LA VOZ PORTADA: ACUERDO SOBRE LA INSERCIÓN DE LOS LOGOPEDAS EN EL ...

LA VOZ PORTADA: ACUERDO SOBRE LA INSERCIÓN DE LOS LOGOPEDAS EN EL ...: ACUERDO SOBRE LA INSERCIÓN DE LOS LOGOPEDAS EN EL SISTEMA EDUCATIVO El pasado día 16 de Mayo tuvo lugar en la Facultad de Psicologí...
Leer más...

¿Por qué la mediación no se generaliza como sistema de resolución de confictos?

Muchas veces cuando hablamos de mediación hablamos de conflictos mediables y conflictos no mediables. Incluso algunos servicios de mediación se plantean que tipos de conflictos son susceptibles de ser tratados en su servicio y cuáles no.

La verdad es que la mayoria de mediadores consideramos que prácticamente cualquier conflicto es mediable si no hay una ley que lo impida, entonces, ¿porqué no se generaliza el uso de la mediación?

Mi impresión es que ponemos el foco donde no corresponde. Si no hay más conflictos mediados no es porque muchos conflictos no sean “mediables” sino porque muchas veces las partes implicadas no están dispuestas a cumplir lo que la mediación les exigen.

Los requisitos que deben cumplir las partes para participar en un proceso de mediación son muchos y no siempre fáciles de cumplir.

El primero y más evidente es que las partes deben asistir personalmente. Esto es algo que supone un esfuerzo o un riesgo muchas veces superior al que las partes en conflicto estan dispuesto a asumir. Tener que encontrarse de forma presencial con la/s otras partes en conflicto puede ser motivo suficiente en muchas ocasiones para desestimar participar en un proceso de mediación.

Otra condición que se deriva de la anterior se refiere a que las partes deben responsabilizarse de su conflicto lo que significa, como mínimo, reconocerlo y estar dispuesto a escuchar a la/s otra/s parte/s y a buscar soluciones integradoras. Mucho pedir, ¿no os parece?.

Pero aquí no acaban los requerimientos.

La mediación implica aceptar la neutralidad del mediador. Las personas cuando tienen un conflicto buscan consejo, asesoramiento y muchas veces a alguien que les de la razón o les defienda. Aceptar que el mediador es alguien que les va ayudar desde la neutralidad no es facil y muchas personas temen quedarse en una situación de indefensión o de incapacidad si el mediador va a ser neutral.

Otra dificultad añadida es la tendencia de las partes a querer saber primero “que dice la ley”, si la ley supuestamente les asiste no ven la necesidad de mediar convencidos que van a “ganar” en un juicio.

Por último, y sin querer agotar el tema, la voluntariedad de la mediación tampoco, en muchas ocasiones, es un factor que facilita que se inicien procesos de mediación. Al ser voluntario -no puede ser de otra forma- las partes tienen que considerar los beneficios de participar antes incluso de conocer el proceso que se les sugiere seguir.

El desarrollo e implementación de la mediación como vemos requiere a las partes unas condiciones que de no darse ésta no es viable por lo que los esfuerzos deberian dirigirse a informar y capacitar a las partes para que entiendan que sólo a través del diálogo, la cooperación y la no violencia pueden resolverse satisfactoriamente las diferencias y conflictos.

Será cuando esta visión se generalice que la mediación se generalizará como método para tratar de resolver los conflictos.

Leer más...

Hacen falta Emprendedores con vocación o Empresarios capaces?

Hacen falta Emprendedores con vocación o Empresarios capaces?


Esta mañana he dejado un comentario en el articulo de portada cuyo título es, “Hacen falta Emprendedores con vocación” y no sabría decir por qué motivo pero ya no está. Sabemos que internet tiene estás cosas y muchas veces mejor no buscarle explicación a lo que resulta dificil de entender. Bien, pues gracias a la posibilidad que se me ofrece en esta página liberal, de disponer de un pequeño apartado para exponer mis opiniones, ampliaré mi punto de vista al respeto.

