La esposa de Bono, su hija Amelia y el piso en las afueras de Madrid.

La Gaceta

Amelia no trabajaba cuando compró esta casa en una exclusiva zona de Madrid

La hija de Bono se compró un ático de 631.062 euros con sólo 24 años

En el momento de la venta pudo hacer frente al pago de 233.919 euros en efectivo

Juan E. Pflüger, 01 de junio de 2010 a las 08:42
Es un piso de 130,79 metros cuadrados y 34 de terraza en una urbanización de lujo de las afueras de Madrid
José Bono con su mujer y su hija./>

José Bono con su mujer y su hija.

  • José Bono con su mujer y su hija.

El ático fue comprado en 2005, cuando Amelia Bono tenía 24 años. En la actualidad trabaja con su madre, Ana Rodríguez Mosquera, en la gestión de las tiendas Tous. En la declaración de bienes e ingresos que hizo José Bono ante la Fiscalía, el presidente del Congreso aseguraba que su hija había tenido unos ingresos brutos de 32.159 euros.

Sin embargo, esa cantidad hacía referencia a 2008. En 2005, cuando se escritura la compra de este ático de 130,79 metros cuadrados más 30 de terraza, la joven Amelia Bono pudo liquidar 233.919,20 euros del precio total del inmueble. Hoy carga con una hipoteca de 450.759 euros.

ADQUIRIDO EN 2005

Amelia Bono Rodríguez, la hija mayor del presidente del Congreso de los Diputados, adquirió en noviembre de 2005 un ático en Aravaca. Es un piso de 130,79 metros cuadrados y 34 de terraza en una urbanización de lujo de las afueras de Madrid. Cuando la joven abogada compró esta casa tenía 24 años y todavía no había comenzado a trabajar.

En enero de ese año había constituido la sociedad Bluni Toledo SL, una empresa dedicada al diseño de moda que fue creada con un capital de 3.100 euros y que no registra actividad aparente. También es, desde 2007, administradora dela sociedad Ópalo 81, que gestiona el local propiedad de su hermana pequeña, Sofía, de 10 años.

Anteriormente pertenecía a la esposa de José Bono y se encuentra en el centro comercial calle Ancha de Albacete. En esta zona comercial, la familia Bono Rodríguez posee el único espacio en propiedad, puesto que la empresa que la gestiona solamente alquila sus establecimientos. La sociedad Ópalo 81 perdió 27.671 euros en 2008. Como el resto de los hermanos, es propietaria de una participación del 5% de Hípica Almenara, una sociedad que en su último ejercicio declarado dio unos beneficios de316.100 euros, pero que no reparte dividendos entre sus propietarios.

SIN TRABAJO PERO CON CRÉDITO

Pese a no tener en apariencia ingresos suficientes en 2005, no encontró ningún problema para acceder a la financiación necesaria para hacerse con la propiedad de este ático. Lo hizo por un precio de 631.062,76 euros, que es la cantidad en la que ha escriturado la vivienda. La joven no desembolsó el total del dinero en un único pago, sino que –como viene siendo habitual en las compraventas realizadas por la familia– dividió el mismo en varias partes. Según recoge la nota registral, a la que ha tenido acceso La Gaceta, 60.000 euros fueron pagados antes de la escritura.

Del resto, 172.991 euros se abonaron a los vendedores mediante un cheque bancario del que se desconoce el titular de la cuenta, pero perteneciente a la entidad Bancaja. Un total de 928,20 euros fueron entregados en efectivo durante la firma de la escritura. El resto de la cantidad se financió mediante la subrogación de la nueva propietaria a la hipoteca de los anteriores dueños, que ascendía a 397.143,56 euros. Posteriormente, la joven amplió la hipoteca a la que tenía que hacer frente hasta la cantidad de 450.759 euros.

Nuevamente concedida por Bancaja, pese a no tener ingresos fijos conocidos derivados de su actividad profesional porque fue otorgada antes del inicio de sus trabajos de representación de Tous, labor que ejerce con su madre. El notario ante el que se firmó este documento fue Miguel García Gil, habitual en las transacciones que realiza el promotor Rafael Santamaría. Como el resto de sus hermanos, Amelia forma parte del accionariado de las empresas familiares Saja e Hípica Almenara. En concreto, tiene el 12% de la primera y el 5% de la segunda. En la declaración hecha pública por el presidente del Congreso de los Diputados, confirmaba que su hija mayor tenía un piso en propiedad, aunque no informaba de su valor. También explicaba que en 2008 los ingresos brutos de su hija Amelia habían ascendido a un total de 32.159 euros.

