ETA pensó en sustituir a Otegi tras la pelea por el poder en el verano de 2009

El entonces líder de la izquierda 'abertzale' llegó a amenazar a la cúpula etarra con no volver a reunirse con ellos · El intento finalizó sin resultado porque los terroristas no encontraron a nadie con carisma

Europa Press / San Sebastián | Actualizado 02.08.2010 - 18:44
zoom

Otegi, cuando aún era dirigente de la ahora ilegalizada Batasuna.

La banda terrorista ETA se planteó dar por amortizado a Arnaldo Otegi y sustituirle por otro después de que éste disputara el liderazgo a ETA dentro de la izquierda abertzale a finales del verano pasado. No obstante, no se atrevió a dar este paso por la influencia que tiene entre las bases y porque tampoco tenía un recambio claro. Durante su último encuentro en Francia, Otegi les dijo que no volvería a reunirse con ellos y éstos contemplaron destituciones.

Las diferencias entre la organización terrorista y la izquierda abertzale comenzaron en el año 2006, cuando ETA obligó a Batasuna a mostrar su negativa al documento que habían estado negociando en las conversaciones de Loyola con el PNV y los socialistas vascos, y con la ruptura de la tregua. En aquel momento, la izquierda abertzale asumió la decisión impuesta por ETA, aunque no la compartía.

A esto hay que sumar la discusión interna de ETA que tiene su origen en las graves diferencias que se plasmaban en el Zuba -órgano de dirección de la banda- entre Francisco Javier López Peña Thierry y Garikoitz Azpiazu, Txeroki. Según expertos en la lucha antiterrorista, en aquel momento todas las votaciones las ganaba la línea que marcaba López Peña y, por eso, Txeroki acabó por no ir a las reuniones de la dirección de la banda. No obstante, ambos daban órdenes por separado a la izquierda abertzale, provocando un enfrentamiento sin precedentes en el que, incluso, llegaron a expulsarse mutuamente de la banda.

Este enfrentamiento sólo pudo ser sofocado cuando las Fuerzas de Seguridad detuvieron en mayo de 2008 en Burdeos a Thierry y a sus hombres de confianza dentro de la Zuba, Ainhoa Ozaeta e Igor Suberbiola. Esta operación despejó el terreno a Txeroki y a sus partidarios, entre los que se encontraba el último jefe de la banda detenido, Mikel Karrera Sarobe, el único de aquel comité que aún permanecía en libertad.

Con Txeroki al frente de la organización criminal y con la salida de Otegi de prisión en agosto de 2008, el histórico dirigente batasuno estuvo trabajándose las bases de la izquierda abertzale con el objetivo de recomponer la cúpula de Batasuna a las órdenes de ETA, conocido como la estrategia Bateragune. Al tiempo, seguía manteniendo reuniones con la dirección de la banda, tal como refleja el auto dictado por el juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón.

En el último de estos encuentros, que tuvo lugar el 21 de julio de 2009 -al menos el último documentado en el sumario del Bateragune- en Francia, las discrepancias desembocaron en una discusión y Otegi transmitió a la banda que no tenía intención de tener más reuniones con ellos. De esta forma se concretaba la pelea por el poder en la izquierda abertzale: por un lado Otegi y los posibilistas que dicen apostar por las vías políticas y sin injerencias de ETA y, por otro, la banda que no quiere perder el control del brazo político.

A pesar de que poco después de este último encuentro la organización terrorista se planteó cambiar a Arnaldo Otegi, dejarle amortizado y buscar a un sustituto de plena confianza para la dirección etarra, esta reflexión no llegó a materializarse porque no encontraron apoyo en las bases y tampoco veían con claridad quién podía ser el sustituto de éste.

Leer más...

Pedreira 'negocia' hoy con los abogados de Gürtel la nulidad de las escuchas de Garzón.

@C.Guindal .- 02/08/2010 (06:00h)

Pedreira 'negocia' hoy con los abogados de Gürtel la nulidad de las escuchas de Garzón

Foto de archivo del magistrado Antonio Pedreira (EFE).

Las escuchas telefónicas acordadas por Baltasar Garzón durante la instrucción del ‘caso Gürtel’ comienzan a traer cola. El primer juez que inició está investigación ordenó la intervención de las comunicaciones entre los tres cabecillas de la trama y sus abogados en la madrileña cárcel de Soto del Real. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid aceptó la competencia de la parte madrileña del caso y a raíz de ahí declararon nulas estás escuchas al haber vulnerado el derecho de defensa.

El juez que instruye ahora la causa, Antonio Pedreira, ha citado para hoy a los tres abogados de Francisco Correa, Pablo Crespo y Antoine Sánchez para que decidan que diligencias llevadas a cabo tras las escuchas quieren que se declaren nulas. En su escrito de citación el magistrado explica que se llevará a cabo una "audición reservada de la totalidad de las conversaciones grabadas" entre letrados y defendidos, y un examen de la pieza separada que Pedreira abrió con las que fueron mantenidas por éstos en prisión y que luego fueron anuladas.

Una vez que la Sala de lo Civil y Penal del TSJM declararon nulas las intervenciones, tras la denuncia de varios letrados del caso, ahora partes de la investigación se pueden ver mermadas. Todas las pesquisas realizadas en base a estas escuchas podrán ser anuladas, es decir, no servirán en ningún caso como prueba en el juicio. Entre las grabaciones anuladas se encuentran algunas conversaciones sobre el desvío de fondos a paraísos fiscales y otras relacionadas con la presunta financiación ilegal del PP en Galicia.

Garzón ordenó la intervención de estas escuchas tras la sospecha de que el abogado de Crespo, José Antonio López Rubal, formaba parte del entramado. Su cliente le encargó mandar parte del dinero defraudado a algunos países como Suiza y la ejecución de estos fondos. Crespo, mano derecha del presunto cabecilla de la trama de corrupción Francisco Correa, también alertó a su abogado defensor de unas cuentas sin justificar en el PP gallego entre 1996 y 1999.

Por estas escuchas, que supusieron la imputación de López Rubal, Garzón está ahora siendo investigado en el Tribunal Supremo por los delitos de prevaricación y cohecho. Precisamente, el juez que instruye la causa en el Alto Tribunal aplazó durante un mes más el secreto de sumario de esta investigación. El pasado mayo, el magistrado, que se encuentra suspendido de sus funciones por otra causa que tiene abierta en el Supremo, fue a declarar en calidad de imputado. Defendió la legalidad de las intervenciones con el apoyo de la Fiscalía, que no le acusa en ninguno de los tres casos que tiene abiertos.

Las escuchas de Garzón también van a ser examinadas en el TSJ de Valencia este agosto. El juez que instruye la causa de los trajes, en la que se investiga, entre otros, al presidente de la Generalitat, Francisco Camps, ha reservado varios días para que las acusaciones y defensas escuchen íntegramente las conversaciones intervenidas. En algunas de ellas, Camps manifiesta su afecto por Álvaro Pérez, ‘El Bigotes’, mano derecha de Correa en Valencia, y éste expresa su agradecimiento por lo mucho que le había ayudado desde que se estableció en la Comunidad con su empresa “Orange Market”.

Leer más...