Primero, no creo que falten emprendedores en absoluto, creo que lo que faltan son empresarios capaces de ver donde está el futuro y arriesgar más por lo original y diferente que por lo seguro y rentable. Un emprendedor sin empresario capitalista que lo apoye poco tiene que cortar, y hoy en día el empresario va a los beneficios seguros no a los riesgos posibles aunque siempre se corran riesgos pero segun con qué mucho menos. ¿Cómo convences a un empresario de un proyecto viable si la mayoría de ellos ni te dan la oportunidad para que expongas tus ideas? ; la falta de tiempo de que disponen la mayoría y la prepotencia que da el poder económico y social, hacen que muchas veces se crean que lo saben todo y más y no atiendan ni una cuarta parte de lo que podría ser interesante, tal vez. Entonces, sin el empresario, ¿Cómo financias un proyecto emprendedor si no hay crédito por ninguna parte? Los bancos no dan si no tienes y las finacieras menos. No, no nos engañemos más con palabras vacias y frases hechas, hay más emprendedores de los que la historia ha generado nunca pero no tienen ningún apoyo. Hoy el apoyo se lo llevan los amigos de los amigos, los enchufados de los amigos y familiares y amigos y, además, más ahora que nunca. Y si les puedes hacer sombra y no tienes padrinos encima te aplastan. Ahora más que nunca, repetimos como con las natillas. Si encima te despistas y te pueden quitar la idea y hacérsela suya, ni te cuento el cuento de la Maria Salamiento…

Sería hora que ante tanta crisis y falta de prespectivas en todas partes y de futuro claro para nuestros hijos, los que pueden decidir y apoyar ideas empezaran a mirar más allá de sus narices y allegados y, por un futuro más interesante, observaran las grandes movilizaciones que corren por el mundo y que acaban en nada por falta de financiación, de apoyo y de empresarios capaces. Hace falta que la humanidad vuelva a sus origenes humanos y nos dejemos de tanta hipocresia, tanta palabreria, tanta prepotencia inutil y tanto burro metido a lider y a sabio. Eso es lo que está creando el auténtico caos y la desilusión de las personas de bien.

Otro día os contaré mis experiencias en grandes empresas de comunicación llenas de “maestros”, “artistas” y grandes “creativos”, seguro que os hará mucha gracia saber lo que hay detrás de cada “película” a parte del decorado. Seguro que entendeis mejor como funcionan las cosas realmente y os alucinará saber como responden los que pueden hacerlo.

Este no es Rubalcaba, nos le han cambiado

Posted: 05 Nov 2011 05:09 AM PDT

Son muy pocos los políticos que se mantienen tantos años en la primera línea de actuación como Alfredo Pérez Rubalcaba. Comenzó su carrera con Felipe González y, desde entonces, hasta su nominación como candidato para suceder a José Luis Rodríguez Zapatero, ha estado siempre detrás de las decisiones importantes que ha tomado su partido, tanto desde el Gobierno como desde la oposición. Pero eso sí, nunca en primera persona, siempre desde la sombra, desde detrás de la barrera. Nunca quiso dar la cara. Durante todo ese periodo, vivió voluntariamente recluido en las cloacas del Estado, desde donde conspiraba con plena libertad, organizaba cacerías mediáticas contra la oposición y escuchaba, sobre todo escuchaba, lo que le ayudaba a elaborar amplios y comprometedores dosieres para poder chantajear y controlar debidamente a los de casa y a los de fuera de casa.

De este modo, desde que se supo que tenía acceso abierto a los datos suministrados oportunamente por el famoso y temido Sistema Integrado de Interceptación Telefónica (SITEL), Rubalcaba pasó a ser un personaje temido hasta por sus propios compañeros. Ese temor venía también avalado porque, a lo largo de su carrera política, ha dado muestras más que sobradas de falta de escrúpulos para salir de cualquier situación comprometida, incluso sin guardar ni la más mínima apariencia de legalidad. Es muy posible que los socialistas se vieran afectados por algo muy similar al síndrome de Estocolmo, pues muy pronto ese recelo y ese miedo a Rubalcaba terminó transformándose inesperadamente en sincera veneración.

