Real Decreto 1789/2010, de 30 de diciembre, por el que se modifica el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido y el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, en relación con el cumplimiento de determinadas obligaciones formales.

El presente Real Decreto modifica el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido, aprobado por el Real Decreto 1624/1992, de 29 de diciembre, y el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, aprobado por el Real Decreto 1496/2003, de 28 de noviembre, en materia de obligaciones formales.

El artículo primero modifica el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido y el artículo segundo el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, con la finalidad de incorporar diversas modificaciones que afectan, en ambos casos, al cumplimiento de obligaciones periódicas de orden formal por parte de los sujetos pasivos del Impuesto.

De esta forma, se modifica el Reglamento del Impuesto sobre el Valor Añadido con el objetivo de completar la transposición de la Directiva 2009/69/CE del Consejo de 25 de junio de 2009 por la que se modifica la Directiva 2006/112/CE relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido en lo que respecta a la evasión fiscal vinculada a la importación. En este sentido, se establecen una serie de requisitos muy precisos que deben cumplir las importaciones exentas como consecuencia de lo dispuesto en el apartado 12.º del artículo 27 de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Asimismo, se ajusta el contenido del artículo 24 del Reglamento del Impuesto a los cambios que introdujo el Real Decreto-ley 6/2010, de 9 de abril, de medidas para el impulso de la recuperación económica y el empleo, en los apartados cuatro y cinco del artículo 80 de la Ley 37/1992.

Se actualizan, igualmente, los medios de prueba necesarios para la acreditación de determinadas operaciones exentas relativas al tráfico internacional de bienes, con base en el principio de libertad de prueba, sustituyendo, adicionalmente y en este mismo ámbito, la declaración al sujeto pasivo que debía realizar el destinatario de determinadas operaciones exentas por una comunicación que deberá dirigirse a la Administración tributaria.

Se dispone, asimismo, el ajuste reglamentario de la eliminación de la obligación legal de expedir autofactura en los supuestos de inversión del sujeto pasivo, afectando dicho ajuste tanto al Reglamento del Impuesto como al Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, con el doble objetivo de reducir en lo posible el cumplimiento de las cargas administrativas y, a la vez, asumir la jurisprudencia más reciente al respecto del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Por último, y como consecuencia del Derecho de la Unión, la disposición transitoria única amplía excepcionalmente el plazo de presentación de las solicitudes de devolución soportadas durante 2009 por determinados empresarios o profesionales no establecidos en el territorio de aplicación del Impuesto hasta el 31 de marzo de 2011.

Leer más...

Nadie tiene derecho a consumir riqueza... sin producirla

Aún cuándo estar “cara al público” y sobre todo en esa selva muy salvaje por lo bruta e ineducada, cual es “el mundo de los anónimos” (apenas nadie da la cara) cual es la red de Internet; de tarde en tarde encuentra uno, seres inteligentes, sensibles y muy educados, con los que mantiene correspondencia y a uno de ellos me remito hoy; y al que quiero honrar con la grandiosa frase con que inicio mi artículo de hoy... pues es suya y es la que me inspira lo que diré a continuación.

Si es que algo se puede decir más, puesto que dicha frase es un discurso amplísimo y completo... es un tratado y del que se pueden extraer tantas enseñanzas positivas, que precisamente por ello ocupa el titular, para que todo aquel que la pueda leer, la medite, la aproveche y luego la difunda y que ocupe su lugar en ese amplísimo mundo invisible cual es la sabiduría humana de todos los tiempos.

“Ganarás el pan son el sudor de tu frente”; frase que todo aquel que sabe leer y escribir en la denominada “civilización occidental”, debe haber leído alguna vez, u oído a algún predicador de las verdaderas enseñazas del Cristianismo... El que se dice no creyente (yo dudo que en el fondo no crea, al menos en La Creación); habrá leído y sobre todo visto en los maravillosos documentales que hoy proliferan, como algo valioso, dentro de las basuras que vomitan las televisiones en general... la gran enseñanza de ese “Gran libro de la Vida”; donde se ve como primera enseñanza, que todo ser vivo (incluso el vegetal) “ha de ganarse la vida con esfuerzo y muchas veces con esfuerzo enorme”, puesto que si no tiene esa fuerza o tenacidad... muere... y muere sin descendencia, que es el máximo trabajo de cada especie, o sea dejar continuidad y que éste se realice procedente de los mejores genes que transmiten los antecesores.

