España vende luz a Francia, no al revés

Desde el año 2004 España tiene un saldo eléctrico positivo con Francia

Pedro Cáceres

Un mito energético es que España compra electricidad a Francia.

Es falso. Tenemos un saldo positivo con el país vecino desde 2004.

Uno de los mitos más repetidos en materia energética es que España compra electricidad a Francia. A fuerza de oírlo, y de ser repetido a pie de calle y por creadores múltiples de opinión, media España lo tiene como verdad de fe.Pero es un error, porque España no importa electricidad de Francia ni necesita la electricidad de sus centrales nucleares para mantener nuestra consumo, como se suele repetir en la barra del bar y en las tertulias radiofónicas, sino que, por el contrario, nuestro país tiene un saldo final exportador con Francia al final del año. Quien recibe energía del país vecino es Francia.
Y ocurre así desde el año 2004. También mandamos más electricidad a Portugal y Marruecos de la que recibimos de ellos al final del año.El mito, desde luego, debe tener alguna raíz para estar tan asentado. Y tiene que ver con el pasado. En otros tiempos, sí acabábamos recibiendo electricidad de Francia. Pero ya no. Lo que ha cambiado es la enorme capacidad eólica que España ha instalado en la última década. En algunos días, la energía eólica ha llegado a suponer hasta el 50% de la que España generaba en ese momento. Al final del año, de forma global, la eólica supone una parte importante del pastel. En todo 2010, supuso un 16% del total. Balance de Red Eléctrica de España Basta leer el balance del último año realizado por Red Eléctrica de España para comprobar estos datos. Respecto a los intercambios con Francia, REE afirma:"Por séptimo año consecutivo, el saldo de los intercambios internacionales ha resultado exportador con 8.490 GWh, un 4,8% superior al del 2009. Este aumento proviene principalmente del cambio de signo del saldo neto de intercambio con Francia, que pasa a ser exportador como consecuencia tanto de un aumento del 45% de las exportaciones, como de un descenso del 49% de las importaciones".Desde 2004 tenemos ese intercambio beneficioso con Francia. Para entenderlo hay que explicar algunas curiosidades del sistema eléctrico. La red eléctrica es un flujo, no un almacén de electricidad. La electricidad no se guarda en ningún lado y tiene que mantener siempre un equilibrio entre la demanda y la producción. Cualquier desajuste por exceso o defecto provoca una caída, un apagón.De este modo, el operador eléctrico, en este caso REE, está obligado las 24 horas del día a controlar el sistema. Para ello prevé y sigue la demanda diaria y también prevé y ajusta la producción al comportamiento de los consumidores. Y lo hace segundo a segundo. De hecho, se tiene que ordenar a las plantas frenar o arrancar, según convenga. Y también hay que intercambiar electricidad con los países vecinos, recibiendo o enviándola, para aliviar el sistema.Al final del año, cuando se hace balance de estos intercambios, se descubre desde 2004 que España ha acabado cediendo a Francia más de lo que ha recibido de ella. En otras palabras, nosotros vendemos la luz a Francia, no ellos a nosotros. Y eso a pesar de que nuestra capacidad de intercambio de electricidad con el exterior es corta. Las líneas existentes permiten exportar no más de un 3% de la energía total que somos capaces de producir.
Leer más...

El último informe policial de Gürtel destapa la financiación ilegal del PP

Correa organizó, según el documento remitido a Pedreira hace seis días, actos de los populares en Boadilla y se los facturó a las concesionarias de la basura

TONO CALLEJA

El acto celebrado el 6 de marzo de 2003 en Boadilla del Monte por la entonces candidata del PP a la presidencia de la Comunidad, Esperanza Aguirre, con el fin de presentar su propuesta para construir el metro ligero hacia el oeste de la Comunidad de Madrid y que tuvo un coste de 11.449 euros, fue pagado al 50% por las empresas Sufi y FCC, concesionarias del contrato de la basura en Boadilla del Monte. Las dos firmas abonaron en total a Special Events, propiedad del presunto cerebro de la red Gürtel, Francisco Correa, cinco facturas de eventos que había organizado este para el PP en el municipio. El coste de estos actos fue de 24.901 euros, según indica el último informe realizado por la Policía Judicial y que fue remitido el pasado martes al magistrado Antonio Pedreira, que instruye el caso Gürtel, la mayor trama de corrupción destapada en la democracia ligada a un partido político: el PP.

