendientes de usted deciden reclamar sus derechos porque usted ha perjudicado la herencia en 63.334 euros (100.000 - 36.666), pese a que en el momento en que realizó las donaciones inoficiosas no superó el (supuesto) tercio de libre disposición. A tal efecto, hemos de recordar que lo del tercio de libre disposición solo se puede calcular en el momento de su fallecimiento (Relictum), nunca antes.
¿Qué puede ocurrir?
Pues lo que ya ha ocurrido alguna vez, que los tribunales le han dado la razón a los herederos (Audiencia Provincial de Madrid. Sentencia de 26-12-2014): que obliguen a los donatarios a devolver parte de lo que se les dio. Aquí no vale eso de «Santa Rita, santa Rita...»
Prescripciones:
Lo que no me queda claro es en qué medida pueden actuar en este caso las prescripciones (si alguien lo sabe que deje un comentario al respecto), pero imagino que si transcurre mucho tiempo entre las donaciones inoficiosas y el fallecimiento del donante, hará efecto alguna prescripción y no podrán ser reclamadas por los herederos.
¿Injusto?
Mi opinión personal es que para determinar si es justo o no, habría que ir a las circunstancias de cada caso concreto, pero tengamos en cuenta que esas circunstancias no las valorará el juez, que se limitará a valorar la ley que es bastante clara al respecto de lo de los tercios.
Lo que desde luego puede molestar, es darse cuenta de que uno no puede ni siquiera disponer de sus bienes como le venga en gana. Eso sí, aunque no es aplicable aquello de «Santa Rita, santa Rita, lo que se da no se quita», sí que es aplicable esa otra frase popular: «Que me quiten lo "bailao"». Quiero decir con ello que, lo que usted se gaste consigo mismo a lo largo de la vida, sea en vicios, comidas o fiestas... Eso sí que nadie se lo va a poder reclamar judicialmente después de muerto. Téngalo en cuenta.
Ramón Cerdá
Leer más...


El Gobierno y los centros de poder han entrado en pánico ante la posibilidad de que Jordi Pujol haga uso de los dossiers que guarda si los miembros del Clan Pujol pisan la cárcel. El ex presidente de la Generalitat  dispuso de un servicio de inteligencia conocido como los "Pata Negra" formado por ex agentes del entonces CESID que elaboraron informes durante años sobre las redes de corrupción, escándalos y sus ramificaciones en todo el Estado español.La filtración de los dossiers haría tambalearse la democracia.

El ex molt honorable, Jordi Pujol, ya hizo un amago durante su comparecencia en el Parlament catalán, el 25 de septiembre de 2014, cuando al ser interpelado sobre el origen de su fortuna que atribuía a la herencia de su padre, y ante las dudas de algunos diputados, manifestó que si ponía en marcha el ventilador se iba a armar gorda.
Lo que pocos conocen, pero si el Gobierno Rajoy, la oposición y los centros de poder, es que tras el escándalo de Banca CatalanaPujol lo tuvo claro. Logró que los miembros del tribunal que le juzgaba fueran convenientemente tocados. Sorprendentemente salió absuelto.

El Gobierno de Felipe González había ordenado a los fiscales que dejaran en paz al molt honorable. Y ahora que uno de los fiscales, Villarejo, no tiene inconveniente en airear la orden que le dieron, debemos recordar el párrafo de Salvador Sostres en "El Mundo “contando cómo se enterró el caso Banca Catalana:

"Piqué Vidal hizo una lista de los 41 magistrados de la Audiencia de Barcelona que tenían que decidir si procesaban o no a Pujol y visitó uno a uno a los que calculaba que estaban más dispuestos a dejarse convencer. Y a cada uno de ellos les hizo una oferta que no pudieron rechazar".