OPULENTA DEPENDIENTE

En la actualidad, y siempre según lo declarado por José Bono y su esposa, la actividad laboral de la mayor de sus hijas se centra en ayudar a su madre en Tous. Se da la casualidad de que la segunda habitación cuya decoración pagó el
empresario Rafael Santamaría, propietario de Reyal Urbis, en la residencia de los Bono en Olías del Rey (Toledo) pertenece a Amelia, hija mayor del matrimonio. Un pago que el presidente del Congreso nunca ha explicado, ya que se centra en el de la habitación de su hija menor Sofía, ahijada de la esposa del empresario.

BURBUJA INMOBILIARIA

El ático, comprado por Amelia en pleno apogeo de la burbuja inmobiliaria, fue un caso excepcional de contención del precio. La primera escritura, tras la construcción del inmueble, recoge un precio total de 469.991,47 euros, que fueron abonados por sus primeros propietarios. Cuando éstos decidieron ponerla en venta no debieron seguir la evolución del mercado. Fijaron como precio un valor que apenas incrementaba en un 30% el precio que ellos habían pagado casi cuatro años antes.

Es decir, que mientras para el resto de los compradores de vivienda la subida media anual superaba el 15%, para la hija del dirigente socialista el aumento de precio fue de la mitad. A ctualmente una planta baja en la misma urbanización está en venta por 1,25 millones de euros. Es decir, en cinco años y pese a la crisis del sector que ha hecho caer los precios de las casas en los dos últimos años, la propiedad de la hija del presidente del Congreso de los Diputados ha duplicado el suyo.

Originalmente publicada en La Gaceta.

Leer más...

POR LA MACROESTAFA DE FÓRUM FILATÉLICO, INTERVENIDA JUDICIALMENTE EN 2006

Garzón ralentizó una investigación sobre BBVA y La Caixa tras pedirles dinero para sus cursos.

@José L. Lobo.- 01/06/2010 (06:00h)

Garzón ralentizó una investigación sobre BBVA y La Caixa tras pedirles dinero para sus cursos

El juez Baltasar Garzón (EFE).

Baltasar Garzón ralentizó una investigación para saber si La Caixa y BBVA vulneraron la orden judicial de embargo de las cuentas de Fórum Filatélico después de haber pedido fondos a ambas entidades bancarias para financiar sus cursos en la Universidad de Nueva York. Finalmente, el juez ahora suspendido abrió una pieza separada para indagar si aquéllas respetaron el bloqueo, pero lo hizo a instancias de la Fiscalía Anticorrupción y nueve meses después de la denuncia formulada por los administradores concursales de Fórum Filatélico, intervenida en mayo de 2006 tras una macroestafa que afectó a más de 200.000 ahorradores y dejó un agujero patrimonial de casi 3.000 millones de euros.

Garzón obtuvo en 2005 fondos del BBVA -y también de Cepsa, Telefónica, Endesa y Caixa Catalunya- para un seminario sobre terrorismo que dirigió en el Centro de Derecho y Seguridad de la Universidad de Nueva York durante el permiso por estudios que le concedió el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para una estancia académica de 15 meses en Estados Unidos. Un año después, en 2006, el juez también consiguió financiación de La Caixa para un seminario sobre derechos humanos en Iberoamérica organizado por el Centro Rey Juan Carlos de la Universidad de Nueva York y celebrado en 2007 en la Casa de América de Madrid.

El primer informe de gestión de los administradores concursales de Fórum Filatélico, elaborado el 29 de diciembre de 2006, advertía que La Caixa y BBVA "no respetaron la orden de bloqueo dispuesta por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional", cuyo titular era entonces Garzón. "Estas dos entidades", añadía el informe, "han practicado cargos por importe de 3,7 y 1,8 millones de euros en las cuentas corrientes de Fórum Filatélico después del 9 de mayo de 2006", fecha en la que se intervino la sociedad y se decretó el embargo de todas sus cuentas.

Diez meses de silencio

Garzón, sin embargo, no investigó la denuncia de los administradores concursales, nombrados por el Juzgado Mercantil número 7 de Madrid, hasta 10 meses más tarde, después de que la Fiscalía Anticorrupción reclamara al juez la apertura de una pieza separada del sumario principal que instruía el propio Garzón. Éste, finalmente, decidió indagar si La Caixa y BBVA se saltaron el bloqueo de las cuentas bancarias de Fórum Filatélico, y varios meses después, según fuentes jurídicas consultadas por El Confidencial, dio carpetazo a la investigación.

