Balón de oxígeno para Corulla: las catorce firmas que se le atribuyen son falsas

Nuevo revés para la Operación Malaya. Las firmas que se atribuyen a Montserrat Corulla son falsas. Al menos, eso es lo que se desprende del testimonio de la perito caligráfica que ayer compareció en la vista oral a petición de la defensa de la letrada. La presunta testaferro de Roca recibe un balón de oxigeno. Una de las principales pruebas del fiscal Anticorrupción contra ella, esto es, las catorce firmas atribuidas a su persona en documentos incautados por la policía, son falsas, según las pruebas aportadas a la sala.

Este era el as que su abogado se guardaba en la manga cuando anunció estos hechos en las diligencias previas del caso. Pero la pregunta principal sigue sin respuesta: ¿Quién es la mano que está detrás de la firma ‘falsa’ de Montserrat?

Estas rúbricas en documentos claves fueron uno de los hallazgos policiales de más peso en la investigación. Ahora, tras la declaración de la perito, parecen venirse abajo. La prueba, propuesta por la defensa de Corulla, ha dado resultado. Se han analizado documentos del caso cotejándolos con su rúbrica original. La experta caligráfica en cuestión, Soledad Puebla, asegura contundente que “algunas firmas son simples garabatos que no se pueden atribuir a la autora de ninguna manera”. La letra de la abogada es mucho más redonda que la que aparece en los documentos incautados

Otras firmas, a pesar de no ser garabatos, son totalmente diferentes. A la hora de plasmarse en el papel, las letras se han hecho diferentes, tanto la “inclinación”, como el proceso de ejecución o el final de la firma, dijo la experta. Los documentos donde aparecen estas firmas falsas están relacionados con ingresos en efectivo. Por esto, entre otras imputaciones más, es por lo que el fiscal pide para Corulla cuatro años de cárcel y una multa de 100 millones de euros por blanqueo de capitales.

Roca también se apunta a las pruebas caligráficas

Esta semana, en el macro proceso de la Operación Malaya, las defensas están uniendo fuerzas para desacreditar las pruebas claves de la fiscalía. Ayer le tocó el turno a Juan Antonio Roca. Otra calígrafa, Margarita Rebollo, también intentó empañar una de las principales pruebas del fiscal Anticorrupción contra el ex asesor: las anotaciones recogidas en Maras Asesores. Se trata de otra prueba policial de las de más peso del Caso Malaya, que refleja supuestamente sobornos y pagos a empresarios así como la ilicitud de las operaciones de Roca.

En el juicio, esta perito expuso una pericial propuesta por la defensa de Salvador Gardoqui, el contable de Roca. La experta aseguró que esos archivos no reflejan una “contabilidad” tal y como sostienen las acusaciones del proceso, sino que son “apuntes personales” del exasesor y que “no se puede comprobar su verosimilitud”.

Sin dudar, en todo momento la experta abundó en que estos datos económicos eran “anotaciones numéricas cuya finalidad era una información muy personal y particular de Roca” porque no cumplen “con los principios contables más elementales que tienen que cumplir”.

El esfuerzo de López Caballero, fiscal del caso, así como las otras defensas, espetando a la experta la utilidad de estas anotaciones, no fueron de gran ayuda. Margarita Rebollo dijo tranquilamente que eran “Una utilidad personal para la necesidad de información del señor Roca”.

Leer más...