Creció tan desmesuradamente su fama de hombre de talento que, en muy breve tiempo, se disparó su popularidad y su reputación, hasta límites insospechados. La admiración llegó a tal extremo que José Antonio Griñán, y después todos los socialistas, copiando el apelativo dado por el pueblo chino a su líder Mao Tse-Tung, comenzaron a ver en Rubalcaba al “gran timonel” que necesitaban para salvarse de una más que previsible quema política. Si Rubalcaba estaba tan lleno de recursos como parecía y disponía de una capacidad tan extraordinaria de trabajo, nadie como él para levantar nuevamente el vuelo y aspirar con cierta garantía a ocupar la presidencia del Gobierno.

Todas las encuestas vaticinan un fracaso sonoro, pero esperan que, dada la valía del candidato, el “efecto Rubalcaba” obre el milagro y puedan salir victoriosos en las próximas elecciones. Como creen en las posibilidades de Rubalcaba, abrieron la precampaña plenamente eufóricos y esperanzados. De ahí que, para su presentación en Sevilla como candidato siendo aún vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Interior, el andaluz José Antonio Griñán preparara un discurso laudatorio y sumamente optimista, en el que, interpretando el sentir de todos los socialistas, exclamó exultante: “Nos sentimos muy bien liderados por Alfredo”.

Pero no es lo mismo trabajar a plena luz del día y a la vista de todos, que hacerlo protegido por la obscuridad, en lo más hondo de las sentinas del Estado, sin más testigos que unos pocos colaboradores muy íntimos. Pero el guión de la película exigía que Alfredo Pérez Rubalcaba saliera a la superficie y preparara su asalto a la presidencia del Gobierno con luz y taquígrafos y convenientemente controlado por los medios de comunicación. Y claro, la luz de los focos nos ha demostrado que Rubalcaba no es el Rubalcaba que presumíamos, que es un Rubalcaba bastante más gris y prosaico y más limitado de lo que nos hicieron creer.

Pensaba Rubalcaba que todo era Jauja y hasta llegó a convencerse a sí mismo que él era todo un fuera de serie. Así que, con dedicarse a fondo en la campaña, piensa que será suficiente para invertir la tendencia de las encuestas y hacer que éstas, al final, le sean claramente favorables. Muy seguro de sus posibilidades, señala que se siente orgulloso de su pasado y, sobre todo, de haber formado parte del Gobierno de Felipe González y también, como no, de los de José Luis Rodríguez Zapatero. Se presenta como regenerador de la política y, por eso, hace su primer llamamiento a la regeneración y a la honestidad. Convencido de que va a ganar, promete una campaña limpia, libre, sin crispación alguna y, como es natural, sin insultos y sin el habitual juego sucio.

Quiere comenzar su actuación, ganándose primero la confianza de las bases del partido. Para ello, organiza detalladamente toda una serie de visitas a las agrupaciones y federaciones socialistas más importantes de España. Para coger fuerza y ser más convincente, quiere empaparse de “la fuerza del sur”. De ahí que inicie intencionadamente su andadura electoral por Andalucía. Es en la capital andaluza, en Sevilla, donde tiene un primer encuentro con más de mil enfervorizados militantes socialistas. Fue una reunión a puerta cerrada porque Rubalcaba, más que hablar, quería escuchar a los militantes para enterarse de sus preocupaciones e inquietudes. Y para que los afiliados se expresaran con “más facilidad y libertad”, nada mejor que celebrar el acto a puerta cerrada. De la reflexión provocada por estas manifestaciones libres de los militantes, esperaba que naciera un proyecto político sumamente útil para recuperar la confianza de los españoles en las próximas elecciones generales. Este formato de reuniones se fue repitiendo a lo largo y ancho de la geografía española.

Entre tanto, llegó la Conferencia Política que el PSOE celebró entre los días 30 de septiembre y 2 de octubre, donde Rubalcaba fue nombrado oficialmente candidato a la presidencia del Gobierno. En dicha Conferencia fueron perfilándose varias resoluciones programáticas de carácter ideológico que los barones del partido consideraron idóneas para confrontar ideas y propuestas con el Partido Popular. Si todos los dirigentes que asistían al cónclave estaban plenamente convencidos de la solidez política de Rubalcaba y de su liderazgo, se entusiasmaron con él cuando al final del discurso de clausura dijo solemnemente: “Yo no me voy a dejar ganar, ni vosotros os vais a dejar ganar. Lo podemos conseguir”. Fue una despedida apoteósica y llena de los mejores augurios.