Pero... ¿qué ocurre con el ser humano?... simplemente, que degeneró y aquella gran enseñanza para que se estimulara, progresara y se hiciera “grande”, engrandeciendo a sus sucesores; la olvidó y ello lo hizo una gran mayoría, que simplemente parasita a los demás; y vive (muchos con lujos ostentosos) a costa del resto y sin escrúpulo alguno, y lo que es mucho peor... ha ido creando una serie de descendientes que aplicándose a tan perniciosa enseñanza, ha continuado practicando ese terrible y bochornoso hecho, cuyos resultados son los culpables de que esta civilización (como ya la historia nos confirma de otras) llegase al estado de molicie en que se encuentra y sin estímulos para salir de ella, pese a los enormes medios que hay.

Y la explicación es sencilla y lo dice una contundente frase que también escuché en algún dicho (¿jocoso?) que encierra otra gran sentencia filosófica y es que en vez de ganar el pan con el sudor de la frente propia, muchos estudiaron e impusieron la gran perversión, cual ha sido... “el ganar su pan y sus lujos con el sudor del de enfrente”.

Así y como he apuntado sobre ese gran libro de La Vida; en vez de emular en lo positivo que tienen, las enseñanzas animales, sobre todo en las hormigas y abejas... se fijaron y practicaron y practican, lo que realizan... “vampiros y sanguijuelas”; también “Criaturas de Dios” y que estimo las puso en La Creación, para que igualmente supiéramos de su terrible forma de vida y precisamente para que no la practicásemos.

También en ese “Gran Libro Natural”, se encuentra la previsión del ahorro, sintetizada maravillosamente por la enseñanza de mi propia abuela materna... “niño si ganas cinco, no gastes nunca más de tres... guarda las otras dos que te harán falta en el porvenir”; cosa que todos los seres vivos que nos muestra ese libro, hacen, guardando cuando hay abundancias para tener reservas para cuando vienen los tiempos duros y difíciles, no sucumbir en las inclemencias que vendrán... pero ningún ser vivo, guarda más que lo que naturalmente necesita para ello... o sea que no atesora excedentes.

¿Qué hizo y sigue haciendo “el animal humano”? Considero que todo el mundo lo está viendo... “el exceso de avaricia y de atesorar de unos pocos... ha terminado por asolar la economía de inmensas mayorías, a las que han situado al borde de pedir limosna... o en las enormes colas que hay ya en los comedores de caridad, simplemente para poder comer caliente cada día... aquel que puede, puesto que no hay para todos”.

Y esa es la cruel e inexplicable realidad de una civilización totalmente incivilizada; capaz de situar artilugios de una perfección que asombra y lanzarlos incluso fuera del Sistema Solar... y sin embargo, no es capaz de crear una situación soportable y llevadera para todos los habitantes de este minúsculo planeta, donde sobra de todo para todos... pero donde ocurren estas cosas inexplicables.

Yo hoy no digo más... pero lean y mediten sobre ese titular que hay al principio y el que lleva un añadido del mismo autor, que no me he atrevido a situar al principio pero que sí que hago al final: “tampoco tenemos derecho a consumir felicidad sin producirla”.

Antonio García Fuentes

(Escritor y filósofo)

www.jaen.ciudad.org (allí mucho más)
Leer más...

Responsabilidad medica por retraso en el diagnostico.


