Vídeo de la ponencia de apertura del Congreso Escuela 2.0 en Zaragoza

El caparazón

Descansando un poco después de un par de semanas frenéticas, tenía ganas de dejaros la presentación de ayer en el II Congreso Escuela 2.0. Entrañable y esperanzador, como siempre que me reúno con compañeros, queda mucho camino por andar pero ya son muchas las experiencias que podemos contar durante la ruta. Sigamos disfrutándola.

Dejo también una nube de tags de mi ponencia, elaborada por un autor anónimo al que, por cierto, me encantaría poder agradecer el original detalle.

Gracias a Ismail Ali Gago, a Jesús Martínez y el resto de los anfitriones, que hicieron, por cierto, un excelente, técnicamente impecable y rápido trabajo con la retransmisión, grabación y difusión hoy ya del vídeo de la ponencia que también os dejo.

Gracias a ellos y sobre todo al resto de amigos/as, innumerable, que encontré, reencontré en Zaragoza y en la web (fuimos trending topic :) ) con motivo del evento. Ah… y también a mis alumnos/as en cada momento de mi vida profesional, actuales en la UOC, en los que evidentemente pienso en cada una de las presentaciones que preparo. De todos ellos/as voy aprendiendo.

¡Hasta la próxima!

Wordle: Escuela 2.0 Dolors Reig

Captura

Leer más...

29-10-2010. Participación y ciudadanía en el ámbito de la UE y América L...

Leer más...

29-10-2010. Energía para la Unión Europea (3): el reto de las renovables...

Leer más...

- Parte 3 - La Vuelta al Mundo con Jose María García y Eduardo Inda con ...

Leer más...

- Parte 1 - La Vuelta al Mundo con Jose María García y Eduardo Inda con ...

Leer más...

08-04-2011 NOTICIAS UNED: Contaminación urbana.

Leer más...

08-04-2011 NOTICIAS: Transiciones y orientación a lo largo de la vida.

Leer más...

Botines de guerra a los victoriosos y a los derrotados

¿Qué la política es una guerra y que a ella se va en busca de botín? Ello ya queda fuera de dudas y en la españa de hoy aún más; no hay nada más que analizar los 36 años últimos, tras “el entierro de aquella dictadura” (y a la que le ha seguido “ésta”) y simplemente ver y analizar, los que se han enriquecido o aumentado sus fortunas enormemente y sobre la base, de “la buena administración del dinero público”; imaginemos pues, lo que debe haber tapado y bien tapado, o situado en los paraísos fiscales, repletos de dinero robado en todo el mundo.

Ello no es otra cosa, que el viejo y ancestral (por los muchos siglos en que se practicó “con todas las de la ley”) botín de guerra, que sobre la política de dominio, aumentada con los ejércitos oportunos, los mandatarios de todos los países, acumularon, dejando igualmente buena parte de ese botín, a sus más fieles servidores... se cuenta, que las legiones romanas, le temían más a los períodos de paz que a los de guerra, puesto que en los de paz, les hacían trabajar duramente y sólo recibían “el salario”, pero en los de guerra, les correspondía su parte del botín obtenido. Todo un ejemplo, del que se considera el imperio más civilizador de Occidente y en cuyos cimientos, aún nos sostenemos, puesto que la política administrativa de hoy es copia de la de aquel.

Reflejaré ejemplos de botín de guerra en los tres siglos últimos, puesto que considero ello bastante significativo para entender... “la razón de la sinrazón o de la fuerza”, ante los siempre indefensos pueblos, que pagan con su trabajo y sangre.

Terminada la guerra mal llamada de la Independencia (puesto que el pueblo volvió a ser siervo de los anteriores amos) El regalo que aquellos indeseables Borbones, hicieron al artífice de la derrota de Napoleón; Wellintong; fueron dos enormes fincas, ambas en la provincia de Granada (Íllora y Fuente Vaqueros); la segunda recuperada por los españoles, vendidas por los herederos del duque, allá por 1940 y en la dictadura de Franco, época que la pudieron recuperar los colonos allí establecidos; la segunda (la mejor) se mantiene con su casa palacio, que debe estar muy bien dotado, puesto que los actuales herederos de la corona británica, han pasado recientemente unos días en dicha casa palacio; lo que nos confirma el que no debe ser... “una casa cualquiera”.

