Decenas de ancianos, presuntamente usados como testaferros en el PSOE

Decenas de ancianos han confirmado que figuraban como afiliados del PSOE sin ellos saberlo, sin que jamás dieran autorización para ello y sin que ni siquiera alguien se dirigiera a ellos para ofrecerles ser militantes del partido. Todos ellos declaran como testigos en el juicio por corrupción que se sigue contra Antonio Becerril, dirigente socialista de la pedanía zaragozana de Garrapinillos, que fue teniente de alcalde y concejal de Urbanismo de Zaragoza en el equipo que lidera el alcalde Juan Alberto Belloch.
La Fiscalía considera que Antonio Becerril ideó y llevó a cabo esta trama de falsas afiliaciones con el doble objetivo de contar con más peso orgánico entre sus filas y de utilizar a todas esas personas como involuntarios testaferros. Según la acusación, el ex teniente de alcalde de Belloch habría utilizado a esos falsos militantes como instrumento con el que blanquear buena parte del dinero que obtenía con el tráfico de influencias.
De todo ello se le juzga esta semana en una vista oral en la que siguen pasando personas que, con el tiempo, cuando se destapóe l caso, comprobaron que figuraban sin su consentimiento como afiliados del PSOE. La mayor parte son vecinos de Garrapinillos, aunque también los hay de Zaragoza capital, y predominan los de avanzada edad.
Varios de ellos ya han declarado ante el tribunal confirmando los hechos e incluso certificando que no tenían relación alguna con Becerril, al que varios han asegurado que ni siquiera conocían.
Tras ser dados de alta, sus cuotas eran pagadas desde una veintena de cuentas bancarias que figuraban a nombre de Antonio Becerril. Fueron miles de euros los que abonó por ese concepto durante un par de años. Según la Fiscalía era una de las formas que ideó para blanquear el dinero que obtuvo por tráfico de influencias, que la acusación cifra en unos 20.000 euros en un par de años.
Varios de estos testigos han apuntado que jamás facilitaron a ningún representante del PSOE datos personales como su DNI y que, sin embargo, ese dato figuraba en sus falsos registros de afiliación en el partido. Se sospecha que los números de DNI pudieron haber sido obtenidos a través de una asociación de Garrapinillos, con la que estuvieron vinculados o a la que dieron su apoyo muchos de los falsos afiliados.
Este caso de presunta corrupción saltó a raíz de las escuchas telefónicas realizadas por la Policía en la «operación Molinos», la trama de corrupción urbanística que años atrás tuvo como epicentro la localidad zaragozana de La Muela. Antonio Becerril fue grabado en varias ocasiones conversando con uno de los principales imputados en la «operación Molinos», el ex alcalde de La Muela y empresario Carmelo Aured, quien también se sienta en el banquillo en este juicio contra Antonio Becerril.
Dichas grabaciones entre ambos dejaron entrever tratos de favor entre el ex concejal de Urbanismo de Belloch y el empresario Carmelo Aured, que habría actuado presuntamente como «conseguidor» de adjudicaciones de obras y suministros relacionados con el Ayuntamiento de Zaragoza. Autor: ABC r. p. / zaragoza
Día 20/03/2014 - 10.09h
Leer más...