Así actúan los sindicatos de clase 

El pasado 25 de noviembre, la periodista Ana Pastor entrevistó, ante las cámaras de la Sexta Televisión, a Cándido Méndez, Secretario general de la UGT. A lo largo de la conversación, salieron a relucir, cómo no, las conductas poco edificantes del sindicato socialista y sus numerosos casos de corrupción, aireados profusamente por distintos medios periodísticos. El líder sindical  procuró en todo momento lanzar balones fuera y quitar hierro a esas acusaciones, que considera sumamente excesivas. Por lo menos, trató de lavar su cara afirmando: “Tengo la conciencia tranquila a nivel personal, pero lo veo con gran preocupación en relación con los afiliados”.

El máximo responsable de la UGT dice que su sindicato es meridianamente transparente en todas sus actuaciones. Y para dar mayor credibilidad a sus palabras, confiesa algo muy llamativo: le gustaría  que la Ley de Transparencia, impulsada por el Partido Popular, fuera mucho “más exigente”. Ha olvidado ya las continuas y ruidosas protestas, organizadas por los socialistas contra esta Ley, desde que comenzó a tramitarse en el Congreso. También sorprende, que, en vista de la gravedad de las acusaciones que hacen esos periódicos, no se querelle contra ellos y se limite simplemente a calificarlas de infundios y calumnias desmedidas.

Piensa Cándido Méndez, que la sociedad española valora muy positivamente el trabajo desarrollado por UGT. Pero aún así, dice, procuran esforzarse cada día para optimizar la imagen del sindicato y “mejorar la percepción que tienen los ciudadanos  de nosotros”. Y lleno de optimismo,  se atreve  a confesar que “los sindicatos tenemos un papel insustituible y ese papel está en la empresa”. Es cierto que los sindicatos fueron sumamente útiles para los trabajadores, pero en otras épocas y, por supuesto,  con otros líderes.

Desde que Ignacio Fernández Toxo pasó a encabezar CC. OO y Cándido Méndez la UGT, estos dos sindicatos se burocratizaron de tal manera, que dejaron de ser auténticas organizaciones sindicales y pasaron a ser una casta sindical, preocupada casi exclusivamente de sus propios beneficios. Ya no es la defensa del  mundo del trabajo lo prioritario para estas centrales sindicales. Ahora les interesa bastante más la cuenta de resultados, porque lo que de verdad persiguen es vivir muy bien, aunque sea a costa del resto de los ciudadanos.

Estas centrales sindicales hace tiempo que perdieron el norte y ya  no tienen  el comportamiento típico de los sindicatos que se preocupaban, ante todo, de mejorar las condiciones laborales de los trabajadores. Ahora actúan como si fueran auténticos partidos políticos y viven opíparamente de la mamandurria que proporciona el sistema como cualquier otra organización de representación popular. Participan descaradamente en todos los repartos de bienes, llevándose continuamente jugosas subvenciones y ocupando con demasiada frecuencia las codiciadas poltronas de los consejos de administración de las empresas públicas y de las antiguas Cajas de Ahorros.

Es normal que, ante tales hechos, los trabajadores españoles desconfíen del sindicalismo practicado por CC OO y por UGT y sean considerablemente reacios a engrosar las listas de afiliación. Así que cuentan con muy pocos afiliados, pues si descontamos los que no pagan sus cuotas, apenas si llegan al 15% y con una tendencia manifiesta a disminuir.  El descrédito de estas organizaciones es cada día mayor, ya que los ciudadanos que no están enrolados en los sindicatos, perciben claramente que sus líderes son muy proclives a los hoteles de lujo y a practicar un sindicalismo de despacho o de salón, que les inhabilita para representar a nadie.

Como los cuadros directivos de los sindicatos de clase carecen  de principios morales, son extremadamente dados al apaño y al cohecho más impensable. Aceptan cualquier cosa sin avergonzarse, si reciben a cambio algún beneficio personal. Así es como han crecido desmedidamente los puestos de liberados, que ocuparán, faltaría más, los propios dirigentes, sus familiares y sus amigos más cercanos.  Y este denigrante egoísmo de los responsables sindicales es aprovechado hábilmente por los Gobiernos de turno, sobre todo si son  de izquierda, para evitar movilizaciones, contener salarios y a veces, cómo no, para recortar alguno de los derechos ya adquiridos por los trabajadores.

Ante hechos tan descorazonadores, no es de extrañar que sean muy pocos los ciudadanos españoles que aún confían en las centrales sindicales de UGT y CC OO. Piensan que estas organizaciones se dedican exclusivamente a mejorar su situación personal, abandonando de manera voluntaria la defensa de los intereses de los asalariados. Y si  desconfían abiertamente de los sindicatos de clase los que tienen la suerte de tener un empleo,  ¿qué no harán los autónomos, los, los que han perdido su puesto de trabajo y, sobre todo, los que buscan inútilmente su primer empleo?