En plena guerra civil española, es a Franco, al que se le ofrece un regalo enorme (entiendo que otra forma de botín de guerra) puesto que si bien, se nos dijo que fue comprada en forma de suscripción pública; pero al parecer y según documentación consultada... fue “donación voluntaria-obligatoria”, pagada por los municipios de la provincia de La Coruña, cuyos alcaldes y “fuerzas vivas”... fueron invitadas a sufragar la compra y luego las muy costosas obras de acondicionamiento, del famoso pazo o castillo de Meirás... “que la escritora Pardo Bazán, había reservado para su nido de... bastante caliente paloma con pluma de escritora”; no entro en “los sacos de medallas de oro”, que recibiría el Caudillo, en forma de “agradecimientos de parte” (la otra parte simplemente tuvo que callar y aguantarse: o sea lo de siempre)... bien es cierto, que no conozco relato, en que el Caudillo Franco, pidiese nunca nada... simplemente se limitó a aceptarlo y punto. Tengo en mi archivo copia de la última nómina extendida a su nombre, en noviembre de 1975 y doy fe, de que le retenían sus impuestos y otros pagos, como a cualquier otro militar de carrera o empleado oficial del Estado.

Pero llega la época que hoy “nos alumbra” (mejor dicho nos ha empobrecido, yo estimo que en al menos un tercio o más de nuestras posibilidades o bienes de que disponemos... algunos se han arruinado y algunos también, es que se han suicidado); pero los que han “ido ganando las guerras políticas”, todo aquel que ha podido, “se ha forrado”; se han apalancado pagas y jubilaciones de bochorno, y además, los mandatarios y tras su etapa política... muchos de ellos, son “acogidos”, en las grandes empresas, con puestos de ensueño y pagas principescas; seguro que... “en pago a servicios prestados, puesto que en el mundo del dinero nadie da nada a cambio de nada”.

Y llega él último de los “caudillos políticos”... el fracasado Zapatero... y a éste, en cuya terrible etapa, nos han empobrecido el máximo de lo que ni podíamos pensar... a éste y todos “sus generales, coroneles, comandantes, capitanes y otros subalternos”; tenemos que seguirles pagando, lo que ni sabemos... se ha publicado que al “caudillo derrotado”, hay que pagarle algo así como 150.000 euros anuales, más todo lo que conlleva de servicio y “mobiliario e inmobiliario”, lo que puede suponer en total, puede que rebase el medio millón o más... ¿también hay que pagarle a los derrotados y a los que nos han devastado?... “Si el Foro Romano existiera... aquellos corruptos senadores, es que se morirían de risa”; puesto que los romanos, sí que pagaban bien a los que aportaban riquezas al imperio... pero ya saben, lo que le dijeron a los que asesinaron al lusitano Viriato. A zapatero y los suyos, lo apropiado sería pedirles daños y perjuicios; que es lo que en aquellas guerras, se exigía a los derrotados y es por lo que Napoleón terminó en “su Santa Helena”... “a otros los llevaron mucho más lejos”.

Pensaba también hablar de los sinvergüenzas parlamentarios europeos y nacionales, de que quieren seguir cobrando lo que cobran y no ceden ni un céntimo, pero ese tema, quizá lo toque otro día... “hay tanta tela para cortar, que ya da asco”.

Antonio García Fuentes(Escritor y filósofo)www.jaen.ciudad.org (allí más)

Leer más...