      Manuscritos interceptados de los gastos generados por el PP en Boadilla.
      Ampliar

      El folio de la izquierda es un manuscrito interceptado a la red, en el que aparecen los gastos generados en Boadilla por el PP y González Panero. También se ve el reparto que se hace entre las empresas. Los otros dos documentos son facturas de Correa al PP, cuyos datos coinciden con la cantidad que abonan FCC y Sufi.-

      Además del acto de Esperanza Aguirre, las empresas a las que el Ayuntamiento de Boadilla les adjudicó la gestión de las basuras pagaron a Special Events por otros trabajos que hizo el PP, como la realización de carteles (2.405 euros); el montaje de la reunión celebrada en el hotel Convento de Boadilla el 27 de abril de 2002 (1.637 euros); la organización de un evento el 4 de junio de 2002 (2.504 euros) y un acto de "alcaldía", del 25 de febrero de 2003 ( 4.475 euros).

      La organización de Correa, según las conclusiones de la policía, actuó como "canalizadora" y "ejecutora" de la operación mediante la que el PP evitó pagar los actos que celebró en Boadilla, uno de ellos el que encabezó la entonces candidata del PP a la presidencia de la Comunidad, Esperanza Aguirre. Así lo explica su informe: "Correa presta los servicios turísticos al alcalde a través de su empresa Pasadena Viajes, realiza las compras de prendas de vestir para González Panero mediante facturas emitidas a través de su empresa Special Events, anotando la indicación de facturar a Sufi por publicidad, al mismo tiempo que organiza los eventos del PP de Boadilla, que cobra de las sociedades Sufi y FCC mediante cuatro facturas emitidas por Special Events por unos supuestos servicios prestados".Las facturas por el pago de los servicios, según la policía, son "ficticias"y su "único fin es el de hacerse cargo de distintos servicios de carácter particular [...], así como a gastos relativos a distintos actos efectuados para el Partido Popular en dicha localidad pendientes de cobro, por un importe total de 98.389,42 euros".

      En el registro efectuado en una nave de un polígono de Alcorcón, en donde se almacenaba la documentación de la sociedad de Correa Easy Concept, se encontró un documento manuscrito que la policía considera "especialmente significativo", ya que en él se refleja la suma del importe de los regalos realizados a González Panero (33.074 euros), el pago por los actos del PP (24.901 euros) y el coste de un vídeo (26.843 euros). La suma de los tres conceptos asciende a 84.818 euros. En el mismo folio se calcula el IVA, que eleva la cifra final hasta los 98.389 euros. Pero una vez establecido el importe final, según indica el informe policial, este se divide en dos, a nombre de Sufi (49.149,71 euros) y FCC (49.149,71 euros). A continuación, estas dos empresas facturan a Special Events por la cantidad indicada.

      Para enmascarar el pago de los actos del PP -uno de ellos protagonizado por Esperanza Aguirre- y de los regalos que la trama hizo a Arturo González Panero, el Consistorio de Boadilla del Monte ideó una forma de hacer pasar como legales los abonos realizados por las empresas privadas a Correa. Así, un apartado de los pliegos de condiciones de la adjudicación de la basura obligaba a las empresas que se hicieran con el servicio a realizar campañas de comunicación por el 2% del total del dinero que recibían del Consistorio. Y en todos los casos eran las empresas de Correa las que cobraban por estas campañas de publicidad, que tampoco se llegaron a realizar. De esta forma, Correa facturaba a FCC y Sufi los actos que le organizaba al PP, lo que demostraría la financiación ilegal del Partido Popular en la Comunidad de Madrid.

      El modus operandi de los populares madrileños es muy parecido al del PP valenciano, que desde el Gobierno presidido por Francisco Camps adjudicaba obras a empresas que pagaban los actos de este partido organizados por la sociedad de Correa Orange Market.

