José Blanco, ante el pelotón de fusilamiento mediático-político

Antonio Casado.-

Con el asesoramiento de un abogado experto en la fabricación de pruebas, un sinvergüenza conocido, Jorge Dorribo, llama a través de los barrotes de una cárcel al juez para contarle que el ministro de Fomento es un sinvergüenza por conocer. La copia de la declaración es debidamente manufacturada para consumo del “periodismo de investigación” y se abre la veda contra José Blanco. ¿No es muy burdo?

La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. Lo escupimos en las tertulias cuando nos ponemos exquisitos. Pero también el porquero puede ser un mentiroso, un manipulador o un resentido porque Agamenón no le hace ni puñetero caso… Y hasta puede haber mimetizado comportamientos a tono con su oficio sin renunciar al idilio con la verdad que le endosó Antonio Machado por boca de Juan de Mairena.

¿Es el caso? No lo sé, al menos me lo pregunto con el mismo estupor que me pregunto si el ministro y número dos del PSOE José Blanco era un sinvergüenza sin que lo supiéramos. Del mensajero sabemos que está empapelado por robar (alzamiento de bienes, en lenguaje judicial), falsificar documentos, defraudar a la Hacienda y engañar a la Administración para tomar dinero público de forma fraudulenta.

La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero

Admito que podemos estar en la mejor versión del porquero. Vale. Pero será con otros elementos de juicio, otras piezas materiales o inmateriales de convicción, otras pruebas, otras evidencias. Aunque las manejadas hasta ahora cargan la fusilería mediática y política contra Blanco, insultan la inteligencia o han sido documentalmente rebatidas por los Ministerios sensibles a las supuestas gestiones del ministro en favor del empresario Dorribo a cambio de comisiones ilegales.

Un cohecho en toda regla si se demuestra. O aunque no se demuestre, si las apariencias lo hicieran verosímil. Bastaría en un gobernante obligado a ser ejemplar. Sea Blanco o sea Camps, por entrar al trapo de las odiosas comparaciones. Salvo novedades, de momento hay una notable diferencia. José Blanco está ante un selecto pelotón de fusilamiento mediático-político por las declaraciones unilaterales de un presunto delincuente. Camps, por su parte, está ya en el banquillo de los acusados por un largo y penoso proceso de indagación policial y judicial cuyo desenlace será su enjuiciamiento ante un jurado popular.

Por respeto al Estado de Derecho, es lo mínimo sobre lo que deberíamos estar todos de acuerdo. Y a partir de ahí, los procesos de intención son libres. Entenderé que algunos reclamen para el ex fiscal Ignacio Peláez, esforzado defensor de la causa de Gürtel, un especial reconocimiento por su activo papel a favor del periodismo de investigación. Y de paso, la entrega del premio “Porquero” de plata al empresario Dorribo, por su innegociable amor a la verdad. A mi no me encontrarán en lo uno ni en lo otro. Es una cuestión de autoestima.

Leer más...

UNA PARTE CORRE A COSTA DEL BANCO… Y OTRA DEL INEM

El Estado pagará el ERE de Citibank España para prejubilados de 50 años

El Estado pagará el ERE de Citibank España para prejubilados de 50 años

Un grupo de personas pasa por delante de una sucursal de Citibank en Nueva York (Efe) .Agustín Marco -

Citibank España tiene el honor de protagonizar las prejubilaciones más jóvenes de la banca española. La entidad estadounidense, que anunció un ERE a finales de julio para 200 personas en nuestro país, acordó que los despidos fueran a partir de los 50 años. Una edad insólita, muy por debajo de la media del sector, que ha provocado malestar en el Ministerio de Trabajo porque,para más inri, correrán a cargo del Estado.

Citibank hizo público a mediados de junio que quería reducir su plantilla en España cerca de un 20%. Tras varias reuniones, a finales de julio alcanzó un acuerdo con los sindicados mayoritarios para ejecutar el ajuste mediante bajas voluntarias y prejubilaciones. Lo que no se comunicó es que las salidas se producirían a partir de los 50 años.

La mayoría de los recortes de personal de las cajas que están en proceso de recapitalización se han hecho de los 55 años en adelante. Solo en algunos casos se ha bajado a los 54 años, como en el caso de Bankia, que este ejercicio prevé despedir a casi 3.800 empleados. En Novacaixagalicia también se acordó con los sindicatos que los 1.100 bajas se harían desde esa misma edad.

Fuentes próximas a Citibank España confirman los ajustes a partir de esos 50 años, siempre y cuando los empleados lleven 10 en la entidad. La fecha para acogerse al ERE es hasta el 15 de enero de 2012, según el acuerdo con los sindicatos. Pese a lo atractivo de la oferta, lo cierto es que hasta hace unos días tan solo se habían acogido 130 de los 235 trabajadores contactados. De ellos, 65 son a través de prejubilaciones y el resto mediante bajas voluntarias.

Lo firmado con UGT y CC OO es que los empleados recibirían entre el 90 y el 100% del sueldo en función de la edad. Una cantidad la pagaría Citibank España y otra el INEM. Porque lo acordado es que el banco abonará una cantidad neta que, sumada a la prestación por desempleo del Estado, sea igual a un porcentaje determinado de la nómina actual.

El precedente de Telefónica

Desde Citibank se asegura que esta fórmula de pagar los despidos es habitual en cualquier ERE porque los desempleados “voluntarios” tienen derecho al subsidio. Sin embargo, una medida similar fue objeto de una gran polémica cuando Telefónica anunció en la pasada primavera su intención de reducir su plantilla en hasta 8.500 personas.

Ante la presión pública y las trabas del Gobierno, la operadora rectificó y decidió asumir el coste total del ERE, incluyendo el paro y el pago a la seguridad social de sus cotizaciones. Para compensar ese pago adicional, recortó el expediente de 8.500 a 6.500 trabajadores.

La operadora explicó que, aunque no tenía ninguna obligación de asumir estos costes, entendía que tenía que correr con los gastos porque era una empresa referente para la economía española. Al vincularse el ERE al convenio colectivo que ahora se está negociando de forma paralela, la vigencia de este se reduciría también a los tres años.

La polémica fue tal que el Gobierno anunció el desarrollo de una enmienda que el grupo socialista incorporaría a la ley sobre políticas activas de empleo para obligar a las empresas en beneficios a cubrir los gastos por desempleo de los ERE. De momento, las bajas de Citibank, cuya matriz en España gana dinero, las pagará en parte el erario público.

Leer más...