DE LA VEGA TAMBIÉN FRENÓ LAS PESQUISAS

Felipe González paró los pies a Zapatero y abortó su investigación sobre el patrimonio de Bono

Felipe González paró los pies a Zapatero y abortó su investigación sobre el patrimonio de Bono

Foto de archivo de Felipe González y José Bono durante el 37 Congreso Federal del PSOE (EFE).

@José L. Lobo / Alberto Mendoza.- 22/06/2010 (06:00h)

El ex presidente del Gobierno Felipe González intervino personalmente para parar los pies a José Luis Rodríguez Zapatero y abortar la investigación interna que el ahora líder socialista ordenó abrir en la primavera de 2000, cuando lideraba la corriente Nueva Vía, sobre el ya entonces considerable patrimonio personal de José Bono, su principal rival en la disputa por ocupar el cargo de secretario general del PSOE que dejó vacante Joaquín Almunia tras el descalabro electoral de aquel año, cuando el PP de José María Aznar alcanzó la mayoría absoluta.

"¿Con qué derecho se creía Zapatero, que era un simple diputado casi desconocido, a investigar al presidente de Castilla-La Mancha por su cuenta, sin informar al partido y utilizando a varios asesores del Grupo Parlamentario en su beneficio y en contra de otro compañero?", se preguntan las fuentes consultadas por El Confidencial, muy cercanas al PSOE castellanomanchego y a la ya desaparecida corriente Nueva Vía, la plataforma impulsada en 2000 por Zapatero, Jesús Caldera y otros jóvenes dirigentes socialistas de la época, entre ellos los ex ministros Juan Fernando López Aguilar y Jordi Sevilla o la actual titular de Sanidad, Trinidad Jiménez, para hacerse con las riendas del partido.

Es muy probable que González se hiciera esa misma pregunta, porque, según las fuentes consultadas, en cuanto tuvo conocimiento de la subrepticia maniobra de Zapatero dio un puñetazo sobre la mesa y frenó en seco los planes del entonces joven diputado socialista y su equipo para confirmar, como sospechaban, si el notable incremento patrimonial de Bono tenía un origen irregular.

Vacío de poder

El ex presidente del Gobierno no ocupaba por aquella época ningún cargo orgánico en el PSOE -había dejado la política activa en 1997-, pero su autoridad y ascendencia sobre los socialistas seguían siendo considerables, sobre todo en un momento de vacío de poder en el partido: tras la derrota de Almunia en las urnas se nombró una comisión gestora, presidida por Manuel Chaves, hasta que el 35º Congreso Federal, celebrado en julio de 2000, eligió como nuevo secretario general a Zapatero, que se impuso a Bono por un estrechísimo margen de sólo nueve votos.

"No sabemos con certeza cómo se enteró González de las intenciones de Zapatero, aunque era prácticamente imposible que el secreto se mantuviera durante mucho tiempo, porque estaba utilizando a cuatro asesores del Grupo Parlamentario para husmear en los trapos sucios de Bono", añaden las mismas fuentes, que apuntan como muy probable la hipótesis de que Trinidad Jiménez, uno de los rostros más visibles de Nueva Vía y estrechamente vinculada al ex presidente del Gobierno, confesara a éste los planes de Zapatero.

El caso es que González, según las fuentes consultadas, puso los hechos en conocimiento de Chaves y de María Teresa Fernández de la Vega, entonces secretaria general del Grupo Parlamentario Socialista y número dos en el Congreso. Ésta llamó al orden a Zapatero y Caldera -que en aquella época ejercía de portavoz en la Comisión de Fomento- y puso fin abruptamente a la investigación sobre el patrimonio de Bono, dirigida por el asesor parlamentario del PSOE Julio Pérez Sanz, un fontanero que había sido jefe de Gabinete de Bono en la Presidencia de Castilla-La Mancha y que contó para sus pesquisas con la colaboración de otros tres asesores del partido.

Pérez Sanz, íntimo amigo de Caldera, se incorporó cuatro años más tarde al equipo de éste, como jefe de su Gabinete, cuando fue nombrado ministro de Trabajo en el primer Gobierno de Zapatero. Y en 2008, tras la defenestración de Caldera, el fontanero socialista pasó a desempeñar el mismo cargo con el actual responsable de ese departamento, Celestino Corbacho.

Leer más...
relacionadas con la investigación sobre una red de prostitución

El ex subdelegado en Lugo, "tranquilo" pese a aparecer en grabaciones de la Operación Carioca.

Delega en los tribunales aclarar "la situación" tras conocerse que habría intervenido para retrasar la deportación de una extranjera

LUGO, 21 Jun. (EUROPA PRESS)

El ex subdelegado del Gobierno en Lugo Jesús Otero se confesó hoy "absolutamente tranquilo", pese a que aparece en las grabaciones telefónicas relacionadas con la Operación Carioca, que investiga una red de prostitución ilegal en esa provincia, con una conversación en la que supuestamente intentó retrasar la expulsión del país de una mujer extranjera.

