MARIO VARGAS LLOSA Y LOS SUBVENCIONADOS INTELECTUALES DEL CATALANISMO.

Rafael del Barco Carreras

Barcelona 12-10-10. Su lectura me llenó tantas horas de cárcel que me alegró la concesión del Nobel. No es que me importe demasiado ni nóbeles ni literatura, quizá en otras épocas de mi vida, pero desde hace muchos años mis aficiones puramente intelectuales se han relegado a algún agradable recuerdo como éste a Vargas Llosa. Tampoco es que me tragara toda su producción pero alguna de sus novelas, por ejemplo el “La guerra del fin del Mundo”, me parecían tan dignas del Nobel como lo fuera “La familia de Pascual Duarte” de Camilo José Cela.

Lejos de mi intención un artículo sobre los méritos literarios de Vargas Llosa, ni me siento capacitado, y padres tiene la iglesia para esos menesteres, y encima a muchos de esos padres ni les entiendo. Pero cuando rebuscando por Internet los muchos avatares que sufre Cataluña tropiezo con las estupideces de los subvencionados del catalanismo, no puedo menos que añadir a las últimas corrupciones las extrañas “derias” “psicosis” o “delirios” de su catalanidad.

Insisto que soy catalán y hablo catalán (el barçeluní con acento tradicional no el prefabricado de Montilla) aunque solo escribo en castellano (circunstancias de la vida), y quizá ni hable ni escriba una u otra demasiado bien, pero como me doy a entender escribiendo en castellano y con todos mis compatriotas cuando hablo en catalán, considero que ambas lenguas conviven bien en mi mundo íntimo, y las utilizo indistintamente con placer. Me siento a gusto con las dos, y hasta me esfuerzo en leer catalán. Los políticos han creado un problema que la calle no tenía, y ni tiene.

Esta semana descubro las subvenciones a CANAL CATALÁ, cercana o de Esquerra Republicana de Cataluña, que recuerdo porque me rogaron, mejor ordenaron, que me abstuviera de comentar en su abierta sección de comentarios, orden que cumplí. Como novato en Internet y por mis inmensas lagunas en este especial Régimen Catalán metí la pata entrando en santuarios donde los profanos ofendemos y somos expulsados. Me sucedió hasta captar más o menos de que sopa come cada uno y no perder el tiempo en cuanto a mi personal campaña sobre la GRAN CORRUPCIÓN.

Estos tan catalanistas quieren ignorar que él, y otros, contribuyeron a crear en su tiempo en Barcelona la mayor industria editorial en castellano del Mundo, y que ya solo por eso habría que alabar su existencia. Me contaron que Planeta amenazó a los de Pujol con llevarse su editorial a Madrid, México o Buenos Aires, donde tiene grandes sucursales. Y no es que me caiga bien Planeta, una vez rechazaron uno de mis libros, y lo hicieron con portazo, mal estilo. Fui empujado por un amigo y a la vez de uno de sus directivos. Deduje, ya lo sabía, que su dueño Lara era amigo y vecino de Javier de la Rosa. Pero cada cosa en su sitio, y Lara y su Planeta son intocables, como La Vanguardia en castellano, que tampoco y casi por lo mismo que Lara (los Godó amigos y vecinos de De la Rosa) fueron para mí un mundo tabú. Les recuerdo demasiado sus servidumbres y corrupciones. He de confesar que últimamente se han colado muchos de mis comentarios en sus publicaciones. Lo atribuyo a mi insistencia y a cierto liberalismo de La Vanguardia o La Razón. Consideran que poco les puede afectar mis verdades de Perogrullo.

Me ha obligado este escrito el artículo encontrado en LAVOZDEBARCELONA.COM que sin saber de quien es, o lo administra, leo y consulto con placer desde hace tiempo. Y debido a mi “deria” por las subvenciones, o sea, pura corrupción, transcribo en parte:

