El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha archivado este jueves las diligencias abiertas contra ocho imputados por organizar las protestas celebradas el pasado 25 de septiembre que llamaban a rodear el Congreso de los Diputados, al considerar que no existen indicios de la comisión de delito alguno, han informado fuentes de la defensa.Los convocantes de Ocupa el Congreso han quedado libres de toda culpa y legitimados para continuar con sus intentos. Los acusados han quedado en libertad sin la imposición de ninguna medida cautelar. El juez dice que cabe la posibilidad de que quisieran saltarse el perímetro policial por gusto de estar al otro lado de él o sin ninguna finalidad concreta.

El juez, que agrega que a ningún diputado se le impidió salir del edificio, reconoce que en la zona de las protestas se incautaron adoquines, una maceta de albañil, un cincel y pilas, entre otros objetos, pero especifica que "no por ello hay que deducir que esos instrumentos fueran destinados para ser utilizados contra la policía". Al parecer las llevaban en las mochilas para que no se los llevara el aire.

Posiblemente el juez tenga razón. Realmente cometido o en grado de tentativa, el delito tiene que estar perfectamente probado, y en este caso no lo está. En primer lugar, es siempre mucho más fácil demostrar que una persona ha cometido un delito que probar que ha intentado cometerlo. Porque para cometer el delito en grado de tentativa podría haber bastado la convocatoria y su lema; entonces habría que haber prohibido la manifestación y detenido a los convocantes.

Ahí tenemos al sucesor de Baltasar Garzón que ya había apuntado maneras al rechazar procesar a De Juana Chaos en 2005 por pertenencia a ETA.Exoneró a una veintena de Harrai y Segi. en otros casos parecidos al dejar sueltos a los etarras y podría ser primer miembro de la judicatura que además de que se permite criticar en sus sentencias las leyes si no son de su agrado. Según el, no se puede “prohibir la expresión de opiniones subjetivas sobre acontecimientos históricos o de actualidad, máxime ante la convenida decadenciade la denominada clase política”. En eso, aunque no sea su cometido, debo darle la razón.
Leer más...