Doña Eva interpuso demanda de juicio ordinario contra los médicos Don Pio , Don Luis Miguel , Don Carlos , así como contra el Hospital General de Caranza (Ferrol), la Compañía de Seguros AEGON y la Compañía de Seguros AMA, Previsión Sanitaria SL. Fundaba la demanda en el hecho de que el 12 de diciembre de 1996 se puso enferma de forma súbita, sufriendo, como síntomas, una pérdida del habla, cosquilleo con adormecimiento y pérdida de fuerza en el brazo derecho, por lo que acudió al Hospital General de Caranza, en el que fue atendida por el médico de guardia, Don Pio , que le diagnosticó una bajada de azúcar inyectándole glucosa y enviándola a su domicilio. Tres días después, volvió a presentar la misma sintomatología, acudiendo nuevamente al servicio de urgencias del citado Hospital, donde fue atendida por el doctor Don Luis Miguel que optó por ingresarla. En la madrugada del día siguiente, ante la situación de la actora, el Doctor Don Carlos decidió trasladarla a un nuevo centro hospitalario al considerar necesario realizar un TAC y no disponer de medios para hacerlo en el Hospital General. Finalmente en el nuevo centro hospitalario se le diagnosticó un infarto isquémico cerebral volviendo a trasladarla al Hospital General, desde donde consideraron necesario remitirla a otro centro hospitalario.
Mantiene la parte actora que no fue sometida a ninguna prueba diagnóstica desde su primera visita al servicio de urgencias, a pesar de la sintomatología que mostraba, por lo que los daños sufridos son consecuencia de un diagnóstico tan tardío y han sido muy superiores a los que hubiera padecido de haber sido correctamente diagnosticada. Señala que a pesar de la rehabilitación a que fue sometida padece una afasia de tipo motor, dice algunas palabras sueltas, alexia (no sabe leer), agrafía (no sabe escribir, sólo escribe con la mano izquierda, pero el copiado del texto), parálisis espástica de extremidad superior derecha con contractura en flexión de dedos, parálisis espática más leve en extremidad inferior derecha. Por todo ello solicita se dicte Sentencia por la que se declare la responsabilidad por culpa o negligencia de los médicos demandados derivada de su actuación profesional, así como que se les condene conjunta y solidariamente, junto al resto, a indemnizarla con la cantidad de 780.000 euros por los daños y perjuicios sufridos.
La Sentencia de Primera Instancia desestimó íntegramente la demanda. Recurrida en apelación por la actora, la Audiencia Provincial desestimó el recurso interpuesto, confirmando la Sentencia dictada en primera instancia porque, a pesar de que los facultativos demandados erraron en el diagnóstico, no cabe apreciar negligencia en su actuación, en tanto la hipoglucemia, enfermedad diagnosticada inicialmente, es capaz de producir síntomas neurológicos focales transitorios.
El Supremo estima el recurso

Leer más...

¡Viva la Guardia Civil!

Autor: Rosa Diéz UPyD.

El último día del año nos trae la noticia de que la Audiencia Provincial de Guipuzcoa ha condenado por torturas a cuatro guardias civiles que participaron en la detención de los etarras Igor Portu y Martín Sarasola, miembros liberados del comando Elurra, condenados a su vez por el atentado de la T4 de Barajas que acabó con la vida de dos ciudadanos.

Ni que decir tiene que respeto todas las resoluciones judiciales, y esta también. Sostengo, además, que el hecho de que esté probado que forma parte de la estrategia de ETA acusar de torturas a los Cuerpos de Seguridad (guardia civil, policía nacional, ertzaintza..) no exime al Estado de su obligación de investigar de forma exhaustiva todas las denuncias que se presenten contra la actuación de los miembros de estos cuerpos.

Y por el respeto que me merece la actuación de la Justicia, apelo a la necesaria prudencia antes de dar por zanjado el asunto: la sentencia no es firme y las defensas de los guardias civiles condenados ya han anunciado recurso ante el Supremo. Todos los ciudadanos tienen derecho a que se les apliquen todos los instrumentos del Estado de Derecho; ni uno más, pero ni uno menos. Los guardias civiles también lo tienen; su derecho a la defensa no está excluido por el hecho de llevar un uniforme de color verde.

Dicho esto, y sean o no declarados culpables en sentencia firme los cuatro guardias civiles condenados por la Audiencia Provincial de Guipuzcoa, quiero hacer alguna consideración aunque pueda resultar políticamente incorrecta. Callar en esta cuestión es lo más fácil; pero yo creo que debo de decir lo que pienso.

En primer lugar no puedo por menos de preguntarme si la sentencia hubiera sido la misma si el juicio se hubiera producido fuera del País Vasco, o sea si los hechos se hubieran juzgado en la Audiencia Nacional. Quiero recordar que esta se creó para asegurar un proceso pleno de garantías y una decisión judicial pronta y justa en todos los delitos relacionados con la banda terrorista ETA. Siendo eso así, ¿no podría considerarse que la estrategia de la banda de acusar sistemáticamente de torturas a las fuerzas de seguridad del Estado forma parte de los delitos relacionados con ETA y tales denuncias debieran, por tanto, ser juzgadas en la Audiencia Nacional? ¿No sería coherente teniendo en cuenta la exposición de motivos del decreto de creación de la AN que dice :“al encomendar su enjuiciamiento a la audiencia nacional, se hace posible tanto guardar la coherencia con la extensión territorial de los efectos, como atender, en su caso, a las exigencias de un sereno e imparcial enjuiciamiento”. ?