Los dirigentes de CC OO y los de  la UGT llevan años empeñados en vivir de la “sopa boba”, a costa del erario público. Además de haber perdido su referente, se han aburguesado en exceso y, con su comportamiento trasnochado, han pasado a ser un terrible obstáculo para salir de la crisis. Y una de dos, o se modernizan y dejan de hacer política o los orillamos y los expulsamos definitivamente del tejido social. Si no cambian y siguen comportándose como auténticos parásitos, no pueden seguir desempeñando el papel de valedores de los obreros ante los empresarios.

Para empezar, los responsables de los sindicatos de clase tienen que cambiar radicalmente, olvidarse  de los presupuestos generales del Estado y comenzar a vivir, ya es hora, de las cuotas de sus afiliados y de su trabajo. No estaría mal que, aunque tarde, copiaran del sindicalismo alemán En Alemania no existe, por ejemplo, la figura del liberado sindical,  y ninguno de los sindicatos guarda relación alguna con los partidos políticos, que es algo que no se puede decir de los principales sindicatos españoles.

Los sindicatos germanos se muestran sumamente orgullosos de la enorme independencia que les proporciona el hecho de autofinanciarse exclusivamente con las cuotas de sus afiliados. Pero este no es precisamente el caso de los sindicatos españoles. En España, los líderes  de UGT y CC OO, perjudicando gravemente a los trabajadores, han hecho de estas organizaciones un auténtico negocio millonario y su cliente principal es el Gobierno de turno. A lo largo del año 2011,  por ejemplo, estas dos centrales sindicales recibieron, en concepto de representatividad y por su labor negociadora, unos 34 millones de euros de subvención procedentes de la Administración del Estado.

   Pero esta es solamente una pequeña parte de la enorme tajada que se reparten entre sí a lo  largo del año, por conceptos tan variados como la prevención de riesgos laborales, la mediación y arbitraje,  la formación y otros muchos bastante más incomprensibles. La cantidad extra recaudada en 2011 sobrepasó con creces los 400 millones de euros en subsidios directos e indirectos. Pero eso sí, todas estas cantidades salieron, cómo no, del bolsillo de los contribuyentes españoles y de los trabajadores a quienes dicen defender. Es normal, por consiguiente que, en caso de conflicto, obvien los intereses laborales y defiendan abiertamente las posiciones del Gobierno.

No es menos importante el caso de los numerosos liberados que viven sin dar un palo al agua a costa de sus compañeros, ya que su remuneración sale directamente del bolsillo de los demás trabajadores. Pues es sobradamente conocido que la empresas repercuten, de manera directa sobre el capítulo de personal, el coste íntegro de los liberados. En ese mismo año de 2011, por ejemplo, la cuantía pagada a   los liberados ascendió, en números redondos, a la importante cantidad de 820 millones de euros.

Si analizamos la vida laboral de cualquiera de los miembros ejecutivos de CC OO o UGT, nos encontramos con que muchos de ellos ya no saben ni cuál era su puesto de trabajo. ¿Se acuerda acaso Cándido Méndez, cuándo pisó por última vez su puesto de trabajo? ¿Puede decirnos Ignacio Fernández Toxo cuál fue el último día que vistió su mono de trabajo? Tanto uno como el otro, llevan ya años comportándose como auténticos millonarios, alojándose en los hoteles más lujosos, y visitando con inusitada frecuencia los restaurantes más caros y selectos para dar buena cuenta de las más grandes mariscadas y degustar tranquilamente las exquisiteces culinarias más sofisticadas y caras.

Leer más...
Pladesemapesga denuncia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos a la Consellería de Medio Rural por haberse convertido en rémora enquistada violadora del estado de los derechos humanos.

Miguel Delgado González, al frente de la Plataforma del Sector Marítimo pesquero de Galicia, ha sido la diana donde descarga la Consellería de Medio Rural e do Mar, la furia presuntamente corruptora, denuncias falsas, embargo y vaciado de las cuentas bancarias sin expedientes que legitimen la acción, grabaciones institucionales en los despachos oficiales en la Xunta de Galicia al más puro estilo “Cosa Nostra Siciliana”, denuncias que no prosperan y se ocultan bajo el silencio administrativo, documentos que se extravían en las instituciones públicas, el compendio es largo y generoso en la conculcación de todos los derechos básicos como ciudadanos europeos.

