Crisis, derroche, despilfarro y dinero público.
EP

Los gastos de representación no justificados

El gratis total de la casta política

Disfrazándolo todo bajo la partida de gastos protocolarios

Geolocalización de la noticia
Sergio Larraín / La Gaceta, 30 de junio de 2012 a las 08:19
 El hundimiento de Carlos Dívar ha provocado el surgimiento de un escándalo aún mayor: la utilización del dinero público por nuestra casta política para asuntos privados

Carlos Dívar./>

Carlos Dívar.

  • Carlos Dívar.
  • Dinero, euros, millonarios, economía y crisis.
Veintiocho mil euros no justificados en viajes y gastos de representación durante cuatro años. Esta es la cantidad, euro arriba o céntimo abajo, que ha desatado el ‘escándalo Dívar'.
La cifra marca, igualmente, el listón ético colocado por nuestra clase política. Por no superarla tuvo que dimitir el que fuera presidente del Tribunal Supremo.
Pero el hundimiento de Carlos Dívar ha provocado el surgimiento de un escándalo aún mayor: la utilización del dinero público por nuestra casta política para asuntos privados. Eso sí, disfrazándolo todo bajo la partida de gastos protocolarios.
Aunque la sospecha del despilfarro no ha surgido con las facturas de Dívar, ya que viene desde mucho tiempo atrás, es ahora cuando la opinión pública exige total transparencia y mayores explicaciones.
El presidente del CGPJ es la cuarta autoridad dentro de la estructura del Estado. Por delante de él aparecen el rey, el presidente del Gobierno y el del Congreso de los Diputados.
Como él, todos cuentan con gastos de representación. Una especie de gratis total sin explicaciones.
El rey tiene como sueldo 140.519 euros anuales, pero cuenta con más de 150.000 para gastos de representación.
Lo mismo le sucede al príncipe de Asturias, que percibe sueldo más gastos de representación. Mientras que la reina, la princesa de Asturias y las infantas Elena y Cristina cuentan con una cantidad presupuestada para gastos de protocolo, común para todas ellas, de 375.000 euros.
Nadie pide explicaciones de sus facturas. Ninguna persona ha preguntado por su utilización ni quiénes eran sus acompañantes.
250 euros en taxis
El presidente del Gobierno tiene un sueldo menor que la máxima autoridad judicial: 130.152 euros gana el presidente del CGPJ, casi el doble que Rajoy.
Los veinte vocales del Consejo perciben 112.249 euros al año, por lo que también duplican el salario de los ministros.
Pero los gastos de protocolo del Palacio de la Moncloa son insuperables: más de 500.000 euros al año para gastos de representación y 355.360 más para "gastos de palacio" y"atención al Consejo de Ministros".
Pero los que se llevan el premio gordo en gastos de representación personal son los diputados del Congreso. El Congreso pagó, en 2011, 7.294.030 euros en billetes de Iberia y de Renfe en gastos de kilometraje.
El Congreso cubre los gastos de transporte en medio público de los diputados.
Además la Cámara facilita a cada diputado que no dispone de vehículo oficial una tarjeta personalizada que permite abonar el servicio de taxi de la ciudad de Madrid, con un límite mensual de 250 euros.
Pero, aparte de portátiles y teléfonos móviles, los diputados que ostentan cargo (presidente, vicepresidentes, portavoces y presidentes de Comisión) cobran mensualmente como gastos de representación cantidades que van de 775 a 3.915 euros.
Además, perciben también gastos de libre disposición que llegan a los 3.200 euros mensuales por diputado con cargo.
En nombre de Zapatero
Si sumamos y dividimos cantidades, los 28.000 euros en cuatro años no explicados por Dívar son una ridiculez comparándolos con lo que se gastan otras autoridades públicas. Algunas menos representativas que la máxima autoridad judicial.
Pero los que deberían pasar primero la prueba del algodón, en la explicación y transparencia de "en qué y con quién" se han gastado los dineros del protocolo son, precisamente, los que se pusieron tan exigentes y provocaron la caída de su presidente.
Los vocales del CGPJ tienen que predicar con el ejemplo y explicar cómo es posible que 21 señores se hayan gastado 470.000 euros en desplazamientos nacionales en solo once meses del año 2011.
Una media de 22.411 euros gastados por cada uno de los 20 vocales más el presidente del CGPJ.
En estos números no están incluidos los gastos realizados por el CGPJ en desplazamientos internacionales (otros 360.000 euros) ni lo que cuesta el traslado de los escoltas que viajan con ellos (otros 295.000).
Y el primero que tiene que realizar el striptease con el ejemplo es el vocal José Manuel Gómez Benítez. Él fue quien abanderó la campaña contra Dívar y tendrá que ser el primero en dar explicaciones de sus gastos.
Entre ellos, cuánto costaron, quiénes se beneficiaron y en qué consistieron los gastos que tuvo que soportar el Estado español cuando él se sentó a negociar, en nombre del Gobierno de Zapatero, con la banda terrorista ETA.
Las mujeres del César
El Mystère de Guerra. El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, durante la Semana Santa de 1988, utilizó un avión Mystère de la Fuerza Aérea Española para sortear un atasco kilométrico en la frontera de Portugal y llegar a tiempo a una corrida de toros en La Maestranza de Sevilla. No se quería perder la faena de Curro Romero.
Operación Asistenta
Ocurrió en junio de 2010. La delegada del Gobierno de Extremadura, Carmen Pereira, utilizó a una pareja de la Benemérita para localizar a su asistenta, ya que había perdido las llaves de su casa. A pesar del escándalo, la delegada no dimitió ni tampoco pidió perdón a la Guardia Civil.
ZP y los Falcon
Más de una, y más de dos, fueron las ocasiones en que el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, utilizó los aviones de la Fuerza Aérea Española para fines puramente particulares suyos o de su partido. Mítines de su partido en Sevilla y Gijón.
Viajes privados para ir de compras con Sonsoles y sus hijas a Londres. Estos hechos fueron denunciados intentando que estos gastos fueran resarcidos por él o por su partido. La justicia, una vez más, hizo oídos sordos a la denuncia.
NOTA.- leer artículo original en 'La Gaceta'
Leer más...



