Tarjetas de crédito, los cinco motivos para no usarlas.



He de confesar que hace unos años era «un gran aficionado» a las tarjetas de crédito y pagaba todo lo que se podía pagar con ellas, minimizando los movimientos de efectivo, pero con el tiempo cada vez me han resultado más antipáticas, hasta el punto de que hoy por hoy no las utilizo para nada. Solo en casos concretos para algunas compras de internet que no se pueden hacer de otra manera, utilizo las de empresa, pero yo nunca llevo tarjetas en el bolsillo.
#tarjetas de crédito
Alergia a las tarjetas de crédito
Según dicen las estadísticas, hay más de 43 millones de tarjetas de crédito en España (ojo, solo de crédito; esto no incluye las tarjetas de débito que son otra cosa)

A continuación voy a indicar los cinco motivos más habituales por los que algunos preferimos no usar las tarjetas de crédito:

1.    Hay un cierto número de personas que compran habitualmente en el pequeño comercio, y no es que hoy en día no se pueda pagar con tarjeta de crédito en la mayoría de los pequeños comercios, pero parece que se les favorece más si el pago es en efectivo al no tener que pagar comisiones.
2.    Muchos se despistan con la facilidad de su uso y acaban gastando más de lo que debieran, con los consiguientes reajustes mensuales, solicitudes de aplazamiento, intereses adicionales, etc.
3.    Los hay con miedo a las tecnologías, y entre ellas al misterioso y fantasmal dinero de plástico, y se fían más del dinero de papel.
4.    Las continuas noticias de que duplican tarjetas mediante ingeniosos sistemas y luego uno se puede ver inmerso en un serio problema atendiendo pagos de compras que no ha realizado.
5.    El asquito a los bancos y el intentar huir de cualquier relación con ellos es otro de los motivos, unido a todo tipo de controles porque todo pago con tarjeta queda grabado a perpetuidad en mil sitios distintos, y en especial en los extractos bancarios.
Personalmente soy más del punto 5. Cada vez soy más reacio a las relaciones con los bancos y las evito siempre que puedo porque mis experiencias con ellos no son demasiado buenas, y eso que trabajé durante años en una de estas entidades.
Ramón Cerdá
Leer más...