Mediante los artículos periodísticos firmados por Miguel Delgado González, publicados en, el periódico www.xornalgalicia.com y la Web de la Plataforma Marítima www.pladesemapesga.com , y las reiteradas peticiones de información rechazadas se pone de manifiesto la alarmante falta de control, y la inactividad y conculcación de las administraciones públicas, frente a las irregularidades de todo tipo en el sector marítimo-pesquero de Galicia que han originado indignación y varapalo a éstas, por lo que se entiende “la falta de decisiones de las administraciones públicas, cuya inactividad es alarmante, incluso después de tener conocimiento de los hechos”, en relación a un flagrante caso de las subvenciones públicas y ayudas recaudadas de forma presuntamente altruista, sin que sea de conocimiento público el destino de las mismas, es el caso del Prestige a través de sus entes encubiertos por la Secretaría denunciada. 

Pues bien, éstos hechos no son nada nuevo, asómbrese la instructora o instructor de esta causa, y cuantas personas tengan interés en conocer lo que venimos denunciando desde Pladesemapesga, desde hace muchos años atrás bajo persecuciones amenazas, coacciones, y que no tiene parangón en los anales de la historia recaudadora de dinero público en forma de todo tipo de “trapicheos” a través sobre todo de fundaciones públicas bajo la tutela y padroado de la Consellería de Medio Rural e do Mar, y subvenciones por doquier sin concurrencia pública “a dedo” sobre todo a medios de comunicación obedientes a la hora de no publicar las presuntas irregularidades que se denuncian y que podrían superar los 200 millones de euros anuales en lo que entendemos es el mayor de los abusos en lo que debería ser la debida función pública, nada puede funcionar con justicia cuando la misma titular de la institución denunciada desestima reiteradamente las peticiones bajo el amparo legal del funcionamiento público al estar implicados la totalidad de los altos cargos en las instituciones, empezando por el propio, Secretario Xeral Técnico, principal encubridor que a pesar de las muchas denuncias y peticiones siguen haciendo oídos sordos al día de hoy en relación a los hechos consumados. 

De los hechos referidos en este escrito de denuncia, solamente suponen la punta del iceberg, y que hemos tenido que sufragar y sufrir los contribuyentes de nuestros bolsillos para defender los derechos ciudadanos, mediante las continuadas coacciones e intimidaciones y un largo calvario frente a los abusivas actuaciones de aquellas instituciones que ostentan el poder, y que teniendo encomendadas las competencias para cumplir y hacer cumplir la leyes, se han convertido ellas mismas en rémoras enquistadas violadoras del estado de derecho. 

Miguel Delgado González, al frente de la Plataforma del Sector Marítimo pesquero de Galicia, ha sido la diana donde descarga la Consellería de Medio Rural e do Mar, la furia presuntamente corruptora, denuncias falsas, embargo y vaciado de las cuentas bancarias sin expedientes que legitimen la acción, grabaciones institucionales al más puro estilo “Cosa Nostra Siciliana”, denuncias que no prosperan y se ocultan bajo el silencio administrativo, documentos que se extravían en las instituciones públicas, el compendio es largo y generoso en la conculcación de todos los derechos básicos como ciudadanos europeos.

La nefasta gestión sobre las fundaciones bajo el Padroado de la Secretaría Xeral Técnica de Medio Rural e do Mar, se ha convertido en algo habitual y cotidiano, Arao, Cetpec, Océano Vivo, O”Noso Mar, Fundación Fremss, todas ellas bajo el amparo, padroado y tutela de la Secretaría Xeral Técnica que se materializa de forma acreditada en el cauce de los inicios de la Fundación FREMSS al ser reproducidos con anterioridad en la Fundación CETPEC de Celeiro cuya tutela y padroado compete a la Consellería de Medio Rural e do Mar, en este momento disuelta tras entrar en concurso de acreedores por 2 millones de euros de dinero público, a lo que hay que sumar unos 30 millones de euros sin cuantificar, sin que se conozca el resultado de la labor prestada a la sociedad y del resultado de los mismos, sumando el total abandono del barco Apóstol Santiago cedido pro la Xunta de Galicia, bajo su tutela o propiedad, pagado con dinero público y en este momento sin finalizar muchos de los trabajos proyectados para el mismo dando como resultado la dilapidación del dinero público a manos llenas, que solo a resuelto como efectivo el enriquecerse presuntamente más sus cargos electos.


Como ciudadano gallego y español me niego a pensar que la clase política gallega y española, y por ende todos nuestros representantes y altos cargos de confianza en las Instituciones Públicas y la propia administración pueden llegar a amparar o proteger tan deleznables comportamientos, que como bien es conocido solamente perjudican a las clases sociales más débiles y golpeadas por la crisis económica, pero también las pretensiones de evitar a toda costa que se investiguen lo hechos, no perjudica a esta parte denunciante en su ámbito privado, si no al sistema administrativo en su estado de justicia y a los destinatarios de los servicios públicos y sus recursos, que nos pertenecen a todos los ciudadanos dentro de la Unión Europea.