‘Lameculos peruano’
“El inclasificable Víctor Alexandre, en un artículo en El Singular Digital, calificaba a Vargas Llosa de ‘lameculos peruano’ de ‘mentalidad profundamente reaccionaria’ y le acusaba de ser un ‘nacionalista español’ que ‘necesita recurrir a mentiras como la de la supuesta discriminación de la lengua española en Cataluña’.
David Castillo, en Avui, subrayaba su ‘odio’ hacia Cataluña como uno de sus ‘episodios más oscuros’. Y Toni Cruanyes, en el mismo diario, escribía que ‘Vargas Llosa está resentido con una sociedad catalana que se mira demasiado el ombligo y utiliza las herramientas políticas a su alcance para defender el uso social del catalán. Para que nos entendamos: siguendo sus artículos podemos deducir que, en Cataluña, Vargas Llosa votaría a Ciudadanos‘.
‘Oscuras intenciones’
Eva Vázquez, tambien en Avui, ironizaba con que Vargas Llosa censuró el nacionalismo catalán ‘que hace tanto daño a la humanidad porque es rencoroso, violento y xenófobo, y sobre todo, tiene el defecto imperdonable de no ser un nacionalismo español’, lo que achacaba a que ‘tal vez la obtención de la nacionalidad española en 1993 llevaba implícito el desdén a Cataluña‘.
Desde El Periódico, Juancho Dumall ha criticado sus ‘posiciones extremas’ contra el nacionalismo catalán, y Antoni Traveria cargaba contra ‘sus coincidencias con el partido de Rosa Díez, genuina representante del nacionalismo español‘.
El escritor Toni Cucarella también se ha despachado a gusto: ‘[Los catalanes] somos un pueblo gafe. Nos empeñamos en el Nobel de Literatura y no solo no nos lo han dado, sino que se lo han otorgado a alguien que menosprecia profundamente la lengua y la literatura catalanas. [..] Detesta el catalán y lamenta y critica, como un Savater cualquiera, nuestra tozuda resistencia a continuar manteniéndolo vivo. [..] Para Vargas Llosa el catalán, como lengua literaria, le es tan repugnante como el aimara o el quechua’. Según Cucarella, Vargas Llosa querría que el catalán ‘hubiese desaparecido’, y sospecha que sus ‘oscuras intenciones’ podrían derivarse de ‘las investigaciones que sobre el Lazarillo de Tormes (Llàtzer de Tormos) y El Quijote (El Quixot) ha hecho Jordi Bilbeny, esclarecedor de la ya indiscutible catalanidad de Cristóbal Colón y de la trama castellana que le convirtió en un atrevido navegante genovés’…”

Un comentarista dejó en www.lagrancorrupcion.blogspot.com “et falta un bull amic”, te falta un hervor amigo… o sea, estás como una cabra. Tienen gracia insultando. Indiscutiblemente no lo he borrado, me gusta leerlo, y hasta puede que tenga razón… mi lector catalanista

Leer más...

A José Bono

Usted debería estar dando explicaciones ante Fiscalía y hete aquí que Fiscalía considera que he de ser yo quien haya de darlas. Una pérdida de tiempo y una forma de dilapidar el dinero del contribuyente. Es el mundo del revés.

Ni a usted, ni a ningún español, se le oculta que el ministerio fiscal depende jerárquicamente del Gobierno y que el Fiscal General del Estado es nombrado por el Gobierno, lo que convierte a Fiscalía en mera proyección del ejecutivo y no en instrumento independiente del Judicial. No es que nuestra Fiscalía esté politizada, ni que esa politización sea en el momento presente manifiestamente socialista, es que no puede ser de otra manera porque ese es su Estatuto.

Sólo esa tremenda perversión hace inteligible que la Fiscalía esté actuando como abogado defensor suyo y en vez de investigarle a usted, como sería lo lógico y lo pertinente, se dedique a perseguirme a mí a lo Dreyfuss por unas afirmaciones en las que, ante el cúmulo de indicios, ante sus clamorosos olvidos patrimoniales, ante su abrumadora acumulación de riqueza desde la política, ponía en duda su honradez y establecía que "la Fiscalía es ciega respecto al PSOE y el problema es que nadie va a investigar, no va a haber ningún fiscal en Castilla-La Mancha que investigue". El tiempo me ha dado la razón, incluso más allá de lo previsible, porque si bien la ceguera de la Fiscalía es manifiesta, usted la sirve de lazarillo y ella actúa a su dictado.

Porque de considerar usted que le había injuriado, lo cual es falso, y quedará en evidencia, lo razonable y lo justo, en mi opinión, es que usted hubiera contratado un abogado, de su bolsillo, y me hubiera presentado una querella. Pero usted ha seguido una senda tortuosa, situando a la Fiscalía en una posición de descrédito público.