"Yo no tengo nada que comentar, ni nada que añadir, simplemente que estoy con la misma tranquilidad y la misma conciencia tranquila de siempre", aseveró en declaraciones a Europa Press a raíz de que la Cadena Ser haya desvelado que llamó, en mayo de 2009, a la brigada de extranjería para pedir a los agentes que retrasaran la expulsión de una supuesta prostituta.

Por aquella fecha, Jesús Otero ya no era subdelegado del Gobierno en Lugo, puesto que se vio forzado a dimitir el 6 de marzo de 2009, tras ser imputado en la investigación judicial sobre irregularidades en la Jefatura de Tráfico de Lugo consistentes en la supuesta retirada de sanciones.

En la conversación intervenida por orden judicial y que figura en el sumario de la Operación Carioca que aún está bajo secreto, Jesús Otero dice que la prostituta por la que pregunta "es la moza de un concejal de Monterroso que es del Opus" y que "quiere casar al rapaz con la rapaza esta".

Según la Ser, el agente habla entonces con un compañero que le asegura que esta mujer ya tiene vuelo para ser deportada y le aclara que con quien se iría a casar es con un empresario de la construcción que tiene familia en Monterroso --de donde es natural el ex subdelegado del Gobierno en Lugo-- y no con un concejal.

"ACLARAR LA SITUACIÓN"

Jesús Otero aseguró que está "absolutamente tranquilo" y subrayó que, "al final, serán los tribunales de justicia los que aclaren la situación". Además, dijo que desconoce exactamente de "lo que se habla", porque no ha escuchado la radio. "Lo único que sé es lo que me llega de la gente que me llama, pero sigo con la misma tranquilidad y el mismo espíritu de siempre", afirmó.

No obstante, el ex subdelegado del Gobierno en Lugo también explicó que de quien hablaba en esa conversación era de un "ex alumno" suyo "hijo de un concejal" en Monterroso --municipio lucense de donde él es natural-- y que finalmente se casó con la mujer en Colombia, de donde ella era originaria.

La Operación Carioca, que instruye la titular del Juzgado Número Uno de Lugo, Pilar de Lara Cifuentes, investiga una supuesta red de prostitución ilegal en Lugo y a raíz de la misma se encuentran imputados medio centenar de personas y hay siete detenidos, entre ellos un cabo de la Guardia Civil y un inspector de la Policía Local.

El ex subdelegado del Gobierno ya prestó declaración como imputado por la Operación Carioca el 30 de abril de este año, supuestamente por omisión del deber de perseguir un delito en función de la responsabilidad jerárquica que ejercía sobre agentes de la Guardia Civil, también imputados en este mismo caso, y como máximo responsable de la concesión de permisos de residencia que se tramitaban desde los servicios de extranjería en Lugo.

Leer más...

ESTO PINTA MUY MAL

Posted: 20 Jun 2010 08:14 PM PDT

Me gustaría no tener que escribir sobre estas cosas; y, además, quisiera estar equivocada. Daría cualquier cosa porque ninguna de mis reflexiones de estos últimos días sobre lo que los socialistas vascos, el Gobierno Vasco y el Gobierno de la Nación (con el conocimiento/pasividad/consentimiento o lo que sea de otros) no fuera otra cosa que prejuicios, errores de apreciación o miedos infundados.

Pero hoy por hoy creo que algo muy turbio se está tramando entre el Gobierno y ETA. Algo muy desasosegante se vislumbra en todas las actuaciones que dispararon la alerta roja empezaron cuando supimos que había desaparecido el killer en Irlanda y cuando mandaron a casa a Díez Usabiaga.

La huída de la justicia del killer, de Juana Chaos, por sí sola no sería más que un error por el que alguien debe asumir responsabilidades. Pero sumado a la puesta en libertad del ideólogo de ETA (eso sostenía Garzón en su auto de prisión y nadie lo ha desmentido, ni siquiera la Audiencia Nacional al confirmar el auto de excarcelación dictado por el mismo juez) hizo que se nos encendieran las alarmas. Después, o a la vez, empezó a hablar Eguiguren. Esas declaraciones (en las que afirmaba, por ejemplo, que Batasuna nos iba a traer la paz) fueron sucedidas por tibios correctivos en boca de dirigentes socialistas y gubernamentales; y por una “aclaración” del PSE al PP que Basagoiti confesó le dejaba satisfecho. Más alarma.

Días más tarde Eguiguren dio un paso más: lo que habían sido declaraciones a una cadena de televisión se convirtió en un documento en el que recomendaba al Gobierno Vasco, al Gobierno de la Nación, al Partido Socialista de Euskadi y al Partido Popular que hicieran lo necesario para acoger a Batasuna/ETA en las instituciones .En ese documento, fiel a su conocida posición, (esa que hizo que Zapatero le nombrara el negociador en la primera legislatura) Eguiguren proclama que el Gobierno Vasco no tiene nada que hacer para el fin de ETA y que son López y Basagoiti los que tienen que actuar como interlocutores para” traer la paz” a Euskadi, que esto es un tema de vascos y que sobran los demás.