En segundo lugar, no estoy dispuesta a que los árboles nos impidan ver el bosque. Nadie tiene más interés de que se depuren las responsabilidades en que hubieran podido incurrir algunos miembros de la Guardia Civil que quienes conocemos el trabajo y el sacrificio de los guardias civiles, centenares de hombres y mujeres que trabajan cada día –y no en las mejores condiciones– para proteger nuestra vida y nuestras libertades. Precisamente por eso, porque otros se encargarán de intentar emborronar su imagen y desvirtuar su labor, quiero hoy recordar que desde ese 6 de enero de 2008 en el que se produjo la detención de los terroristas del comando Elurra, la Guardia Civil ha puesto a disposición de la Justicia española a sesenta y cuatro miembros de ETA ( veintidós en 2008, trece en 2009 y veintinueve en 2010), y ha contribuido a desmantelar en Francia varias redes de zulos y detenido a sucesivas cúpulas de la banda terrorista, entre los que cabe destacar a Txeroki, Carrera o Antza. O sea que la tarea abnegada, profesional y continua de los agentes ha debilitado a ETA y ha evitado mucho dolor a muchos ciudadanos.

Hoy que muchos callan, y otros muchos quisieran morder la pieza cazada (que para ellos no son los guardias juzgados, sino la Guardia Civil), quiero también llamar la atención sobre la hipocresía de algunos discursos. Véase el de Aralar, que exige al Gobierno que no indulte a los guardias civiles condenados –sin siquiera esperar sentencia firme–, mientras presume de haber introducido en la “Declaración de Gernika” la petición de amnistía para todos los terroristas. Así entienden algunos la demmocracia.

Hoy que muchos callan yo reclamo, como siempre, memoria, dignidad y justicia para todos. Hoy que muchos callan, hoy que se inicia un nuevo año, quiero recordar a nuestros escudos, a esos hombres y mujeres que de verde o de azul, llevan toda nuestra vida ayudándonos a vivir con un poco más de libertad.

Por eso hoy vuelvo a daros las gracias a todos. Por eso hoy, desde Euskadi, vuelvo a escribir: ¡Viva la Policía! Y ¡Viva la Guardia Civil!

Leer más...

Todos los sistemas sociales se encuentran en un estado de evolución

Excepcional reflexión del diseñador industrial futurista, Jacque Fresco, que hace pensar sobre qué es una sociedad sana y cómo se logra tener una.



Jacque Fresco
[Reflexión]
Publicado por José Carlos: para Educación, Formación y Progreso el
Leer más...

El PP teme que Álvarez-Cascos cree su propio partido tras ser rechazada por Rajoy su candidatura para Asturias

El Comité Electoral Nacional del Partido Popular eligió a Isabel Pérez Espinosa como cabeza de lista en las autonómicas de Asturias.- El ex secretario general abandona el partido ante las "descalificaciones e insultos" de otros militantes

El ex vicepresidente del Gobierno y ex secretario general del Partido Popular, Francisco Alvarez-Cascos, ha presentado este sábado su baja como afiliado en el Partido Popular a través de una carta dirigida al líder popular Mariano Rajoy. Fuentes cercanas a Rajoy han asegurado a EL PAÍS que Cascos había hecho imposible cualquier solución con sus exigencias. El PP teme ahora que Cascos monte un nuevo partido para competir en Asturias contra sus ya ex compañeros. Quienes apoyan al antes llamado "general secretario" -unos 7.000 militantes- ya ha han insinuado esta posibilidad. Y lo han dejado por escrito en la página de apoyo a la candidatura asturiana de Cascos

Esta decisión llega después de que el Comité Electoral Nacional del partido, presidido por Miguel Arias Cañete, diputado y ex ministro con José María Aznar, al igual que Cascos, decidiera hace unos días nombrar como candidata para Asturias a Isabel Pérez-Espinosa, después de debatir los pros y los contras de consentir que el ex ministro fuera el candidato.

El Partido Popular ha emitido este mediodía un comunicado en el que lamenta la decisión de Álvarez Cascos de abandonar el partido "en el que tan importantes responsabilidades ha desempeñado tanto en la organización como en los gobiernos del PP".