Que sigui ara

JULIÁN HERNÁNDEZ

¡Qué barbaridad! Han pasado 80 años desde la proclamación de la II República y parece que fue ayer. Celebraciones aparte (que las habrá, y muchas), a lo mejor es hora de replantearse algo las cosas. Veamos. Mi tía Julia (Q.E.P.D.) nació también un 14 de abril -bastantes años antes de 1931- y vivió con una mala salud de hierro justo hasta los 80. El mismo día de su cumpleaños proclamó que eso era mucho tiempo y decidió, como en Blade Runner, que era hora de morir. Dicho y hecho: a los pocos meses dejó este mundo no sin haber probado Pipas Facundo y dado un montón de alegrías a los que la rodeaban. Sirva este paralelismo familiar con la República para mirar hacia el futuro desde la perspectiva de un presente incierto, por decirlo suavemente. La III República ya no es una reivindicación nostálgica de rojos y progres trasnochados. La III República es una n

El régimen democrático instaurado en 1978 tras la muerte de Franco está ya tocado del ala

No sólo el régimen democrático instaurado en 1978 tras la muerte de Franco está ya tocado del ala. Todo el sistema occidental de organización política, cultural, económica, social y ética (esto último es importante) se desmorona como un castillo de arena y se disuelve en la nada como un terrón de azúcar en el café. Tenemos un nuevo Antiguo Régimen: es esta especie de componenda de la Posguerra Fría que desde Washington a Tokyo -pasando por Londres, París, Berlín y Moscú- se sostiene con alfileres. Nada es lo que era y nada es lo que se suponía que iba a ser, porque este futuro tampoco es el paraíso neoliberal, liberado del lastre soviético, pronosticado y prometido hasta la extenuación por los mediocres próceres encargados de gestionarlo. No se trata de la estrategia del avestruz enterrando la cabeza; es más bien la de Pepe Gotera y Otilio, del "tente mientras cobro", del "después de mí el diluvio" y del "si te he visto no me acuerdo". Los parches, los remiendos, las chapuzas, sólo prolongan la agonía. Por eso la III República es una necesidad.

Que sigui ara. Que sea ahora.

Ya no se trata de la dicotomía monarquía-república o la de capitalismo-comunismo; ni siquiera -por mucho que duela- de la de izquierdas y derechas. El Antiguo Régimen, representado aquí por la Constitución del 78, es y ha sido siempre maniqueo. Esto es bueno/esto es malo; Barça/Real Madrid; cocacola/pepsicola; estado de derecho/barbarie: la superación dialéctica ha desaparecido de las instrucciones de uso. Un régimen que permite el abuso permanente de prebendas y corrupciones, que da el dinero del pueblo a los culpables de que el pueblo no tenga dinero, que desmantela la educación y la sanidad pública, que utiliza la guerra como excusa altisonante, que promueve un sistema judicial cuando menos ramplón si no directamente delictivo, que tiene como único argumento político el jesuítico de "conmigo o contra mí", y que para todo ello -y mucho más- se escuda en la legitimidad democrática, es un régimen sin legitimidad moral, antiguo, caduco, acabado, kaputt. Por eso la III República, una nueva res publica, es una necesidad imperiosa (no confundir con imperial).

"Que no vull esperar que el temps rovelli l'arma" [Que no quiero esperar que el tiempo oxide el arma].

Por seguir con ancianitas entrañables, mi tía abuela Jerónima decía: "A grandes males, grandes remedios". Urgencia no es lo mismo que precipitación: no hay ningún problema en proceder cuanto antes. Cuando la IV República francesa se mostró obsoleta e inoperante, tras la II Guerra Mundial, se cambió por la V y no pasó nada: a otra cosa, mariposa. Si el fantasma de la Guerra Civil española sigue ahí (y eso lo demuestra el insulto del Pazo de Meirás ) es porque de alguna forma interesa mantenerlo para mantener el régimen. O esto o el desastre, nos dicen. Es un argumento falaz. Y es una actitud muy pobre la de preferir lo menos malo. El Antiguo Régimen no se sostiene y por ello, antes de que los cascotes caigan sobre nuestras cabezas, hace falta una buena brigada de demolición. Brind

Leer más...