¿Quién vigila al vigilante? Tarjetas opacas de Caja Madrid


Que tiene que haber controles está claro, que deben existir los inspectores, vigilantes, las sanciones, etc... lamentablemente también está claro. No estamos lo bastante evolucionados como para vivir en libertad sin que unos nos vigilemos a otros de alguna manera. Otra cosa son los múltiples abusos que tales controles provocan, o aquello de ¿Quién vigila al vigilante?
#¿quién vigila al vigilante?
¿Quién vigila al vigilante? ¿Un titular de una tarjeta opaca?
A veces nos dan a entender que alguien ha sido sancionado, o que ha dimitido, o que, de alguna manera, ha recibido lo que se merecía, pero cuando se trata de políticos y similares, la cosa nunca es así. Si pusiera todos los ejemplos que hay de los últimos años no terminaría nunca de escribir este artículo porque ocurre a diario. Es cierto que Gallardón dimitió, sí, pero a los dos días ya estaba gozando de un cargo público que, si no recuerdo mal le suponía unos ingresos de 8.000 euros al mes por acudir a una reunión semanal o algo así. El hijo de Tejero fue sancionado por celebrar algo de su padre... y al cabo de unos meses recibió un ascenso. En Hacienda quitan de enmedio a alguien cuando sale en prensa por algún motivo (llamémosle escándalo del NIF de la infanta por poner un ejemplo) y al cabo de semanas o meses aparece en otro cargo mejor y más retribuido, y así ciento y cientos de casos...
Hace apenas unas pocas semanas ha saltado el escándalo de las tarjetas negras de Caja Madrid y ya hay numerosas dimisiones. Propongo poner en vigilancia a los dimitidos a ver lo que tardan en colocarse en algún lugar mejor... y a dedo.
Bueno, ¿para qué esperar tanto? ¿Alguien recuerda a José María Buenaventura?, reciente dimitido por hacer uso de 63.000 euros en una de esas tarjetas que, recordemos, eran opacas al fisco. Fisco = Hacienda.

¿Quién vigila al vigilante?

Pues bien, no han tenido que pasar años, ni siquiera meses, para que se incorporara en el Servicio de Auditoría Interna de la Agencia Tributaria.
¿Alguien sabe qué demonios es ese servicio? Pues muy simple, en román paladino es el que se encarga de inspeccionar a los inspectores.
O sea, alguien que ha estado manejando una tarjeta opaca, sin fiscalizar, sin declarar los ingresos y sin apenas justificarlos... ahora será quien controlará a los inspectores fiscales.
[box type="warning"]
Más curiosidades: El susodicho FUE OBLIGADO A DIMITIR por parte del Ministerio de Hacienda. ¿Cómo lo amenazaron? ¿Le dirían algo así?:
... chico, tú dimite que ya tenemos un puesto mucho mejor para ti. No te preocupes que no te va a faltar de nada, y de los 63.000 euros... no hace falta que los devuelvas. Total... ¿para qué? Oye, ¿aún tienes la tarjeta? ¿Nos vamos de cenita?
[/box]
La amenaza tuvo que ser así de contundente para conseguir que dimitiera tan rápido. A eso lo llamo yo eficacia.
Ramón Cerdá
Leer más...