Usted presentó un escrito el 12 de abril de 2010 al Fiscal General del Estado, que ha sido nombrado por el Gobierno de su partido, y que ha tenido actuaciones tan vergonzosas e hirientes para el Estado de Derecho como la sostenida durante todo el tiempo que duró la primera negociación (ahora estamos en la segunda), en la que Cándido Conde-Pumpido situó en entredicho el imperio de la Ley y dio vacaciones al Estado de Derecho. En ese escrito usted concluye aseverando que "una de las más vergonzosas formas de corrupción es difamar y poner en cuestión la honorabilidad de las personas honestas". Dejo al margen la insufrible estupidez buenista de la frase, sólo superada por aquello de que, en calidad de ministro de Defensa, usted estaba más dispuesto a morir que a matar. La corrupción, como tal, es enriquecerse utilizado el cargo público y lo demás son monsergas. La corrupción empobrece a las sociedades, estafa a los contribuyentes y deteriora la democracia.

Como era previsible, la Fiscalía, que depende orgánica y jerárquicamente del Gobierno de su partido, le ha hecho a usted caso en todo, no le ha investigado a usted ni lo más mínimo, faltaría, y se ha puesto a amedrentar a periodistas que, a la luz de los indicios, hemos dudado de su honradez (la honestidad se refiere a otras materias distintas de las económicas, aprenda usted vocabulario, por favor).

La Fiscalía, que depende orgánica y jerárquicamente del Gobierno de su partido, despacha por el artículo 33, por ejemplo, en contestación a los escritos presentados por el Partido Popular, las aseveraciones del constructor Francisco Hernando, El Pocero, de que, en una peculiar ´cultura de lo gratis´, usted no pagó un solo euro de las obras realizadas por su empresa Onde 2000 en la ostentosa Hípica Almenara, sino que le eran sufragadas por empresas anunciantes que, curiosamente, en gran número, habían tenido un inusitado interés en anunciarse, con tarifas elevadísimas, en su Hípica de usted, ¡dado el macroimpacto publicitario! Usted ni tan siquiera pagó los materiales. No puso un euro. Negocio redondo.

La Fiscalía podía, por ejemplo, haber solicitado a Hípica Almenara su contabilidad porque, a lo mejor, usted no ha puesto un euro en ninguna de las obras realizadas. Pues no. La Fiscalía simplemente indica que "tampoco han quedado acreditadas las imputaciones que se efectúan al denunciado (usted) en su relación con las actividades empresariales llevadas a cabo por el constructor Francisco Hernando. En cuanto a las obras que dicha persona realizó para la Hípica Almenara S.L. nunca la empresa que las realizó ha mantenido que existiera trato de favor en la ejecución de las mismas". Y "tampoco ha quedado demostrada actuación irregular alguna del denunciante respecto a las obras realizadas por dicho constructor en la localidad de Seseña". He conocido formas más elegantes y elaboradas de dar carpetazo. ¡Así actúa la Fiscalía española, orgánica y jerárquicamente dependiente del Gobierno del partido socialista!

Mire, señor Bono, a usted, en el fondo, la Fiscalía le ha hecho un flaco servicio, porque lejos de despejar dudas y sospechas sobre su honradez y el origen de la acumulación de su impresionante patrimonio, no ha hecho otra cosa que acrecentarlas. Sus explicaciones, señor Bono, no son convincentes, están llenas de lagunas y a usted no le salen las cuentas. Sólo la Fiscalía, que depende orgánica y jerárquicamente del Gobierno del partido socialista, cree en su honradez a pies juntillas.

Yo no, desde luego. A la luz de la magnífica investigación periodística llevada a cabo por el diario La Gaceta.

Y a su misma trayectoria. En 1980 usted declaraba a la prensa local llevar una vida austera y tener en los bancos 57.000 pesetas y por todo patrimonio un piso en Albacete, diez hectáreas en Salobre y un reloj marcha ´Chopar´, que "me regaló mi padre cuando me dieron el acta de diputado". Hasta el año 2000, tiene usted una proyección lógica. Declara ingresos de algo más de 17 millones de pesetas anuales, y la posesión de un piso en Toledo, casa en Olías del Rey y apartamento en Madrid, con un crédito hipotecario de 12.500.000 pesetas. Su entonces esposa cobraba 2.923.180 pesetas anuales como funcionaria del PSOE. El saldo medio en cuentas bancarias de ambos, en régimen de gananciales, era de 2.349.903 pesetas. Ahorros magros que no hacían presagiar su rápido enriquecimiento.