Es más, en todas nuestras peticiones se dejaba meridianamente claro que los escritos presentados ante la Xunta de Galicia, es muy claro cuando se afirma y solicita que, los asuntos que se siguen en fiscalías y juzgados, nada tienen que ver propiamente con estas peticiones, cuya única finalidad de la misma es que se cumpla el DECRETO 261/2002, de 30 de julio, tutela y Padroado de la Consellería de Medio Rural e do Mar de la Xunta de Galicia en base al DOG Núm. 70 Jueves, 12 de Abril de 2012 Pág. 13037, que dice ORDEN de 30 de Marzo de 2012 de delegación de competencias y de conformidad con la normativa sectorial impuesta a las Confrarías de pescadores de Galicia, y el Decreto 261/2002 que la desarrolla recoge que los pósitos gallegos están bajo la tutela directa de la Consellería y la Secretaría Xeral Técnica, conculcando  todo ello de forma acreditada ye evidente.

La Administración Pública nos vacía las cuentas y nos deja sin dinero, sin justicia, sin posibilidad de acceder a un trato justo, sin respuestas, sin abrir expedientes al efecto, sin investigar los hechos, sin pedir el reintegro del dinero presuntamente malversado, nos grava en las entrevistas en sus despachos oficiales que pagamos los contribuyentes y sin poder pedir nuestros derechos como ciudadanos europeos que se nos reclaman a la contra y que cumplimos con exquisita pulcritud.

Pero no solamente presentamos queja y denuncia, el mismo Informe UE sobre España.. 
http://www.xornalgalicia.com/descargas/CommDH(2013)18_ES(2).pdf
 Da buena cuenta del estado en que nos encontramos los españoles y ciudadanos europeos, convertidos en esclavos de la corrupción política instaurada en las instituciones, sin posibilidad de un cambio en el presente comportamiento de los responsables al frente de las instituciones públicas.


Pladesemapesga desconfía de una auténtica espiral de miedo y temor que emana de la Secretaría Xeral Técnica, de coacciones judiciales y en base a la dependencia de las subvenciones sin concurrencia pública a los medios de comunicación de  Galicia para que no se enteren los ciudadanos actuando se esa forma bajo el ocultismo y la falta de transparencia en la gestión, con varios millones de euros en convenios cuatrimestrales; es solo una pequeña parte de lo que se regala a medios de comunicación en estos convenios sin concurrencia pública por todas las Consellerías que casualmente la Consellería denunciada de Medio Rural e do Mar es la que más dinero aporta ( REGALA ) a los medios de comunicación para a nuestro modo de ver, comprar su silencio informativo y censura previa, ante una sociedad extorsionada por el Gobierno en el poder con multitud de recortes en todos los servicios básicos, salud, derechos, justicia, laborales, con el único fin de recaudar para despilfarrar en el servicio a los poderes instaurados, bancos, iglesia etc. Siendo casualmente la de Galicia, la que mayor tasa en todos los servicios institucionales, llevando a sus ciudadanos a la cola de Europa y posicionándola a niveles de, Tanzania, Somalia y otros países del tercer mundo, con una población del 30% en el umbral de la pobreza extrema y un 40% de paro en la juventud, expulsada a países terceros convirtiendo la vida social en un claro ejemplo de los años 50 de la post guerra civil y propiciando el nutriente de las irregularidades y la cultura de la corrupción política en su arraigado costumbrismo y legado cultural a las venideras generaciones.

En la Secretaría de Medios de Comunicación de la Xunta de Galicia, no se queda atrás y le sigue a la saga en las presuntas irregularidades instauradas en la Xunta de Galicia y el ataque a los medios de comunicación considerados no afines, en consecuencia, Xornal Galicia y la Plataforma en Defensa del sector Marítimo pesquero de Galicia presenta solicitud ante el responsable en ese momento, el Sr. Alfonso Cabaleiro Durán, por adjudicar dinero público más de un millón de euros sin concurrencia pública a una empresa en la que acaba trasladándose para ejercer como responsable del dinero adjudicado.

Un contrato presuntamente irregular a Grupo Bap & Conde, S.A. por un valor de 1.308.641,03 euros de fondos públicos, donde al parecer estos presuntos delitos se han cometido mediando fraude de ley en la celebración de los concursos públicos, vulnerando las previsiones contenidas en la Ley de Contratos del Sector Público, tanto en su redacción dada por la Ley 30/2007, como por la del Real Decreto Legislativo 20/2011, de 14 de noviembre.


Ver o descargar copia de la denuncia (+)

http://www.pladesemapesga.com/fremss/DENUNIA-PRENSA-CMRM-XUNTA-TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS.pdf

Más,  630 38 98 71  Miguel delgado. Pte. Pladesemapesga.

Leer más...