Cantidad que les fue asignada en el ERE de 2008

Conocidos ex profesionales de RTVE demandan a la corporación por impago

Conocidos profesionales de la historia de RTVE como Andrés Aberasturi, Sebastián Álvaro, Quique Guasch o Emiliano de Pedraza, entre otros, han demandado a RTVE por impago de la indemnización que les fue asignada en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de 2008.

Según han explicado los letrados que defienden a este grupo de antiguos empleados de RTVE en el Expediente de Regulación de Empleo, se prevén dos tipos de indemnizaciones que se aplican en función de la edad del trabajador.

A los menores de 52 años se les abona de una sola vez una cantidad equivalente a 30 días de salario por cada año de antigüedad, con el límite de 24 mensualidades. A partir de esa edad los trabajadores afectados obligatoriamente percibirán una cantidad mensual hasta que alcancen la edad de jubilación.

Además, en este último caso, en el ERE se establece que durante el periodo que se esté recibiendo esa indemnización por despido de pago mensual la persona afectada no podrá prestar servicios para RTVE ni realizar actividades similares a las que desempeñaba antes en esa cadena.

A finales del pasado 2009 los demandantes recibieron una comunicación de la corporación por el que se les informa de que se les deja de abonar esa indemnización "porque en contra de lo previsto en el ERE están realizando actividades que vienen a incumplir esa prohibición de concurrencia".

Además, y en algunos casos, se les reclama la devolución de las cantidades que han percibido desde su cese en RTVE.

Frente a esta decisión, han presentado demanda de conciliación basada en dos motivos: el primero, que esa prohibición de concurrencia sería, a su juicio, ilegal, ya que para que tuviese validez se debería haber fijado una compensación económica "adecuada y diferenciada", y en este caso solo perciben la indemnización por su despido. Además, esa limitación de no concurrencia, según la normativa vigente, solo podrá tener una duración máxima de dos años.

En segundo lugar, niegan que estén realizando algún tipo de actividad remunerada, y precisan que se trataría "en el mejor de los supuestos" de meras colaboraciones discontinuas y no remuneradas.

Leer más...
Es muy peligroso quedarse sin historia.

"Un pueblo sin pasado es un pueblo sin identidad", se ha dicho; siempre será necesario el pasado, para vivir con rectitud y corregir errores; aunque pueda resultar irritante y ofensivo, con la aniquilación del pasado, no se construye el futuro, sino asumiendo sus frutos positivos y eliminando su aporte negativo; no es bueno anclarse en el pasado sino lanzarse al futuro. El recuerdo del pasado es prenda de algo nuevo que ya está brotando; y este recuerdo de la historia hace posible que el pueblo saque fuerzas, para poder hacer frente a los duros y frecuentes ataques en que se ha visto envuelto a lo largo de los siglos.
El algo nuevo y tierno que germina, nunca debe anquilosarse en el pasado, sino esperar siempre el milagro del futuro. La historia humana se repite. La esclavitud aún no ha sido abolida, sí, aún existen los racismos de color en África, América y empieza a darse también en Europa el racismo de casta en todos los pueblos, vejaciones y opresiones de todo tipo, encarcelamientos injustos, zarpazos sangrantes de paro y de hambre en un mundo que despilfarra en armamentos y cosas inútiles. Nuestro planeta continúa siendo esclavo de muchas estructuras políticas y religiosas que más bien deberían ser recordatorio polvoriento de museos.
Todo el mundo habla de un futuro mejor, de una sociedad más justa; las voces del pueblo claman por el cambio, lo repiten hasta la saciedad, pero los gobernantes, partidos políticos e instituciones están más preocupados por la disciplina de partido, el nuevo dios del Estado, que por los miembros de la ciudadanía y sus libertades; una jerarquía política anquilosada en la obediencia del secretario general vive pendiente de las listas y no se preocupa ni respeta la necesidad ni la libertad de los hijos de la nación ¡Y las ilusiones y el futuro que siempre puede brotar lo están pisoteando!
Para el hombre en paro y sumido en la necesidad, lo importante no son los códigos gubernamentales y sus parámetros, sino el ser concreto, la persona de carne y hueso; el grito silencioso de los comedores sociales y de las familias que no llegan a final de mes sigue resonando en nuestro ciego y sordo mundo, por su trozo de pan caliente y una parte de ese opíparo sueldo que se asignan nuestros políticos en las "autonosuyas", las concejalías y las diputaciones. ¿Se percatarán algún día de que esta injusticia no se puede soportar, de que es imprescindible reformar la ley electoral para evitar la dictadura de las minorías nacionalistas y la partitocracia y de que no se puede esquilmar a España de sus valores tradicionales y de su identidad? Ya suenan las trompetas algo nuevo está surgiendo entre nosotros.