Se han cumplido todos los pronósticos con el tema del ‘centimazo’. La torpeza de la Junta de Castilla y León sigue hundiendo a esta Comunidad, a la vez que beneficia a las limítrofes. Ya no se conforman con haber hundido el mercado laboral de Castilla y León sino que, con medidas como la del céntimo sanitario, han conseguido que se cierren estaciones de servicio y se prescinda de puestos de trabajo. Es obvio que la competencia no es una virtud de la Consejería de Hacienda ni del equipo de Presidencia.
 Ahora sí que no hay duda: nuestros políticos son de tercera división, pero tirando a cuarta. Parece mentira que no supieran ver que estaban haciendo mucho daño, y todo por la mediocridad de los asesores con los que cuenta Herrera Campo y la falta de una oposición seria en las Cortes de la comunidad. Ésta ha salido a la prensa cuando otros hemos dado las pistas e investigado el abuso del ‘centimazo’; como siempre, se suben al carro cuando otros le han sacado del atolladero.
Hemos repetido en numerosas ocasiones que las ventas de combustible en las estaciones de servicio de Castilla y León han disminuido brutalmente desde que se implantó el ‘centimazo’ en el mes de marzo. En Castilla todo el mundo lo conoce como el ‘céntimo sanitario’, pero no es un céntimo sino 4,8 más el IVA; es decir cinco céntimos largos. Por cierto, tampoco es sanitaria porque no va destinado a la mejora ni a la investigación sanitaria de la comunidad.
El descenso del consumo es un hecho negativo para Castilla y León. “El recargo autonómico de 4,8 céntimos por litro ha provocado un desplome en la distribución de gasóleo profesional (tipo A) del 17,5%, que se reduce al 9,6% si se toman los consumos de todo tipo de combustibles”, leemos en la prensa comunitaria. Por primera vez, la consejera duda y se plantea revisar el ‘centimazo’; eso sí, esperará varios meses, supongo que para comprobar que el hundimiento ha tocado fondo. Como siempre, intentará tomar medidas cuando ya no haya remedio. No estaría de más que presentara su dimisión a Juan Vicente Herrera, lo mismo que el consejero de Sanidad.
Está teniendo su influencia el conocido como ‘efecto frontera’. Hay comunidades autónomas limítrofes como País Vasco que venden mucho más en detrimento de Castilla y León, hasta el punto de que en Álava la distribución del gasóleo A se ha disparado en un 12,8%. En una palabra: mientras en Castilla y León se cierran gasolineras,  en el País Vasco se abren otras nuevas y con más personal.
Por si alguien tenía dudas, así lo ve un ciudadano de Castilla y León que responde a la noticia en un conocido diario vallisoletano: “Desde luego que tiene una repercusión importante el coste adicional de 4,8 céntimos de € (8 pts/l). Yo, desde luego que viajo de vez en cuando a Santander desde Palencia, siempre echo gasolina a mi coche en Cantabria. Algunos políticos se creen unos listos pero la gente no es idiota y sólo los que no pueden salir de la Comunidad, repostan en C y L. No me extraña que las gasolineras de la región se quejen pues muchas provincias colindan con otras Autonomías y no digamos los camiones de rutas nacionales. Esos no repostan en C y L ni de casualidad. Que está todo inventado y que la gente no es imbécil; pero qué se creen estos políticos tan ineptos y superficiales que dominan la administración. ¿Qué todo el monte es orégano? A ver si espabilan de una vez”Jesús Salamanca Alonso
Leer más...