La protesta de los afectados por las preferentes llega hasta la puerta de la casa de Feijoo Miles de personas se manifiestan en Compostela ante la residencia oficial del presidente de la Xunta, al que acusan de ser "cómplice" de la estafa. Rechazan la quita y el canje por acciones y denuncian que el proceso de arbitraje está paralizado.

La manifestación de los afectados por las preferentes concluyó ante la residencia oficial del presidente de la Xunta
La manifestación de los afectados por las preferentes concluyó ante la residencia oficial del presidente de la Xunta
Hasta la misma puerta de la casa de Núñez Feijoo. La protesta de los millares de afectados por las preferentes, después de meses de movilizaciones, llegó este sábado hasta Montepío, sede de la residencia oficial del presidente de la Xunta, al que acusan de ser "cómplice" de la estafa. Las plataformas de afectados y afectadas de A Coruña, del Baixo Miño, del Morrazo, de Bergantiños, de Ferrolterra, de la Costa da Morte, de Monforte..., de toda Galicia, se desplazaron en esta ocasión hasta Compostela en el comienzo de un mes que puede ser crucial para el desenlace de este conflicto. 
De Guindos anunció hace unas semanas que antes del final de febrero estaría concluido el proceso de canje de las participaciones preferentes por acciones y aplicada la quita correspondiente en cada caso, por la que los afectados perderían más o menos la mitad de su dinero. Sin embargo, las plataformas de afectados que este sábado se manifestaron en Compostela rechazan de plano la quita y el canje por acciones: "No va a haber quita para nosotros. Si todos estamos convencidos de que no va a haber quita no la va a haber". Y denuncian, además, que el proceso de arbitraje está paralizado desde hace unos días, lo que atribuyen a que el proceso para resolver la situación a través del canje se está acelerando para cumplir los plazos marcados por el ministro de Economía. El 23 de febrero está convocada una nueva manifestación en la Coruña, en un momento en el que este proceso anunciado estará más avanzado.
La manifestación partió de la Alameda bajo una fuerte lluvia que la acompañó de forma intermitente durante todo el recorrido por el casco viejo de Compostela. En la marcha participaron muchos representantes de las fuerzas de la oposición, desde Sánchez Bugallo o Méndez Romeu por el PSdeG-PSOE, Juan Fajardo, Antón Sánchez o Xabier Ron de AGE, o Carlos Aymerich, Francisco Jorquera, Guillerme Vázquez y Carme Adán por el BNG. Se escucharon los ya habituales gritos de "no hay pan para tanto chorizo" o "politicos y banqueros, todos a la cárcel" y las acusación de "ladrones" cada vez que la marcha pasaba por una oficina de NGB. Pero en esta ocasión más que nunca las críticas tenían como destinatario concreto al Partido Popular.
El manifiesto fue leído por Pilar Domínguez, una mujer de 85 años de Compostela que perdió sus ahorros. En la lectura, dura y emotiva, le pidió a Núñez Feijoo que se pusiera de su lado: "se le llenaba la boca después de las elecciones diciendo que iba a ser el presidente de todos los gallegos. ¿Cómo va a ser nuestro presidente cuando está más preocupado por quedar bien delante de sus jefes en Madrid que por arreglar este latrocinio escandaloso? Señor Feijoo: usted sabía que se estaba robando y no hizo nada". Y concluyó: "No nos llegaba con ser estafados por los bancos que ahora nos llega el expolio por parte del Gobierno. Y que no le echen la culpa a Bruselas: la competencia para resolver esto es del Banco de España y de la CNMV".
Los afectados denuncian que los populares "hicieron la campaña a cuenta nuestra. Nos prometieron la devolución del dinero a todos los afectados y afectadas", denuncian que esto constituye "una burla a los ciudadanos" y concluyen que "dicen que están ahí porque los ciudadanos los votaron pero la verdad es que están ahí porque nos engañaron". Critican con dureza a Feijoo y también a Montoro, De Guindos, Rajoy o Gallardón pero llevan también su denuncia hasta el nivel más local de la política: "aquí hay responsables. Responsable es el señor Feijoo pero es también responsable todo aquel que represente el Partido Popular y tenemos que ir a buscarlos a casa si hace falta".
En su denuncia les exigen a los alcaldes y concejales del Partido Popular en sus localidades que escojan entre defender a los vecinos y defender al Partido Popular: "el PP nos quiere robar y no se puede estar a dos bandas. Los alcaldes y concejales del PP deben presentar su dimisión. Y si no nosotros tenemos que obligarlos".
Leer más...