C. Mudarra
Leer más...

La última víctima del castrismo es su industria más emblemática

Cuba se queda sin «¡azuuuúcar...!»

19 Abril 10 - La Habana - Óscar Espinosa Chepe

La próxima desaparición en Cuba del Ministerio del Azúcar no sorprende a nadie en absoluto. De eje central de la economía, este producto ha pasado a ser importado de países vecinos como Colombia y Brasil.

La poderosa industria azucarera cubana, espina dorsal de la economía en otros tiempos, se encuentra en vías de desaparición. Tanto es así que desde hace varios años se importa azúcar de Colombia y Brasil. La situación es tan grave que hasta el guarapo -jugo de caña-, y la raspadura -sabrosa melaza concentrada-, son desconocidos por la mayoría de los jóvenes, y muchos adultos ni recuerdan su sabor. Dada la poca disponibilidad de azúcar, la cuota que se vende racionada fue nuevamente reducida a partir de enero, y pasó de cinco libras por persona al mes a cuatro.

La zafra (cosecha) empezada en diciembre de 2009, ya próxima a concluir, apenas podrá remontar el millón de toneladas de azúcar, cantidad alcanzada en 1892, y sobrepasada en 1894, cuando Cuba era todavía colonia de España. Asimismo, han molido 44 centrales; la cifra más baja en todo el siglo XX. En cuanto a los rendimientos cañeros por hectárea, según destaca la prensa nacional, provincias como Cienfuegos, con gran tradición azucarera, no rebasan las 27 toneladas.

Estos datos significan que cada hectárea no rinde ni tres toneladas, mientras que en los diez años anteriores a 1959, como promedio, la producción fue de cinco toneladas por hectárea, según aparece en «El Ingenio», monumental obra del Profesor Manuel Moreno Fraginals. Hay que subrayar que el promedio mundial fue de 67 toneladas de caña por hectárea en el período 2003-2007, de acuerdo a datos de FAO.

Dinero extranjero para producir azúcar cubano
En la información recogida por las agencias internacionales se refleja la intención de las autoridades cubanas de estimular la inversión extranjera en la industria azucarera para reconstruirla. En las actuales condiciones, ese objetivo parece muy difícil de lograr, por cuanto los centrales están en precarias condiciones, absolutamente descapitalizados, conjuntamente con toda la infraestructura vial, de transporte, instalaciones portuarias, producción de derivados, etc.

Las plantaciones también tienen muy malas condiciones, con rendimientos cañeros inferiores a las 33 toneladas por hectárea como promedio nacional en el lapso 2003-2008, de acuerdo a estadísticas oficiales. Peor aún, las tierras dedicadas a las plantaciones, como todas las áreas agrícolas del país, han sido muy maltratadas durante los últimos decenios, afectadas por la erosión, sobreexplotación, salinidad, alta acidez en los suelos, mal drenaje y compactación. A causa de ello, el 70,0 por ciento de la tierra cultivable tiene poca fertilidad, según expertos del Ministerio de la Agricultura en información brindada en noviembre del pasado año.

A este lamentable panorama se une la grave situación financiera, que incluso impide el reintegro del dinero de las empresas extranjeras depositado en bancos cubanos. Por tanto, con la agroindustria azucarera destruida en grado sumo y sin ninguna garantía para los inversores foráneos, parece muy difícil que alguien en el mundo invierta su capital en Cuba y mucho menos en la agroindustria azucarera.

Por supuesto, si hubiera un cambio radical del sistema económico y social vigente, que ha llevado el país al desastre, y se empezaran a acometer reformas radicales, podrían crearse las condiciones para la recuperación de la industria azucarera, así como de otros sectores para cuyo desarrollo existen condiciones idóneas

La caña es un cultivo muy noble, que puede aportar muchos subproductos adicionales al azúcar, entre ellos el etanol, con magníficos beneficios económicos y medio ambientales. Pero hasta tanto las transformaciones lleguen, la destrucción de la industria azucarera cubana se profundizará. Antes de 1959 se decía que “sin azúcar no hay país”. Desafortunadamente, el gobierno cubano ha confirmado esa aseveración.

Leer más...
Cómo calificar a esta señora que basa su profesión en el insulto y en el proselitismo, desde nuestro punto de vista no hay calificación posible, es una fanática, egocéntrico, y mal educada.

Maria Antonia Iglesias y Pedro Ruiz.

