La condena en costas a Tráfico es una burda payasada


No hace mucho hablaba en este blog de la sentencia que había ganado a la Jefatura Provincial de Tráfico y por la que había sido condenada en costas. Ahora, tres meses después y como era de prever, ni han pagado lo que deben ni me han devuelto los CUATRO PUNTOS que me robaron y que por sentencia están obligados a reintegrar. Para más inri y tal y como denuncié en otro artículo, me envían una cartita diciendo que debería ir a un cursillo de reeducación para recuperar los puntos.
#la condena en costas a tráfico
La condena en costas a Tráfico… de vergüenza.
Lo último es que mi abogado presentó una minuta de 574,75 euros y ahora le contestan que solo deberían pagar 66,67 euros porque la cuantía de la multa era de 200 euros. Lo mejor de todo es que en el propio escrito denegatorio del juzgado se dice que las pretensiones inestimables se valorarán en 18.000 euros, salvo que, en razón de la complejidad del asunto, el tribunal disponga otra cosa.
Parece que tendría que estar claro que aquí lo más importante no eran esos 200 euros de multa sino el hecho de que, de manera ilegal me han quitado cuatro puntos, lo cual no tiene una tasación económica en concreto.
Es evidente que lo único que busca toda esta gente (y en este saco meto a muchos) es hacer desistir al ciudadano de entrar en pleitos porque, gane o pierda, al final siempre le va a costar dinero del bolsillo.
Vivimos en una vergüenza de país, sin que por ello diga que no hay otros países peores, que los hay y muchos, pero yo vivo en este y me avergüenzan sus leyes, sus procedimientos, y muchos de sus funcionarios. Lo siento pero me han dado muchos motivos para pensar de ese modo a lo largo de los años.
Pero me da igual, sea como sea, este tipo de cosas no hará que deje de pleitearme cuando deba defender alguna causa.
Ramón Cerdá
Leer más...

Caso Bankia-Caja Madrid: 1 muerto, 7 ceses de 370 y 225.300 euros devueltos de 38 millones robados

DOCU_GRUPO Caja Madrid and Bankia logos are seen at their headquarters in Madrid
La impunidad del saqueo bancario comienza a resquebrajarse también en España y las "torres" más altas comienzan a inclinarse
Paisaje después de la batalla de las tarjetas “black” de Caja Madrid-Bankia. Parte del primer día de guerra contra la corrupción en la banca: un muerto (Mercedes de la Merced (287.900 euros) y 7 ceses: 4 PP, 1 PSOE, 1 UGT y 1 CC.OO (Cafranga, Abejas, Buenaventura y Rodríguez (PP), Pulgar (PSOE), Martínez (UGT) y Benito (CC.OO). Un herido: Beltrán, gerente del PP madrileño, despedido como asesor de Ana Botella pero “mantenido” aún por Esperanza Aguirre. ¿Mucho o poco? Juzguen ustedes mismos: número de consejeros de Caja Madrid: 320. Número de directivos de Bankia despedidos: 50. Coste de las “indemnizaciones” de directivos: 300 millones. Coste de las “tarjetas black”: 15,5 millones. Rescate público de Bankia: 36.000 millones ((más de medio billón de las antiguas pesetas, concretamente 5.989.896 millones). Dinero devuelto: 225.300 euros. Leer más de esta entrada
Leer más...

Pérdida indebida de puntos, indemnización al conductor


Ayer hablaba de una sentencia contra Hacienda y manifestaba por ello mi alegría. Siempre me alegro de cualquier sentencia que frene, aunque sea mínimamente los abusos de Hacienda contra el contribuyente, aunque sean sentencias que no me afecten directamente. Con mis amigos de Tráfico me ocurre otro tanto; es tan grande la aversión que me provocan cuando veo la prepotencia con la que actúan, que no puedo menos que alegrarme (y celebrar) cualquier sentencia o dictamen que los ponga, aunque sea un poquito, en su sitio.
#pérdida indebida de puntos
Indemnización de 2000 euros por pérdida indebida de puntos.
No hace mucho hablaba en este Blog de que estos señores de Tráfico me habían quitado indebidamente cuatro puntos, y de la epopeya que tuve que vivir a base de recursos y de tribunales hasta que me dieron la razón (no ellos, sino el tribunal). Los condenaron a las costas (otra cosa de risa que también comenté porque me resulta muy injusta la forma de calcular las costas que tiene nuestra justicia) y a devolverme los puntos.
Pasaban los meses y más meses y no me los devolvían; luego me quitaron otros dos (que tengo recurridos), y como eso sumaba 6, me enviaron una amable carta diciéndome que fuese al cole a recuperarlos. Eso, insisto, cuando tenían una sentencia que los obligaba a devolverme cuatro de esos seis puntos. En fin, una vergüenza.
Ahora un amigo que conoce de mi inquina sobre el asunto me envía una de esas buenas noticias; por lo visto han condenado a Tráfico a pagar una indemnización de 2.000 euros a un conductor al que le habían robado los puntos. Sí, digo robado a sabiendas, porque cuando a uno le quitan los puntos sin un motivo correcto... pues eso, que es un robo, no una detracción.
La diferencia entre el caso de este señor y el mío es simplemente de matiz, pero un matiz que a mí me impidió pedir una indemnización puesto que, aunque había por ahí cuatro puntos que eran míos y no figuraban en mi cuenta, yo podía seguir conduciendo porque me quedaban más, cosa que no hubiera sucedido de ser esos cuatro puntos, mis últimos puntos.
Eso es lo que le ha pasado a este señor, que se los han ido quitando hasta que se ha quedado sin carnet.
Ha sido el Ministerio del Interior quien ha dictado la resolución que indemniza con 2.000 euros a este conductor, canario para más señas.

Pérdida indebida de puntos por no leerse los recursos

El asunto venía por el hecho de que este conductor manifestaba tener permiso de conducción expedido en el Reino Unido que le permitía conducir en España, pero la policía lo sancionaba reiteradamente con multas de 450 euros y retirada de cuatro puntos por «conducir un turismo sin licencia que le habilitara para ello».
Según manifiesta la AEA: «Tráfico, en lugar de hacer alguna gestión para verificar que el conductor canario efectivamente disponía de un permiso de conducir válido para conducir en España, se limitó a descontarle los puntos, declarándole al final la perdida de vigencia de su carné por agotamiento de su saldo de puntos en dos ocasiones».
El Consejo de Estado ha recordado a los cabezas pensantes de Tráfico «que el derecho a presentar alegaciones no es un simple trámite que permite acopiar folios en un expediente». Vamos, en román paladino: que tienen que leérselos y actuar en consecuencia y no limitarse a archivarlos y desestimarlos de oficio como tan bien saben hacer.
Ramón Cerdá
Leer más...