"No una oferta genérica -prosigue Sostressino perfectamente personalizada: ayudas al hijo yonqui, el puesto de trabajo de la esposa con problemas, cantidades económicas para las situaciones desesperadas, etcétera. Todo ello, naturalmente, con cargo al erario público. Un día antes de la votación, en 1986, Piqué Vidal estuvo en condiciones de anunciarle a Pujol: 'Presidente, ganaréis por 33 a 8', que fue exactamente el resultado de la votación del día siguiente".

Se investigó las debilidades de los magistrados
Por supuesto que para llegar a cambiar la voluntad de 33 jueces hubo una minuciosa labor de inteligencia que investigó las debilidades de cada uno de los magistrados.

A partir de esa experiencia y para extender el control a jueces, fiscales, políticos, empresarios y otras personalidades, desde laGeneralitat Pujol montó un servicio secreto de agentes conocidos como los "Pata Negra".

Algunos de ellos eran agentes de la "antena" (oficina) del Centro Superior de Información de la Defensa (CESID) en Barcelona, que en su momento fueron utilizados por el ministro de Defensa Eduardo Serra para investigar las andanzas de Javier de la Rosa, entre otras misiones impropias.

Parte de los agentes pasaron al servicio de Pujol cuando se desmontó la "antena" del CESID en Cataluña, una de las exigencias de CiUpara apoyar la investidura de José María Aznar en 1996 tras ganarle las elecciones a Felipe González, pero sin mayoría absoluta.

En estos días la sociedad española comprueba como el escándalo Pujol es tratado con algodones por jueces, fiscales y el propioGobierno que no se atreve a que el ex-molt honorable pase la pena del telediario.

Orden de no detener al Clan Pujol
En el despliegue policial del pasado martes los doscientos agentes que intervinieron en los registros de las viviendas y oficinas del Clan Pujol en Barcelona debían tener sumo cuidado. Habían recibido órdenes taxativas de no realizar ninguna detención, fueran cuales fueran los resultados de los registros.
Incluso cuando acudieron al domicilio del matrimonio Pujol-Ferrusola donde se encontraba convaleciente de una operación quirúrgica en el hombro el hijo mayor, las indicaciones eran muy precisas: sólo debían acceder a la habitación de Jordi junior. No podían buscar pruebas en otras dependencias de la vivienda.
La explicación es sencilla: el Gobierno tiene miedo de enfadar a Jordi Pujol y que empiece a tirar de los dossiers elaborados por los"Pata Negra" y salgan a relucir decenas y decenas de escándalos.
Parece que las visitas de Artur Mas a don Jordi guardan relación con la estrategia sobre dichos dossiers que, aseguran fuentes conocedoras de los mismos, recogen pormenorizadas informaciones sobre las redes de corrupción, escándalos y sus ramificaciones en todo el Estado español. Dossiers que, de hacerse públicos, harían tambalearse la democracia.

La información es poder
Se confirma, una vez más, que la información es poder. Si Soraya Sáenz de Santamaría es tan poderosa, intocable por los medios escritos y respetada por la clase política, se debe a la información que el servicio secreto, que todo lo escucha y todo lo ve, le ha proporcionado en estos cuatro años que lleva como jefa de los espías. Ni el propio presidente Rajoy se atreve a ningunearla.
Pujol lleva más de treinta años acumulando informes, muchos de infarto y sorprendentes. De ahí el pánico del poder a que se mosquee y ponga en marcha el ventilador para salvar al clan de la cárcel.

