3. ENTRE CAN VIES Y EL CÍRCULO DE ECONOMÍA

Rafael del Barco Carreras

Barcelona 2-06-2014. Si derribar Can Vies el lunes siguiente de las elecciones europeas encendió la mecha, reconstruir sería a mi entender un disparate ideológico; ¡el “movimiento okupa” con nueva y reluciente sede! !hasta con inauguración presidida por el Alcalde Trias!. LA VANGUARDIA:
Paralizada la reconstrucción de Can Vies hasta que un grupo de arquitectos revise el edificio
El Ayuntamiento da por acabado el diálogo con Can Vies

Que el destartalado caserón un día u otro se derruiría es evidente tras un paseo por los alrededores. Pero ni Can Vies, ni las vías de metro y ferrocarriles, ni las caóticas obras que amenazan eternizar el disparate urbanístico con muros, dividiendo el barrio, similares al derruido en Berlín, ni siquiera los seráficos o gamberros “okupas”, provocarían toda una semana de disturbios amenazando la frágil paz social barcelonesa. 

Ni “antisistemas”, ni cuentos chinos… la pacífica Barcelona, el 60% que se ha abstenido de votar, está hasta los c… y aun teniendo más paciencia que el santo Job, avisan una y otra vez que la cuerda de las diferencias sociales se halla demasiado tensa.

 Entre 100.000 euros de sueldo o 60 y 40.000, de  miles o centenares de miles de enchufados o subvencionados, a 300 o 600 euros al mes a tiempo parcial, o la nada, para más de un millón y pico de catalanes, se encuentra el caldo de cultivo de la violencia.

A las cuentas y cuentos de Rajoy en el Círculo de Economía de Barcelona, al amparo de LA CAIXA, tras la chulesca intervención o envite de Artur Mas, animado por la presencia de su jefe Pujol, lejos de noticias razonables, les sigue varias horas en la independentista  TV3 el presidente de la Cámara de Comercio Industria y Navegación de Barcelona, repitiendo sandeces del estilo: 
La Cambra assegura que la indústria es mantindrà en cas d'independència
Miquel Valls assegura que "l'estructura econòmica no canvia per circumstàncies polítiques"

¡La estructura económica no cambia por circunstancias políticas! Un ¡licenciado en Económicas! Aunque añadiendo que siempre suponiendo la permanencia en la UE. Mucho suponer de auto proclamarse la independencia. 

Y más sandeces:
 Mas cree que si España tuviera la cultura democrática de Cataluña se hallarían soluciones

Hace gala de ¡cultura democrática! quién  surgido del dedo de Jordi Pujol, y de su partido o partida, jamás ha convocado unas primarias, ni abiertas ni cerradas… 

Leer más...
Cambiar España: Podemos y Pablo Iglesias

Por Andrés Sorel  /   

Seguramente Pablo Iglesias, el joven, no ha leído ni leerá nunca a Thomas Bernhard. Una lástima. Porque si él, quienes como él sueñan o intentan transformar la sociedad española en que viven, leyeran a Thomas Bernhard y algunos otros escritores como el austriaco, contados con los dedos de las manos, tendrían una visión más real y menos fundamentada en lo mediático, de la realidad en que viven. Podemos es una palabra, como todas, por si sola vacía de contenido: podemos el qué, para qué, cuándo, cómo. Pero puede ser también una palabra ilusionante si no tropieza en su caminar hacia otras formas de desarrollar la política.

Lo ocurrido estos días en la llamada democracia española -democracia: una vez más el secuestro de las palabras, la destrucción de los conceptos- tiene que ver, en mi análisis subjetivo, con el mundo del que se habla en la novela, para mi una de las mejores del siglo XX, de Thomas Bernhard, Extinción.