      El informe policial que tiene el juez sobre la mesa destaca, además, que en otro folio encontrado en una carpeta azul durante la inspección efectuada en el domicilio particular de José Luis Izquierdo, el contable de Francisco Correa, se registra la entrega de la cantidad de 157.800 euros por parte del presidente de la sociedad Sufi, Gonzalo Naranjo, tres meses después de que se le adjudicara el contrato de las basuras en Boadilla, a Arturo González Panero, José Galeote, Tomás Martín Morales, todos ellos de Boadilla, y al propio Correa.

      El informe de la Policía Judicial también indica que el exalcalde del municipio Juan Siguero, que dimitió el mes pasado tras ser imputado por Pedreira, fue quien promovió la modificación del contrato de la basura de FCC y Sufi. Siguero, que fue tesorero del PP de Boadilla del Monte, también formó parte de la mesa de contratación, según la policía.

      Asimismo, los investigadores consideran que Correa utilizó el importe de las distintas prendas de vestir compradas a González Panero para aumentar el coste de los eventos que le cobraba a las instituciones públicas y privadas, con la finalidad de que estas fueran las que finalmente pagaran el producto. Como pasó con facturas que Correa cobró al PP por el acto de cierre de la campaña de 2003 y por un evento de 2004 para celebrar los ocho años de Gobierno de José María Aznar.

      Leer más...

      Una empresa de la trama de la construcción de Gerona fichó a un implicado en el ‘caso Millet’

      Una empresa de la trama de la construcción de Gerona fichó a un implicado en el ‘caso Millet’

      Una vidriera del Palau de la Música (Súnion vía Flickr) @A. Fernández.

      El negocio de la construcción puede resultar peligroso. Eso es lo que se desprende de las vicisitudes legales que padecen algunas de las empresas que se dedican al ladrillo y, especialmente, a la ejecución de obra civil licitada por las Administraciones públicas. El cártel de empresas que formaban un pool en la provincia de Gerona y que investiga el juzgado de instrucción número 5 de Barcelona así lo acredita, ya que algunas de estas compañías tienen procesos abiertos por prácticas supuestamente delictivas. Al menos tres de ellas figuran en otro sumario que sigue el mismo juzgado y que se abrió tras la querella de la Fiscalía, que las acusaba de un desvío de dinero de más de 40 millones de euros.

      Estas empresas son Construcciones Rubau, Copisa y Moviterra. Esta última está controlada por FCC Construcción, lo mismo que Servià Cantó. La Fiscalía Anticorrupción solicitó a la Generalitat, hace algunas semanas, documentación sobre adjudicaciones que han obtenido tanto Construcciones Rubau como Copisa, Servià Cantó y Moviterra. En algunos informes que obran en el sumario, se especifica que estas dos últimas pertenecen a FCC.

      Construcciones Rubau, una empresa familiar gerundense que preside Jorge Rubau Comalada, es una de las más importantes que aparecen en la trama ahora descubierta en Gerona. En 2001, formó una UTE con FCC Construcción, Ferrovial y Copisa (otra de las compañías ahora investigadas) para la construcción del Dique Este del Puerto de Barcelona, una obra casi faraónica adjudicada en aquel mismo año. Cuando el Tripartito llegó al poder, las constructoras intentaron cobrar 40 millones de euros más por la plataforma adosada al dique, que supuestamente ya estaba presupuestada en la adjudicación de la obra inicial.

      La dirección de la institución se negó y entabló un pleito con ellas. Al final, el hasta hace poco presidente del Puerto, Jordi Valls, realizó un informe que acabó entregando al fiscal y éste, a su vez, presentó una querella por supuesto desvío de más de 40 millones de euros contra las cuatro constructoras que formaban la UTE.

      Paralelamente, Hacienda descubrió supuestas facturas falsas de entrega de material. Resulta quelos bloques de piedra que se habían comprado eran tantos que podrían dar para “varias pirámides”, según manifestaron a El Confidencial fuentes del Puerto de Barcelona. De ello se deducía que no habían comprado realmente ese material, sino que habían utilizado empresas pantalla para confeccionar las facturas y simular la entrega de los bloques. El tema está todavía bajo investigación.

