El Complejo Tecnológico de Montoro y Hacienda.

        No hay un organismo público en España que tenga más información sobre ciudadanos y empresas que la Agencia Tributaria. El cobro de la nómina, la adquisición de una casa, la matriculación de un vehículo, una transferencia bancaria, la compra en el supermercado o encender la luz generan un rastro y datos que, por diversas vías acaban dentro de los inmensos ordenadores que tiene el Departamento de Informática de la Agencia Tributaria, ubicado en un edificio de 27.000 metros cuadrados y con más de mil empleados.
Jaume Viñas Coll (cincodias.com)
          Allí se almacenan billones de datos que, debidamente tratados y cruzados entre ellos aportan información que sirve a los inspectores de Hacienda para prevenir y detectar el fraude fiscal. En un encuentro con CincoDías, Alfonso Castro , director del Departamento de Informática Tributaria, y José Borja, subdirector general de Tecnologías de Análisis de la Información e Investigación del Fraude, señalan que Hacienda cuenta con unas 800 fuentes de información distintas, que incluyen desde las declaraciones fiscales hasta los datos que obligatoriamente deben remitirles colectivos como notarios, bancos o compañías eléctricas. Castro y Borja señalan que entre 2011 y 2015 han aumentado un 60% las fuentes de información.
          Con estos datos, la Agencia Tributaria compra software o elabora programas propios que le permiten sistematizar y analizar toda la ingente información que, diariamente, entra en sus ordenadores. Estos son algunos de los usos que realiza Hacienda de las nuevas tecnologías:
Contactos del contribuyente
          Desde al año 2012, la Agencia Tributaria cuenta con un programa que permite configurar de forma automática la red de contactos de un contribuyente concreto. A través de este software, los inspectores obtienen al instante un mapa de relaciones de un contribuyente con otros ciudadanos y empresas. El sistema informático de Hacienda permite establecer distintos niveles de relación y definir los vínculos que aparecerán en pantalla. Actualmente, la Agencia Tributaria está trabajando en modelos que permitan detectar patrones que se repiten en estructuras complejas de fraude. Así, el propio sistema sería capaz de revelar indicios de fraude ante el enjambre de relaciones de un contribuyente.
Rastreo de páginas web
          Internet es un área inabarcable de información que puede resultar de interés para la Agencia Tributaria. Actualmente, Hacienda ya cuenta con herramientas informáticas que rastrean ciertos portales y extraen datos que pueden ser útiles para los funcionarios que luchan contra el fraude fiscal. Por ejemplo, la Agencia Tributaria emplea programas que recaban datos de portales de alquiler de viviendas, lo que permite descubrir a empresas o particulares que sacan un rendimiento por el arrendamiento de inmuebles y no lo declaran. Estas herramientas también se utilizan para estimar la facturación de compañías que venden bienes online. La información obtenida se coteja con las declaraciones presentadas y, en caso de discrepancia, se abre la correspondiente investigación.
Búsqueda por indicios
          La mayor parte de la información de que dispone la Agencia Tributaria corresponde a contribuyentes que no tienen afán defraudador. Los evasores ya se cuidan de intentar no dejar rastro. En este sentido, la Agencia Tributaria ha puesto en marcha recientemente un buscador por indicios. Se trata de una herramienta que, a partir de datos imprecisos, bucea dentro de la base de datos de la Agencia Tributaria y ofrece las identidades de particulares y empresas que coinciden con los datos de búsqueda. Por ejemplo, es posible que en el marco de una investigación, precise descubrir la identidad de un contribuyente del que solo sabe que se apellida García, conduce un coche con una matrícula que empieza por VA y tiene un piso en Bilbao. Estos datos se introducirían en el ordenador y aparecería un listado de contribuyentes que cumplen todas o algunas de estas condiciones. Ello supone un ahorro de tiempo para los inspectores y les ofrece pistas iniciales a seguir.
Patrones de fraude
          La Agencia Tributaria ha adquirido recientemente programas comerciales que permiten detectar y analizar patrones de comportamiento tributario. El objetivo es detectar modelos que se repiten en los casos de evasión fiscal. Es decir, el objetivo es que el sistema informático entienda que, cuando se dan determinadas circunstancias, es probable que se esté produciendo un fraude.
Informes automatizados
          El sistema informático también permite que los inspectores de Hacienda obtengan informes automatizados sobre los contribuyentes que están investigando. En los primeros seis meses de este año, se han confeccionado más de 24.000 informes de particulares y empresas concretas acerca de su situación fiscal o patrimonial. La Agencia Tributaria señala que cada uno de estos documentos se elabora en pocos minutos y, si lo tuviera que hacer un funcionario, tardaría horas.
Leer más...