El mundo de las redes sociales puede parecer, a priori, un mar de opiniones sin sentido. Las principales aprensiones residen normalmente en la imposibilidad de control de la opinión pública. En un contexto de apertura, de transparencia, no son pocas las voces que insisten en la formación, en el cambio de paradigma; un cambio que está íntimamente ligado a la ética aplicada al ámbito de las redes sociales, de la conversación. Aprender a compartir es importante. Aprender a ser en Internet, también.

Es por esto que destacamos el hecho de que la International Bar Association (IBA) -organización internacional de profesionales del derecho, colegios de abogados y sociedades profesionales- haya formulado una declaración de principios internacional con el objetivo de "promover y fomentar el uso responsable de los medios de comunicación social (más conocidos como redes sociales) por los profesionales del sector legal". 

Bautizada como “IBA International Principles on Social Media Conduct for the Legal Profession”, esta declaración de principios viene a definir unas pautas éticas paras los profesionales del derecho como consecuencia del creciente uso de estas herramientas de comunicación social por su parte. Sintetizado en seis principios -que son independencia, integridad, responsabilidad, confidencialidad, mantener la confianza pública y establecer y respetar políticas de uso de redes sociales-, el propósito último es que los colegios profesionales adopten y desarrollen estos principios en sus casas.

Algo parecido a lo que ha planteado la Organización Médical Colegial (OMC) en su reciente Manual de Estilo para médicos sobre el buen uso de redes sociales; un documento amplio sobre "Ética en redes sociales", consciente de la pujanza y utilización de estas herramientas y del hecho de que "el acto médico va más allá del mero acto clínico o asistencial y entra con fuerza en las redes sociales", tal y como precisa Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, en una carta abierta en el blog donde se publica esta iniciativa: http://eticamedicarrss.com/.

Concretan que este manual "está inspirado en la misma filosofía que el Código de Deontología Médica, revisado en 2011 y que regula el trabajo profesional desde el punto de vista ético y deontológico". Esta profesión ha visto cómo es necesario adaptarse al escenario 2.0, pues su código hace alusión a la relación médico-paciente a través de teléfono, correo electrónico o telemedicina, pero no precisa de cómo ha de ser el comportamiento ético de los médicos en las redes sociales. 

Porque, como apuntábamos al principio, es importante aprender a ser en Internet, especialmente a ser el mejor profesional posible.
Leer más...