Los Pujol escondían en Panamá más de 2.400 millones
La investigación sobre los Pujol acredita que el clan escondía en Panamá más de 2.400 millones de euros. Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del ex presidente de la Generalitat y al que la Justicia investiga desde 2012, movió desde ese año al menos 2.400 millones desde sus cuentas en Andorra a la KopelandFoundation en el país centroamericano. El último trasvase se produjo en 2014, cuando su padre confesó la fortuna opaca en Andorra y él fue finalmente imputado. 
Esos más de 2.400 millones ocultados por los Pujol en América Latina, procedentes del cobro de comisiones ilegales durante 35 años, se aproximan al total que tenían en paraísos fiscales todos los catalanes en 2012, a tenor de su regularización. Y a esa cantidad se sumarían los 900 millones desviados a Belice, según publicó La Razón.
La Justicia, a la que ha llegado esta información por vía extraoficial y ahora tendrá que cursar la correspondiente comisión rogatoria para confirmarlo oficialmente, considera esta actuación “un alzamiento de bienes de libro” producido ante el temor de que sus bienes fueran embargados.
Jordi Pujol Ferrusola tuvo dos aliados para lograr burlar el cerco judicial: el primero, que no pesaba sobre él ninguna medida cautelar. Pese a estar investigado desde 2012, podía moverse a sus anchas porque el juez Ruz no le aplicó ninguna limitación al respecto.
En segundo lugar, el litigio en los tribunales andorranos de la familia Pujol contra el Andbank, al que acusaban de haber filtrado ilegalmente información, hizo que se perdiese cerca de un año en los trámites de la ejecución de la comisión rogatoria.
Jordi Pujol Ferrusola no desaprovechó el tiempo. Envió a miles de kilómetros de Andorra parte de la fortuna familiar oculta. En concreto, a Panamá, a la fundación Kopeland. Los Pujol ponían a cubierto su dinero opaco.
Pero no podían dejar mayor prueba de culpabilidad: mientras proclamaban la legalidad de sus multimillonarios fondos andorranos, los pusieron fuera del alcance de la Justicia española. No confiaban en demostrar la limpieza de ese dinero amasado durante décadas en Andorra al margen del fisco español.
El rastro del dinero descubierto por Anticorrupción lleva a Kopeland. Es una fundación de interés privado panameña. Una perfecta tapadera para esconder dinero. 
Esta fundación existía antes de que Pujol Ferrusola la usara para desviar sus capitales ocultos a este destino. Panamá posee el dudoso honor de ser una auténtica factoría de fundaciones para que los no residentes blanqueen el dinero procedente de las más diversas actividades ilegales: desde el narcotráfico hasta la corrupción política pasando por la compra de armas. Pujol jr.compróKopeland. Las reglas del juego locales hacen innecesarios los disimulos: el bufete que la creó y vendió tiene la misma dirección que la fundación de los Pujol.
Pero no basta ocultar el dinero en una fundación artificial. Los inversores extranjeros clandestinos como los Pujol quieren un segundo cierre de seguridad para impedir que aflore su identidad. Con este fin, Kopeland registra un fundador ajeno a la familia del ex presidente catalán.
El fundador fantasma es Global ServicesAdvisory Limites, una sociedad de negocios con sede en Belice. Casualmente, esta sociedad la creó el mismo bufete que vendió la fundación a los Pujol. Un nuevo sello para ocultar al propietario real: la familia de un ex presidente autonómico que tenía el trato de Molt Honorable.
La sociedad fundadora es una sociedad offshore existente en los países fiscales. Y tiene varias ventajas: se crea con un mero capital nominal, es decir, sin aportar dinero físicamente. El oscurantismo es máximo. Los nombres de los accionistas y propietarios no aparecen.
Una sola pega, el inversor oculto no puede hacer negocios en el paraíso fiscal donde se aloja. Pero Jordi jr.no buscaba ampliar su fortuna desde 2012. Se trataba de salvarla in extremis de la Justicia española. Global Services era una compañía lista para usar. Y el primogénito del clan la usó para ocultar en el refugio que había hallado la fortuna familiar.
Sin embargo, Anticorrupción y la policía han descerrajado su secreto: el auténtico beneficiario de Global ServicesAdvisoryLimited es Jordi Pujol Ferrusola. Y él mismo canceló sus cuentas. Desde Andorra desvió determinadas partidas hasta sumar más de 2.400 millones.



Leer más...