ESTELA SAN JOSÉ ES CONSIDERADA PRÓXIMA AL PP

La jueza que investiga a Blanco, azote de corruptos y maltratadores

José L. Lobo

La jueza que investiga a Blanco, azote de corruptos y maltratadores

Estela San José (El Progreso)

José Blanco tiene motivos para estar preocupado. No solo por las graves acusaciones vertidas contra él por Jorge Dorribo, el empresario que asegura haberle pagado 400.000 euros en comisiones, sino porque la jueza que investiga el caso del fraude de las subvenciones públicas en Galicia, y que ha salpicado de lleno al ministro de Fomento, Estela San José, se ha ganado lareputación de ser implacable con la corrupción.

A sus 38 años, soltera, sin hijos y considerada próxima al PP -militó en la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura-, San José se ha labrado fama de inflexible, independiente, meticulosa y muy estricta. El propio Blanco ya lo ha podido comprobar: la juez no sólo ha rechazado levantar el secreto de sumario de la llamada Operación Campeón, como reclamaba el portavoz del Gobierno y número dos del PSOE, sino que lo ha prorrogado hasta el próximo 7 de noviembre.

Dorribo también sabe de primera mano que es una jueza de armas tomar. La semana pasada, al concluir la declaración de más de tres horas que el empresario -imputado y en libertad condicional- prestó en el Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo, de la que ella es titular, San José le advirtió que si filtraba a la prensa cualquier detalle relacionado con la investigación o con su propia declaración "volvería de inmediato a la cárcel", según han revelado a El Confidencial fuentes cercanas al caso.

San José, vallisoletana, llegó a Lugo hace seis años para hacerse cargo de todos los casos de violencia machista de la provincia, la especialidad de su juzgado. Pero durante todo este tiempo no sólo ha mostrado mano dura con los maltratadores: también con los corruptos. Y el empeño que pone en su trabajo le ha granjeado tantos apoyos como enemistades. Sus enemigos, según las fuentes consultadas, se cuentan por decenas. Sobre todo desde que en 2008 destapó una trama de retirada fraudulenta de multas en la Jefatura de Tráfico de Lugo.

Dimisiones 'preventivas'

Aquel escándalo se llevó por delante al jefe provincial de Tráfico y al subdelegado del Gobierno en Lugo, Jesús Otero, que presentó su dimisión de forma preventiva para, según dijo entonces, "no perjudicar" a su partido, el PSOE. Una estrategia que ahora parecen haber copiado los parlamentarios autonómicos Pablo Cobián (PP) y Fernando Blanco (BNG), que presentaron su dimisión nada más filtrarse la declaración judicial de Dorribo, en la que éste acusa también a ambos del cobro de comisiones. El ministro de Fomento, en cambio, ha dejado claro que no piensa seguir su ejemplo.

Tirando del hilo -pinchazos telefónicos mediante- de las multas perdonadas, San José se encontró con el ovillo de un caso de prevaricación y tráfico de influencias en el concello de Castro de Rei, que desembocó en la detención del alcalde socialista, Juan José Díaz Valiño, y tres concejales, dos del PSOE y uno de Terra Galega, que habrían favorecido a empresas constructoras locales.

La Operación Campeón ha servido, tras la presunta implicación estelar de Blanco, para cimentar su leyenda más allá de Lugo. Pero en Galicia hace tiempo que se convirtió en una jueza estrella.Y, según dicen sus muchos detractores, también excesivamente mediática. Cuando Telecinco estrenó la serie Sin tetas no hay paraíso, San José llamó a la cadena privada para expresar su protesta por el trato degradante a la mujer que, a su juicio, ofrecía el programa. Y en 2007, tras poner en marcha la Operación Pollo contra una mafia que explotaba a trabajadores marroquíes en granjas lucenses, la propia jueza hizo una colecta en su juzgado para comprar comida y llevarla ella misma a los hambrientos jornaleros.

Leer más...