Comenzaron los mítines de precampaña aquí y allí con Alfredo Pérez Rubalcaba como protagonista y, aunque ponía todo su entusiasmo, no lograba cautivar emocionalmente al público asistente. Le falta esa habilidad innata o empatía que tienen otros para comunicarse con la audiencia, infiriendo hábilmente en sus pensamientos y sentimientos. Se da cuenta ahora de que actuar a cara descubierta y bajo la luz de los focos tiene más riesgos de lo que pensaba. Te adivinan lo que hay detrás de los simples gestos y del tono de tus palabras. Por si fuera esto poco, hay algo más que entorpece peligrosamente su camino hacia La Moncloa: el apellido de Rubalcaba. Y es que el apellido de Rubalcaba es indisociable de los GAL y hasta de la cal viva y de la corrupción organizada. Pesa también sobre él el famoso chivatazo policial que impidió desmantelar la trama de extorsión de ETA que operaba desde el bar Faisán. Tampoco se olvida fácilmente que Rubalcaba ha estado siempre detrás de la negociación policial con la banda terrorista.

Los responsables de su nominación como candidato, al ver que el esperado “efecto Rubalcaba” resultó ser un espejismo y que no había señal alguna de recuperación en las encuestas, comenzaron a desmoralizarse. Hasta Alfredo Pérez Rubalcaba ha perdido ya el entusiasmo de los primeros días. Tanto el PSOE como el propio Rubalcaba ya no hablan de ganar las elecciones. Se conforman simplemente con un resultado digno. Como hasta esto peligra, desempolvan otra vez la lucha de clases y la trasnochada retórica de ricos y pobres. Cambian hasta el escenario donde actúan, sustituyendo el color rojo de fondo por el azul y borrando del mapa hasta el tradicional logotipo del PSOE. Y como Zapatero ha pasado a ser un apestado incómodo, piden su ayuda a un viejo fantasma del pasado, a Felipe González. Y aún así se atreven a hablar de renovación socialista y de la puesta en marcha de un nuevo liderazgo.

Con el nerviosismo lógico por los malos augurios, se desata la caza de brujas y Rubalcaba y compañeros mártires se dedican ahora a agitar el miedo al regreso de la derecha porque tan pronto llegue, según dicen, desguazará sin más el Estado del bienestar. Piden desvergonzadamente a los suyos que traten de “quitar la careta” al Partido Popular para evitar que hagan esa privatización encubierta de la sanidad con la torpe excusa de la crisis. La sanidad, según afirma Rubalcaba, “es una de las pocas cosas sagradas e intocables para los españoles. Vamos a hacer bandera de la sanidad pública. No voy a firmar nada que debilite nuestro sistema público de salud. Y nada es nada”. Y afirma con todo descaro que la derecha pretende “sacar a los jóvenes que enferman poco a la sanidad privada y dejar a los mayores que enferman más en la pública” para así “acabar con la sanidad pública”,

En su ayuda, faltaría más, el candidato Rubalcaba busca la complicidad de los indignados a los que dijo que los socialistas “estamos con los que quieren que gobiernen el mundo las instituciones democráticas y no las instancias económicas”. Promete solemnemente “acorralar el gran fraude fiscal y acabar con él en la próxima legislatura”, poniendo coto a la evasión y a los paraísos fiscales. Olvidándose del gran recorte social que hizo este Gobierno, siendo él vicepresidente primero del mismo, insiste en que no habrá subida de impuestos “para las clases medias ni para los trabajadores”. Y sigue con sus afirmaciones gratuitas: “Estaremos al lado de los parados con la protección por desempleo, garantizaremos la escuela para sus hijos, tendrán hospital si se ponen enfermos y siempre, siempre, tendrán una pensión”. La experiencia nos dice todo lo contrario. Si es cierto, sin embargo, que si mantenemos a los socialistas al frente del Gobierno, corremos el serio riesgo de que termine por no haber dinero ni para pagar las pensiones.

Gijón, 27 de octubre de 2011José Luis Valladares FernándezCriterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Leer más...