      Adjudicación de la T1 del Prat

      Según la documentación del juzgado número 5, Construcciones Rubau recibió, sólo en los dos últimos años, unos 10 millones de euros en obras públicas de la demarcación de Gerona. Pero eso es una bagatela para lo que se ha embolsado en esta última década. Para empezar, también formó parte de la UTE -junto a Ferrovial y FCC Construcción- que se adjudicó el edificio de la terminal 1 del aeropuerto del Prat (525.500 metros cuadrados más 12.000 plazas de aparcamiento, 1.285 millones de presupuesto), que comenzó en el 2004. Allí trabajaron también otras dos UTES en las que se encuadraban, entre otras, Necso, OHL, Copcisa, Dragados y Comsa.

      En Gerona, se adjudicó la construcción de la Audiencia Provincial en mayo de 2009 por más de 2 millones de euros, la construcción del Polígono industrial Sur de Figueres, en la misma provincia o la construcción del colegio La Draga en Banyoles. Pero su actividad no se circunscribe a la capital catalana y a Gerona, sino que se extiende más allá: en febrero de 2009, el Ayuntamiento de Reus (Tarragona) le encargó la construcción del instituto Pi del Burgar por 4,76 millones de euros y en esta localidad también edificó el año pasado el centro de asistencia primaria, presupuestado en más de 5 millones. También remodeló la carretera de Reus a Salou por 735.000 euros. Recientemente, se hizo con el proyecto de nuevas áreas infantiles y la pista de patinaje del Parque Güell en Barcelona, contrato concedido por el Ayuntamiento de la ciudad, por algo más de medio millón de euros.

      No se queda ahí la cosa: en mayo de 2006, Construcciones Rubau le robó el director general de Construcción a Ferrovial, Pedro Buenaventura, que hoy forma parte del consejo de la constructora gerundense y es consejero delegado solidario. Sería un fichaje más si no fuese porque en el año 2009 estalló el escándalo del Palau de la Música. Y salieron a la luz las cartas cruzadas entre Pedro Buenaventura y Fèlix Millet, el ex presidente del Palau, sobre adjudicaciones de obras y el pago del 4% de comisión a la institución musical.

      Parte de este dinero podría haber acabado en la Fundación Trias Fargas, vinculada a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Buenaventura tuvo que ir a declarar incluso a la comisión de investigación parlamentaria abierta el año pasado, ya que de los correos y las cartas cruzadas se deducía que la constructora recompensaba generosamente las adjudicaciones que le concedía la Generalitat. El juez debe decidir en breve si imputa al ex ejecutivo de Ferrovial, tal y como solicitó el fiscal.

      Por su parte, Copisa, de la que la Fiscalía ha pedido también documentación al Departamento de Política Territorial y Obras Públicas de la Generalitat, es una de las más potentes que operan en Cataluña. En 2007, por ejemplo, construyó la comisaría de los Mossos d’Esquadra de Vilanova i la Geltrú. Una de sus obras más emblemáticas, sin embargo, es el Hospital Transfronterizo de Puigcerdà, que construyó juntamente con Agefred. Esta obra fuepresupuestada en casi 27 millones de euros. El ex consejero y actual líder de Reagrupament, Joan Carretero, fue nombrado por Pasqual Maragall codirector de este hospital incluso antes de comenzar su construcción, por lo que se embolsaba casi 30.000 euros anuales. Cuando supo que iba a estallar el escándalo de que cobraba estos emolumentos además de su sueldo de más de 90.000 euros anuales como médico que sólo estaba obligado a trabajar dos horas al día, abandonó el cargo.

      En julio del año pasado, Copisa también resultó agraciada por la adjudicación de una variante en el pueblo pirenaico de Gerri de la Sal, donde formó UTE con TAU Ingeniería y Construcciones Especiales. Se trata de construir un túnel de 980 metros, un viaducto de 96 metros, un puente de 33,80 metros y un paso inferior. Todo por 46,2 millones de euros. Paralelamente, concurre a obras locales de mucha menos envergadura: En Canet de Mar, logró las obras de la riera Gavarra en febrero del 2009 por 2,8 millones de euros, realizó diversos acondicionamientos de carreteras y hace seis meses se adjudicó la construcción de un jardín en el recinto de Llar Mundet, en Barcelona, por 222.000 euros.

      Leer más...