En la carta, a la que ha tenido acceso El Comercio Digital, Álvarez-Cascos asegura haber tomado esta decisión "al no recibir el amparo solicitado reiteradamente" del Comité Nacional de Derechos y Garantías del partido ante "los menosprecios, descalificaciones e insultos" que le dirigieron otros militantes, "cobijados en el membrete oficial del PP de Asturias, impunemente".

"Dejo el Partido Popular después de 34 años de militancia ininterrumpida, por razones de dignidad personal. La decisión es firme y las circunstancias que la justifican se conocen sobradamente. En mi última nota manuscrita del 27 de octubre indiqué que, en mi opinión, la política requiere dosis muy elevada de paciencia y flexibilidad, pero el respeto a las normas de educación y de civismo en cualquier organización no son negociables", ha señalado.

Cascos analiza la que, a su juicio, es la situación de "degradación" que vive el PP en Asturias y recuerda los insultos de los que él mismo ha sido objeto entre los meses de julio y octubre de 2010 al ser calificado de "galáctico', "sexagenario" y "terrorista callejero". La razón de estas descalificaciones no ha sido otra, argumenta, que "haber ofrecido mi disponibilidad a aceptar la candidatura en la próximas elecciones autonómicas". Cascos lanza en la carta un mensaje al líder popular: "Todo ello no hubiera sido posible sin el consentimiento expreso, cuando no la complicidad, de la dirección nacional del partido que presides, a quien correspondía de oficio atajar estas conductas y velar por el cumplimiento de los Estatutos en todos los ámbitos de la organización".

"Más allá de las amarguras inherentes a una decisión tan difícil como dolorosa, siento que mi deber me obliga a dar este paso para hacer las paces con mi propia dignidad personal", concluye su misiva.

El presidente del PP del distrito madrileño de Chamberí, Luis Asúa, ha lamentado la baja del partido de Francisco Álvarez Cascos y ha solicitado a la dirección nacional del PP que resuelva "de forma democrática y justa" este "gravísimo" conflicto que afecta al conjunto de la formación. Como presidente del PP de Chamberí, Asúa ha recibido una carta del Álvarez Cascos en la que se da de baja de la agrupación política.

Por este motivo, el dirigente madrileño ha señalado que en los próximos días convocará al comité ejecutivo del partido de este distrito "para respaldar públicamente a Francisco Alvarez Cascos y agradecer su extraordinaria labor durante todos los años de militancia".

Asimismo, solicitará al ex vicepresidente que reconsidere su postura y ha asegurado que le pedirá a la dirección nacional del partido que convoque urgentemente un congreso en Asturias que permita resolver este asunto que afecta al conjunto del PP.

"Quiero manifestar mi consternación por la baja de nuestro afiliado más importante, que además es una de las tres personas más relevantes de la historia del centro derecha español", ha afirmado Asúa, al tiempo que ha calificado de "lamentable" la falta de amparo que se ha producido frente a las agresiones verbales que ha tenido que sufrir.

La decisión de Francisco Álvarez-Cascos de presentar su baja como afiliado en el PP puede ocasionar más ceses entre los militantes de este partido en Asturias, según ha apuntado a Efe Enrique Álvarez Sostres, portavoz de la Plataforma que apoyaba la candidatura del ex ministro a la Presidencia del Principado.

"No puedo formar parte de un partido que haya hecho esto con Álvarez-Cascos y con la militancia asturiana", ha afirmado Sostres que ha puntualizado que estas declaraciones las ha realizado como simple militante del PP.

El PSOE ve en la baja de Cascos "un ejemplo del lío en el PP"

La vicecoordinadora y portavoz electoral del PSOE, Elena Valenciano, considera que la baja del PP de Francisco Álvarez-Cascos es un ejemplo más de la confusión que reina en ese partido. "En el PP hay mucho lío, hay lío desde que Rajoy fue designado entre la vieja guardia, la nueva guardia, la guardia mediana... Tiene presiones clarísimas por todas partes".

Valenciano ha opinado que Alvarez-Cascos estaba "avalado" por el ex presidente del Gobierno José María Aznar y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. Rajoy, ha considerado Valenciano, tiene "dentro" del partido a personas "muy importantes que avalaban a Cascos. El verá cómo lo resuelve, si es que lo hace alguna vez, el lío que tiene el PP este que manda mucho, que es el de Aznar, Aguirre y otra gente que tiene un perfil diferente dentro del PP".