Desde ese momento, usted deja de pertenecer a la sufrida clase media para dar el salto a multimillonario. "Los Bono tienen seis millones (de euros) en patrimonio", titular del diario Público (2-5-2010), que, usted, con su frivolidad acostumbrada, no tildará de extremaderecha. Subtítulo: "Desde 2000 han adquirido 9 viviendas, un local y 16 hectáreas". Sobre esas hectáreas se eleva Hípica Almenara y el local es la impresionante sede de la joyería Tous que usted, a nombre de su hija pequeña, tiene en Albacete. Desde que usted pasó el Rubicón para nadar en la abundancia, usted y su familia se han dotado de un entramado de empresas: Hípica Almenara SL, Familiares Saja y Attack 84.

A la Fiscalía le parece todo normal, pero a mí no, para nada, y estoy seguro de que tampoco a la mayoría de los españoles, y de los castellano-manchegos.

Cuando usted ha sido presidente de una autonomía en la que uno de sus hombres de confianza, el señor Hernández-Moltó, ha abierto en Caja Castilla-La Mancha un agujero descomunal que se nos ha obligado a rellenar a todos los contribuyentes españoles, o cuando se han perpetrado, con el notorio favor político, negocios tan ruinosos como el aeropuerto de Ciudad Real; cuando usted montó en falso un escándalo con las subvenciones del lino, arruinando a sus agricultores, no se está para pedir explicaciones, sino para darlas; se está para abandonar la vida pública, que es lo que debería hacer, porque lleva usted mucho tiempo sobrando en ella.

A usted le han ido muy bien las cosas, la verdad, mientras su partido se ha dedicado a arruinar a los españoles y a los castellano-manchegos; usted nada en la abundancia, mientras su partido ha llenado las listas de paro y los comedores sociales.

Usted, además, ha cometido y está cometiendo un error de diagnóstico. Usted demuestra tener una pérdida completa del sentido de la realidad. Usted, señor Bono, ya no tiene capacidad de controlar la situación, que hace tiempo le desbordó. Su cacicato prepotente ha muerto. Usted es un cadáver político, como el conjunto del partido socialista y el 28 de noviembre en las elecciones catalanas se abrirá paso esa evidencia, que es ya un clamor en las calles de España, en boca de ciudadanos a los que su partido ha llevado a la angustia y al borde de la indigencia. Usted está amortizado. Usted pertenece al pasado.

Usted podía haber disfrutado de su exuberante patrimonio abandonando discretamente la escena, pero lo ha querido todo y eso le ha perdido. Y usted lo sabe. Usted no va poder mantener al dictado y bajo su influencia a los poderes del Estado, porque va perder el poder. ¿Por quién suenan las campanas? Por usted, señor Bono. Y por otros como usted.

Señor Bono, usted no va poder tener a su servicio la Fiscalía por mucho tiempo más. Pero, en su fatua arrogancia, ha prestado usted un importante servicio a la causa de la libertad en España. Usted ha ido contra la libertad de expresión, mas forzando a la Fiscalía a ponerse en evidencia ha dejado claro que es imprescindible una regeneración profunda del Estatuto del ministerio fiscal, que lo ponga al servicio de los ciudadanos –quienes, por cierto, pagamos los sueldos de los fiscales con nuestros impuestos- y no al del poder político, que sirva para perseguir la arbitrariedad de los poderosos y no para protegerlos.

Usted, por decirlo muy caritativamente, es un tipo muy peculiar de católico que vota a favor del aborto. Pues recuerde que, como indica el Evangelio, todo secreto será desvelado.

Ya le anuncio que se ultima una querella contra usted.

Usted, señor Bono, no se va a ir de rositas.

Leer más...

LOS GUERRISTAS VUELVEN AL PRIMER PLANO CON TOMÁS GÓMEZ

Matilde Fernández: “Blanco y Rubalcaba siempre han tenido fama de ser un poco zascandiles”.