Es tremendo; pero lo peor es que no ha pasado nada. Nadie ha alzado la voz ante semejante afirmación de que ETA es un problema de los vascos y sólo a nosotros nos compete decidir qué hacemos con ellos; nadie ha rebatido la pretensión de Eguiguren de tratar a los terroristas vascos como una cuadrilla de malos chicos (pero nuestros) a los que son sus padres (al parecer, Basagoiti y López) los únicos que pueden castigar o perdonar. Los pocos que han hablado se han limitado a decir que no están de acuerdo con que desmarcarse no es suficiente, que son ellos los que tienen que cruzar el puente… Como si acabar con ETA no fuera la asignatura pendiente del Estado de Derecho, de la democracia española. Como si ETA fuera un problema de los vascos… Por cierto, es el mismo discurso que hacían los lehendakaris nacionalistas que precedieron a López: que los demás españoles acepten lo que decidan los vascos. Como si ETA no pretendiera la aniquilación total de la sociedad plural y democrática que define y ampara la Constitución Española…

Basagoiti ha dicho que si es verdad que los socialistas están en eso, que no cuenten con ellos; y se ha quedado tan ancho. Rubalcaba ha dicho que Eguiguren se equivoca en esta ocasión (parece que cuando les llevó por el mismo camino la vez anterior no se equivocaba…). Ares ha dicho que van a seguir persiguiendo a los terroristas (faltaría más, ahora que la ertzaintza le ha cogido el truquillo…). Y López dijo el viernes que la política antiterrorista del Gobierno la marca é; y al día siguiente, sábado, en el homenaje a Puellos, el policía nacional asesinado ahora hace un año, dedicó su arenga a pedir a Batasuna que se sume a los demócratas… Sí, como lo oyen: delante de las víctimas se puso a hacer un llamamiento a los victimarios para que se mezclen con los demócratas; nada de dirigirse a ellos para recordarles que les perseguirán hasta ponerles a disposición de la justicia; nada de recordar que Batasuna y ETA la misma cosa son… No, llamamiento a Batasuna/ETA para que se sumen a los buenos. ¡! Qué asco !!. Me recordó a sus antecesores en el cargo, a los lehendakaris nacionalistas que siempre hacían ese mismo discurso. Qué ocasión perdida para demostrar que, efectivamente, la política antiterrorista la marca él…; y sobre todo, qué ocasión perdida para demostrar que esa política antiterrorista no es la que preconiza Eguiguren…

Que nadie se llame a engaño: se repite la historia de la pasada legislatura. Ahora no tenemos un lehendakari como Ibarretxe recorriendo el mundo con su “plan”; pero aquí se sigue defendiendo “el plan”, “el plan de paz” en el que nos metió Zapatero en su primera legislatura. Insisto: que nadie se llame a engaño porque Eguiguren no es un outsider del socialismo español y vasco; Eguiguren es el hombre encargado por Zapatero para diseñar la política de negociación con ETA; Eguiguren es el estratega del PSE, el que manda políticamente en ese partido. Por si tienen alguna duda piensen en lo que les voy a decir: ETA sólo admite como interlocutor a quien tiene algo que darle; y lo que ETA exige sólo se lo puede dar (si le dejamos) el Gobierno de la Nación. O sea, ETA sabe bien que Eguiguren/Zapatero/López son tres hombres y un destino.

Queda por despejar el papel que juega en todo esto el PP vasco, y particularmente su presidente, Antonio Basagoiti. Resulta difícil de creer que el PSE se lance a esta negociación sin temer las consecuencias que tendría para la estabilidad del Gobierno Vasco, puesto que el PP es pieza imprescindible para que Patxi siga siendo lehendakari. ¿De verdad el PP vasco no puede hacer nada más que lo que hacen para evitar que se produzcan estos hechos?

Pero lo que es indiscutible es que el partido socialista ha aprendido la lección de la negociación fallida. Zapatero quería el final dialogado, estaba dispuesto a ofrecérselo a ETA. Y ETA lleva toda su vida asesinando para eso, para doblegar al Estado, para obligarle a reconocer que los terroristas “tenían sus razones”, como hemos escuchado alguna vez de boca de dirigentes socialistas. Recuerden que Zapatero llegó a conseguir que Garzón se sumara a su causa, desdiciéndose de forma vergonzosa del auto que él mismo dictó y con el que conseguimos que los tribunales españoles y europeos sentenciaran que Batasuna forma parte de la organización terrorista ETA.

Pero la sociedad española no siguió la estrategia diseñada por Zapatero y “su plan” falló: La estrategia del “pacificador” al que ETA convenció de que podía ser Nobel de la Paz (recuerden las adulaciones de Otegui) fracasó porque algunos nos opusimos desde el primer momento, incluso siendo miembros o estando cerca del partido que diseñó el plan de rendición; porque el PP se enfrentó y se mantuvo firme a pesar de todas las descalificaciones que le llovieron; y, de forma principal, porque las víctimas nos sacaron a la calle. Eso fue lo que imposibilitó que Zapatero y ETA pudieran culminar su plan.

Leer más...