"Tiene mucho lío y poca decisión por su parte", ha concluido Valenciano, quien ha agregado que Rajoy "siempre alarga mucho las decisiones" y muestra de ello es, en su opinión, la decisión de que Cascos no sea el candidato para la presidencia de Asturias.

Leer más...


Diputados y senadores rechazan tocar sus pensiones

El Pacto de Toledo desaprueba la congelación de las pensiones y pide al Gobierno ampliar las de viudedad y orfandad

Como quien clama en el desierto, Rosa Díez lleva desde el pasado mes de abril calificando de «privilegiado» el régimen de jubilación de sus señorías y pidiendo su reforma. Tras ocho meses de silencio, el Congreso y el Senado respondieron ayer a la diputada de UPyD. Las Mesas de ambas cámaras consideran apropiado el sistema actual y rechazan cualquier modificación del mismo.

Como «válido y adecuado» lo describieron los congresistas y diputados reunidos en las Mesas para analizar la propuesta de la líder de UPyD. El pasado 30 de abril, Díez planteó por escrito a los presidentes del Congreso y del Senado, José Bono y Javier Rojo, revisar el modelo de pensiones de los parlamentarios, que, aprobado en 2006, permite a estos acceder a una pensión del 80% con solo siete años de actividad parlamentaria y al 100% de la misma con 12 años cotizados y 60 años de edad cumplidos.

En contra, el resto de cotizantes deben cumplir 15 años trabajados para acceder a la pensión mínima, del 50%; a la prestación completa, hoy, se llega con 35 años cotizados y 65 años de edad. Por eso, lo que Díez ha venido defendiendo es que sus señorías se sometan al mismo régimen de jubilación que el resto de españoles, por considerar los derechos de los que ahora mismo gozan «inalcanzables» para el resto de trabajadores.

Por su parte, tanto el Congreso como el Senado vienen argumentando que más que de una pensión, la prestación a sus señorías es un complemento que se suma a la cotización de los ex parlamentarios. Y que, en cualquier caso, ese complemento es «reducidísimo» —en palabras de Bono— y que son «unas decenas» de diputados los que se acogen a él.

El Pacto de Toledo se rebela

Mientras tanto, el Pacto de Toledo se volvía a reunir ayer. El encuentro de los grupos parlamentarios sirvió básicamente para que estos escenificaran su rechazo a la actitud del Gobierno ante esta reforma. La oposición al completo denunció el «menosprecio» del Ejecutivo socialista a las recomendaciones que están saliendo de esa comisión y la premura a la que estaría sometiendo al Pacto para cerrar el debate cuanto antes. «El Pacto de Toledo da la razón a la oposición», sentenció Carles Campuzano, de CiU.

Como fuere, el Pacto, que hoy se vuelve a reunir, acordó ayer exigir a Moncloa una mejora de las pensiones de viudedad para los mayores de 65 años, asegurándoles una renta similar a la existente antes del fallecimiento del cónyuge, y una de la de orfandad hasta los 25 años para personas solas con hijos a cargo. Y usó además una de las 23 recomendaciones de su texto para lanzar «una crítica contundente» a la congelación de las pensiones aprobada para 2011. ABC

Leer más...

La década perdida

Jesús Cacho

Es un espectáculo que empieza a resultar habitual en cualquiera de los infinitos bares que pueblan la geografía española a la hora de los informativos de tele: basta con que en pantalla aparezca la coreografía gestual de nuestro bien amado José Luis Rodriguez Zapatero largando alguna de sus frases gaseosas para que, como si de un acto reflejo se tratara, la gente a pie de barra empiece a murmurar, y el murmullo adquiera pronto aires de protesta y la protesta gane enteros para convertirse en abucheo general salpimentado con más o menos irreproducibles insultos, momento en el cual el dueño del bar toma el mando a distancia y cambia de canal. ¿Cómo hemos podido llegar a “esto”? ¿Qué han hecho los españoles para merecer tal castigo? ¿Qué ha hecho él para soliviantar a tantos con tan poco?