Tras el bloqueo judicial de las cuentas, La Caixa y BBVA cargaron en las mismas un importe total de 5,5 millones de euros. Ambas entidades se encargaban de cobrar los recibos de los clientes de Fórum Filatélico, pero previamente anticipaban el dinero a la entidad filatélica. Sin embargo, muchos clientes devolvieron sus recibos coincidiendo con la orden de embargo de las cuentas, por lo que La Caixa y BBVA se enfrentaban al riesgo de perder las cantidades adelantadas. Y lo que los administradores concursales dictaminaron es que los dos bancos, supuestamente, recobraron ese dinero de forma irregular una vez que se había dictado el embargo.

El pasado 5 de febrero, casi cuatro años después de la intervención de Fórum Filatélico, la Audiencia Nacional rechazó declarar la responsabilidad patrimonial del Estado en la macroestafa por entender que su actividad estaba fuera del ámbito de supervisión de las autoridades financieras. De esta forma, la Administración quedó eximida de pagar los casi 3.500 milones de euros que reclamaban los perjudicados. El pasado 8 de mayo, 20.000 de esos afectados se manifestaron en Madrid para denunciar el "total abandono" que sufren por parte de la Justicia y los poderes públicos y reclamar "una Justicia eficaz e independiente".

Leer más...

INVITÓ A ALTOS CARGOS DEL GOBIERNO Y LA EMPRESA PRIVADA

Bono agasajó en su hípica al director del CNI en pleno escándalo sobre su patrimonio

Bono agasajó en su hípica al director del CNI en pleno escándalo sobre su patrimonio

Foto de grupo de los asistentes al banquete en la hípica de José Bono.

@Alberto Mendoza.- 01/06/2010 (06:00h)

José Bono, acorralado por las informaciones sobre su enriquecimiento, agasajó con un banquete en su hípica a una treintena de personalidades, entre las que se encontraba el director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán. El presidente del Congreso aprovechó que el pasado 6 de abril se cumplían 4 años desde que dejó el Ministerio de Defensa para convocar a sus colaboradores de confianza y lanzar un mensaje a navegantes: a pesar de haber aceptado importantes regalos de constructores y de haberse negado a explicar el notable incremento de su patrimonio, no está solo.

Junto a él se fotografiaron Sanz Roldán, Joan Mesquida (ex director general del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil, y actual secretario de Estado de Turismo), el ex secretario general de Política de Defensa Francisco Torrente, la presidenta de Hispasat, Petra Mateos; el ex director de Gabinete de Bono en Defensa y actual consejero delegado de Hisdesat, Roberto López; el jefe del Comunicación del presidente del Congreso, José Luis Fernández; el presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Francisco Pardo; o el ex director del CNI, Alberto Saiz, quien tuvo que abandonar el cargo por sospechas de corrupción y ha evitado desde entonces cualquier aparición pública.

Según informó la agencia Servimedia, al convite acudieron también los generales que formaron parte de la cúpula militar y que ocuparon cargos técnicos en torno al ex ministro socialista. En la actualidad, todos se encuentran fuera de la carrera militar, pero la mitad ocupa puestos de responsabilidad en empresas relacionadas con Defensa. En cuanto al presidente castellanomanchego, José María Barreda, su Gabinete de Comunicación fue incapaz de aclarar a este diario si fue invitado y si declinó participar en la celebración.

La treintena de invitados se dio cita el pasado 6 de abril, a las 14 horas, en uno de los salones de Hípica Almenara, donde degustaron una comida a base de entrantes variados y paella. El mismo escenario donde Bono solía celebrar encuentros familiares con constructores como Francisco Hernando, El Pocero; y que fue levantado gracias a la generosidad de las empresas que allí se anuncian, ya que pagaron la mayor parte de las obras.

Bromas a costa del enriquecimiento de Bono

De acuerdo con la información de Servimedia, desde donde se asegura que Bono trató de mantener en secreto tanto la convocatoria como las fotografías que allí se realizaron, los asistentes comentaron en tono “distendido y jocoso” las revelaciones sobre el notable enriquecimiento del presidente del Congreso. Por entonces, La Gaceta ya había informado sobre algunos de los pisos que Bono ha adquirido en los últimos años, así como su olvido a la hora de declarar la hípica de su propiedad.

Poco tiempo después, El Confidencial reveló que el constructor Rafael Santamaría había regalado dos caballos de competición al presidente del Congreso por valor de 200.000 euros. Uno de ellos, el Farceur du Haul, fue pagado con billetes de 500 envueltos en papel de periódico. Además, en otro movimiento sospechoso, Bono ocultó durante años la propiedad de un Porsche Cayenne que conduce habitualmente su esposa.

El PP ha llevado el caso en reiteradas ocasiones ante la Fiscalía General del Estado y, si ésta continúa negándose a abrir una investigación, lo denunciará ante el Tribunal Supremo. No obstante, Bono ha dejado claro que todavía tiene amigos muy poderosos.

Leer más...