Pablo Iglesias Podemos 2 300x186 Cambiar España: Podemos y Pablo IglesiasNo es tiempo de elucubrar sobre lo que existe tras los planes estratégicos, fines y ambiciones de Pablo Iglesias, qué será de la evolución del movimiento que él lidera -lidera: palabra tan nociva como peligrosa, pero hemos de usar el lenguaje convencional para transmitir nuestras dudas-, si continuará ahondando en el procedimiento y discurso -de lo mediático a la denuncia de realidades concretas- que le ha llevado a recortar en el proceso electoral el poder corrupto de la inmensa mayoría de los partidos que soportamos en la España actual -dejemos aparte el hecho “religioso” y oportunista de Cataluña- no ajenos a las estructuras y explotación neofascista del capitalismo salvaje liderado por la gran banca alemana y europea. Ignoramos si lo que pretende al combatirlos no es sino integrarse en el gran circo llamado cámara de diputados, participar en la farsa política que ahora combate, a lo que sin duda van a intentar empujarle los grandes medios que ahora le jalean, desde España a Estados Unidos y con las miras de la CIA hasta los estrategas de los grandes partidos y oligarcas que intentan siempre destruir con su dinero a quienes luchan precisamente contra ellos, y ojalá siga combatiendo esta seudodemocracia, farsa que para desgracia de los que no podemos evadirnos totalmente de ella tiene unos guiones escritos por neoanalfabetos y es interpretada por pésimos, vomitivos actores.

Lo importante es el grito que Pablo y Podemos han dado para marcar la extinción, el inicio se sobreentiende, su posibilidad si crecen y se multiplican sus participantes en ella, de esta ininterrumpida representación escénica en la que las víctimas, aturdidas por el espectáculo visual que las entontece, agonizan. Siempre saludaremos los pequeños incendios que vayan lamiendo y formando círculos destructivos de la alfombra roja en que se desarrolla la gala de la virtual política de nuestro tiempo.

greenpeace boda felipeGonzalez Cambiar España: Podemos y Pablo Iglesias
Felipe González y sus compromisos capitalistas, caricaturizados por Greenpeace

Felipe González ha graznado contra esta incursión de Podemos en el que, según su criterio, debiera ser territorio acotado para los que como él son actores privilegiados y bien pagados del sistema que contribuyeron a desarrollar a la muerte de Franco.

Y mientras escribo se celebra la otra feria, comercial y destructora de la creación y el pensamiento con su parafernalia publicitaria y mercantil además de estupidez mediática, en el Retiro madrileño. Ah de los escritores, que dados son a las galas, los oropeles, el entierro del corazón en que se refugia, frente al vocinglerío, la estupidez y el esperpento circense, la auténtica creación literaria. También la literatura se encuentra necesitada de una pequeña sacudida sísmica como la desatada en el campo político con la irrupción, por limitada que sea en su alcance- de este fenómeno Podemos.

Siento que las palabras que voy a reproducir no alcancen a Pablo Iglesias, escritores o políticos, que sirvieran para una mínima reflexión. Pero reproduzcamos unos fragmentos extraídos, sobre estos temas, de la obra Extinción.

Sobre el Socialismo, la Iglesia Católica, dos poderes, el uno en decadencia -gracias entre otros a gentes como Felipe González- el otro como siempre pujante -por cierto, en el discurso de Iglesias no encuentro el ataque de Podemos a este gigante político e ideológico, también mediático, que se muestra incombustible en nuestra perenne España.

Socialismo

Hoy no tenemos ningún socialismo real, en ninguna parte del mundo, solo ese fingido, simulado… Nuestro siglo ha logrado que la palabra de honor del socialismo se arrastre por el fango de tal manera que resulta francamente para vomitar… Los que pensaron el verdadero Socialismo y creyeron en él y creyeron haberle fundado para la eternidad se retorcerían en sus tumbas si pudieran ver lo que sus repulsivos seguidores han hecho de él.

Iglesia Católica

La Iglesia Católica tiene sobre su conciencia al hombre destruido, al caotizado, al en definitiva completamente infeliz… Millones y, en definitiva, miles de millones deben a la Iglesia Católica el haber sido radicalmente destruidos y echados a perder para el mundo, el que en naturaleza se haya convertido en antinaturaleza.

Escritores

Los escritores, en conjunto, son la gente más repugnante que hay… A todos esos escritores que visité o más o menos espié los considero hoy como abyectos, si , innobles, si, tontos, que han conseguido cierta fama literaria, a cuya compañía puedo renunciar, porque solo me dan su mediocridad… Todos ellos son absolutamente burgueses, lo mismo que lo que escriben y lanzan al mercado… Hoy tenemos una literatura provinciana… No, nunca quise ser escritor, pero sin embargo, siempre he tenido la idea de escribir algo solo para mí. No soy realmente escritor, solo un intermediario de la literatura.
Leer más...