Tal vez sea pertinente recordar aquí una frase del prólogo redactado por él mismo (cabe suponer que en 2001 todavía no tenía “negro” a su servicio) al libro escrito por su ex ministro y ex amigo Jordi Sevilla, titulado “De Nuevo Socialismo” (Editorial Crítica, Barcelona 2002). Esto escribía entonces el señor Rodríguez: "Ideología significa idea lógica y en política no hay ideas lógicas, hay ideas sujetas a debate que se aceptan en un proceso deliberativo, pero nunca por la evidencia de una deducción lógica (...) Si en política no sirve la lógica, es decir, si en el dominio de la organización de la convivencia no resultan válidos ni el método inductivo ni el método deductivo, sino tan sólo la discusión sobre diferentes opciones sin hilo conductor alguno que oriente las premisas y los objetivos, entonces todo es posible y aceptable, dado que carecemos de principios, de valores y de argumentos racionales que nos guíen en la resolución de los problemas".

He ahí, comprimido, el pensamiento del personaje. No hay principios, ni valores, ni argumentos racionales. No hay ideología ni fundamentos morales que valgan. Mucho menos una idea de España (“concepto discutido y discutible”), ni del otrora llamado patriotismo constitucional. No hay Historia. Todo está abierto en canal. El Presidente nos revela en ese prólogo que la base metodológica de su toma de decisiones es lo que alguien denominó la “epistemología de la tertulia”, y que el fundamento ético de su gestión se basa en eso que los anglosajones llaman el brain storming. Todo se reduce, pues, a sentarse en torno a una mesa camilla y empezar a hablar. Y a ver qué sale. Y lo que ha salido en los últimos siete años han sido llamadas desesperadas y de última hora para arreglar los problemas “como sea”.

Todo se reduce a sentarse en torno a una mesa camilla y empezar a hablar. Y a ver qué sale. Y lo que ha salido en los últimos siete años han sido llamadas desesperadas y de última hora para arreglar los problemas 'como sea'

Los españoles hemos tardado años en descubrir lo que el tipo escondía tras la máscara de su seductora sonrisa. Con las variantes de rigor, hoy existe un cierto consenso a la hora de calificar como inclasificable a un tipo que a su escasa preparación intelectual y nula experiencia como gestor para el desempeño del cargo une un relativismo, una ausencia de valores morales apabullante, carencias que suple con una frivolidad, un desparpajo y una osadía sin límites, algo que le permite encararse todas las mañanas con el espejo para renovar la fe en sí mismo como el personaje más importante que ha pasado por la historia de España en los últimos 50 años, los que el tipo luce en el pelo. Un aventado, o simplemente un caradura desprovisto de cualquier sentimiento de culpa. Un fatuo sin sentido del ridículo. En todo caso un producto del marketing político, un tipo, eso sí, con la inteligencia emocional suficiente para conectar con parte importante de una sociedad, la española, convertida en su vivo retrato: una sociedad reñida con el principio de la responsabilidad individual, liviana en lo moral, alérgica al esfuerzo, enemiga del sacrificio, acomodaticia, sedada. Sociedad del “buen rollito” que rechaza de plano los problemas, porque solo le preocupa su bienestar a corto plazo. La sociedad de Belén Esteban.

Un mal gobernante camuflado tras una sonrisa

Hace ya cinco años, nada menos que en enero de 2006, escribí en este diario que “la causa principal del clima de desasosiego e incertidumbre que, a pesar de ese casi 3,5% de crecimiento de la economía durante el 2005, invade a millones de españoles, se llama José Luis Rodríguez Zapatero. Así están las cosas. El presidente del Gobierno de España se ha convertido en el primer problema español al inicio de este decisivo 2006”. No sabía uno bien lo que se nos venía encima. Sobrado del rancio sectarismo propio de una izquierda de la que ya no queda rastro en Europa y ayuno del más elemental sentido común, el personaje ha dinamitado –Ley de Memoria Histórica y nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña- en estos años los dos pilares sobre los que se fundamentó la transición: el afán de reconciliación que aunó a los españoles a la muerte de Franco, con deseo de pasar página en ambos bandos sobre los excesos cometidos, y el Estado autonómico salido de una Constitución que, reconociendo la España plural, enfatizaba la unidad de la Nación y residenciaba la soberanía en el conjunto del pueblo español.

Si los destrozos en el orden interior son evidentes, no lo son menos en lo que a la imagen de España en el exterior respecta. Nuestro país es hoy el convidado de piedra no solo en la gran política internacional, sino en la Unión Europea. “Han tardado seis años en descubrir que detrás de su sonrisa solo había un mal gobernante”, aseguraba France-Soir en marzo de este año, “pero los principales líderes europeos ya conocen al presidente español, al que ignoran y consideran un político dañino para España y para Europa”. Con ser todo ello doloroso, en modo alguno la situación hubiera alcanzado el grado de dramatismo al que, al doblar la esquina de la primera década del siglo, hemos llegado, de no haber sido por la crisis económica.