Pedro Ruiz a María Antonia Iglesias en 'La Noria'

"¿Es puta o no es puta, usted?"

"No voy a estar sentada con una persona que insulta a una mujer"

Luis Balcarce, 19 de abril de 2010 a las 11:54

Monumental bronca entre el multifacético Pedro Ruiz y María Antonia Iglesias en La Noria. La ex directora de informativos de Televisión Española recurrió para atacarle como hace siempre al insulto de "fascista" -“Ahí están los falsos independientes que son todos unos fascistas. Lo que a usted no le gusta es el sistema democrático”- y él ha devuelto el órdago con una acusación : "Cuando tú eras directora de los informativos de Televisión Española me mandaban a hacer entrevistas a mi casa y se locutaba en voz en off: 'Aquí vive el defraudador'".

El fuego cruzado de reproches acabó abruptamente con la salida de una ofendida Iglesias cuando Ruiz le insistió en que “Ha dicho que me he aprovechado de muchas cosas, diga un nombre. Diga el partido político que a mí me haya apoyado. ¡Es puta o no es puta, usted!”. Sorprende que la periodista, que parece gozar de patente de corso para insultar a quien no opine como ella, adopte una actitud victimista a la primera y no haya aceptado las disculpas de Ruiz.

No es la primera vez que alguien da la 'espantá' en La Noria. Isabel Durán ya sufrió en sus carnes la máxima de "insulta que algo queda" de Sopena e Iglesias, al recibir una catarata de agravios que la obligaron a dejar el plató en octubre de 2008.

Reproducimos el diálogo entre la periodista y el showman, poeta, músico, humorista y escritor:

María Antonia: Eso no es cierto y tú lo sabes. Y yo no decía lo de defraudador, lo decía Hacienda. Lo que dices es surrealista. Y me parece mal que te compares con Lola Flores (antes Ruiz había afirmado que Lola también sufrió su problema), que tuvo la inocencia o la valentía de admitirlo. ¿Usted defraudó o el señor Borrel es un delincuente y un mentiroso? Una vez más mi latiguillo: ¿Es puta o no es puta? (utilizado en el sentido de '¿sí o sí?').

Pedro Ruiz: Maria Antonia, te lo diré corto: Eres un espectáculo. Pasas la vida dando cursos y que no me creas a mí quiere decir que voy por buen camino. Mi denuncia fue archivada porque no había lugar. Dices que yo lo negaba y no es cierto, luego un juez lo archivó y me dio la razón.

María Antonia: Usted de repente descubrió entonces a los socialistas y fue a por ellos, aunque también tengo que reconocer que después de lo que se hace ahora en los medios, usted es una monja.

Pedro Ruiz: Es cierto, hace tiempo que no trabajo en los medios y usted no ha dejado de trabajar. Es raro comprobar que tantos años después, el mismo odio siga en la misma persona.

María Antonia: Pero, ¿qué odio?. El odio es un sentimiento demasiado importante para dedicarlo a alguien como usted. Hizo su papel de humorista de ley que creó escuela y se metió con los socialistas por resentimiento.

Pedro Ruiz: ¿Resentimiento? Razónelo, profesora.

María Antonia: Déjese de sarcasmos, no soy profesora, soy periodista y tengo derecho a preguntarle. Usted va de víctima, pero nadie le persigue.

Pedro Ruiz: ¿Usted cree?

María Antonia: La gente tiene cosas más importante que hacer que perseguirle.

Pedro Ruiz: ¿No te parece un espectáculo lamentable ver cómo el bloque A y el bloque B se enfrentan?. Si siguiese haciendo 'La noche abierta' no invitaría ni un político de un lado ni de otro.

María Antonia: Ahí están los falsos independientes que son todos unos fascistas.

Pedro Ruiz: Tengo muchos amigos políticos y les respeto. Y no voto porque si uno va a una tienda y no le gusta ningún producto, no tiene por qué comprar.

María Antonia: Es el sistema democrático lo que no le gusta.

Pedro Ruiz: Diga el partido político que a mí me haya apoyado. Tengo más energía que usted y no la pienso desgastar discutiendo.

María Antonia: No tengo por qué entrar ahí.

Pedro Ruiz: Ha dicho que me he aprovechado de muchas cosas, diga un nombre. Diga el partido político que a mí me haya apoyado. ¡Es puta o no es puta, usted!.

María Antonia: No tengo por qué aguantar ese insulto ni estar cinco minutos más sentada aquí con una persona que tiene tan poca vergüenza de insultar a una mujer.

Leer más...