Matilde Fernández: “Blanco y Rubalcaba siempre han tenido fama de ser un poco zascandiles”

Matilde Fernández conversa con José Luis Rodríguez Zapatero en el Congreso (EFE). @Daniel Forcada.-

Alfonso Guerra y sus viejos seguidores han encontrado en Tomás Gómez la coartada perfecta para perpetrar su último motín. Guerristas como la ex ministra de Asuntos Sociales Matilde Fernández y otros compañeros de batalla, como Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Juan Barranco o Joaquín Leguina, han recobrado en los últimos días el protagonismo perdido desde la llegada al poder de Rodríguez Zapatero. Y en este sentido, Guerra no ha tardado mucho en subirse al carro del de Parla y en recalcar que todos los que apoyaron a la “señorita Trini”, es decir, Blanco, Rubalcaba y, por supuesto, el propio presidente, han sufrido una derrota.

“Vivimos tiempos distintos en los que el partido ya no tiene etiquetas personales”, afirma, sin embargo, la propia Fernández, senadora y diputada de la Asamblea regional de la Comunidad de Madrid, para negar que este episodio suponga la vuelta del guerrismo. “Lo que pasa es que toda la gente que hemos estado siempre en la izquierda del partido hemos apostado por la persona que defendía un modelo de partido y que ha trabajado durante tres años para ganarse el respeto de todos los militantes”.

Una batalla interna de la que el número dos del PSOE, José Blanco, y el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, han salido escaldados. Sobre este último, la ex ministra reprocha sus desafortunadas amenazas a Gómez, a quien advirtió que decir 'no' al presidente tendría consecuencias. “Por desgracia”, explica, “será conocido y recordado por esa frase tan torpe, injusta e irresponsable. Ambos compañeros siempre han tenido fama de ser un poco zascandiles, pero no tengo ningún dato para decir que apoyaban a Trinidad Jiménez porque estaban en una operación determinada de diseñar el poszapaterismo”, explica.

“Que una persona como Gómez haya tenido éxito no quiere decir que vaya a haber cambios en el conjunto de la organización”, añade, para explicar que el auge del secretario general del PSM no hay que entenderlo como la aparición de un posible sucesor. “No creo que un socialista tenga que configurarse como líder político en oposición a otro compañero. Tomás es un hombre que está hablando de medidas que hay que hacer en política económica y social, y eso no debe ir en contra de un compañero que sea presidente o secretario general en otra comunidad autónoma ni, desde luego, debe ir en contra del presidente del Gobierno y secretario general del partido”.

Zapatero como candidato

Algo a lo que sí juegan otros de sus compañeros del PSOE, que ahora ven el futuro del partido “más abierto que nunca” y con la incógnita sin resolver de si Rodríguez Zapatero optara a una tercera legislatura. Posibilidad que rechazan algunos barones socialistas como José María Barreda, presidente de la Junta de Castilla La Mancha, quien se ha declarado partidario de limitar a dos el número de mandatos.

Para la senadora, la respuesta es sencilla: “No encuentro motivos para que no pueda ser nuestro candidato. Un dirigente político tarda en hacerse. Y aquel al que llamaban Bambi hoy es un ciervo, fuerte de piernas y patas, y con buena cornamenta, una persona hecha y derecha como hombre de Estado. Lo que tendremos que hacer es una campaña en la que, haciendo frente a la dureza de la crisis, expliquemos que Zapatero lo va a saber hacer mucho mejor que otro que ha estado fuera y sin proponer absolutamente nada”.

Para ello, asegura, deberán trabajar “en serio” para que no ocurra en España como en otros países, en los que los ciudadanos han hecho pagar a sus gobiernos los platos rotos de la crisis. “De aquí a 2012 hay mucho tiempo y es absurdo que la gente esté cultivando la desestabilización de un Gobierno cuando éste está volcado en resolver la crisis. Yo no juego a eso, sino a apoyar a mi Gobierno”.

“Guerra se confunde muy poco”

Matilde Fernández, la señora del guerrismo por excelencia y candidata que rivalizó con Zapatero por el control del PSOE en el 35 Congreso Federal, no ve las polémicas declaraciones de Guerra como algo denigrante para la “señorita Trini”. “A Guerra le va a pasar como al Cid, que aún después de muerto, seguirán yendo tras él”, explica. “Es una persona que se confunde muy poco. Lo que dice tiene retranca, pero aquí ha habido algunos que se han molestado con sus palabras, porque les parecía que estaba haciendo una intervención de género cuando es una reflexión de clase”.
Leer más...