Las dos legislaturas Zapatero, en efecto, quedarán marcadas por la peor crisis económica sufrida por España desde 1947 y por la pérdida de todas las ganancias de convergencia real –renta, riqueza y empleo- logradas desde el inicio del ciclo expansivo en 1996 y hasta el 2007. La década perdida. Lo peor, con todo, es que el perfil cíclico de nuestra Economía es en L, que no en V, es decir, nos enfrentamos a una contracción de la actividad seguida de un proceso de estancamiento con tasas de crecimiento de entre el 0,5% y el 1,5% durante un periodo de tiempo muy dilatado. Al endeudamiento de familias y empresas une España un descomunal déficit público, dos desequilibrios que, en un escenario de recesión, primero, y de bajo crecimiento, después, ponen en cuestión la capacidad de nuestra economía para atender los vencimientos de su deuda. La sombra del default, que a punto estuvo de hacerse realidad en el dramático fin de semana del 7 y 8 de mayo pasados, podría, por eso, volver a presentarse a lo largo del primer trimestre de 2011, llevándose por delante, entonces sí, los restos del gran naufragio español.

La responsabilidad histórica del Partido Socialista

Es ya un lugar común afirmar que la crisis de caballo que padecemos ha llegado para España en el peor momento posible, con la clase política más mediocre de las últimas décadas y en la fase final de agotamiento del sistema salido de la Transición. Nos hallamos, en efecto, ante una crisis sistémica, crisis de un modelo –donde lo económico es apenas su parte más visible- que se halla en el umbral de un apagón de consecuencias imprevisibles a menos que se aborde con decisión una reforma de la Constitución del 78 que cada día más españoles reclaman y ante la que nuestros políticos hacen oídos sordos. Desde esta perspectiva, cargar todas las culpas de la situación en el pasivo de Zapatero no solo sería falso, sino, además, deshonesto. El drama español ha consistido en contar con el peor Presidente posible en el momento en que necesitaba el mejor imaginable. El peor Gobierno para hacer frente a la coyuntura histórica más exigente.

Así las cosas, las consecuencias de los atentados del 11 de marzo de 2004 han ido adquiriendo con el paso de los años más y más relevancia, porque, inducidos por aquella tragedia, una minoría mayoritaria de españoles decidió poner el Gobierno de la nación en manos de un individuo claramente incapacitado para la importancia del reto. El resultado de aquel error, reiterado cuatro años más tarde, está llamado a tener consecuencias muy dolorosas para el nivel de vida de los españoles y para la propia idea de España como nación. Al inicio de 2011 y cuando en teoría aún restan 15 meses de Gobierno Zapatero, España es un país exhausto, que se adentra en el cuarto año consecutivo de crisis con el drama a cuestas de casi cinco millones de parados y al límite en lo que a pesimismo y desánimo colectivo se refiere. Un país donde solo es posible encontrar un empleo si se cuenta con el enchufe adecuado, como en las peores épocas de nuestra Historia. Un país incapaz de procurar un futuro de esperanza a sus generaciones jóvenes. Un no-país.

Y, sin embargo, un país que cuenta con investigadores de la máxima categoría, con arquitectos de gran prestigio, con médicos de nivel mundial, con deportistas, ingenieros, economistas, con profesionales, en fin, capaces, en sus distintas categorías, de medirse con ventaja con los de cualquier latitud. Un país que reclama a gritos un liderazgo creíble con nervio bastante para movilizar conciencias, inspirar entusiasmo y ofrecer esperanza. La simple llegada de un Gobierno de nuevo cuño sería motivo suficiente para, con apenas cuatro retoques, revertir la situación económica –solo la económica; lo “otro” son palabras mayores- en seis meses. Se trata de un problema de confianza. De ahí la responsabilidad que ante la sociedad española contraerá el Partido Socialista si opta por mantener en el poder a un político amortizado, un zombi, durante otros 15 meses que solo servirán para profundizar la herida, agravando el daño infligido a España y a los españoles. Es hora de que hablen los ciudadanos. Hora también de olvidarse de operaciones extrañas, estilo Rubalcaba (“Lo sé todo de todos”), que, de materializarse, vendrían a suponer la puntilla definitiva al régimen de libertades. Feliz año, a pesar de todo.

Leer más...