La Policía Nacional desarticula en Sevilla un punto de venta de droga regentado por un clan familiar
Agentes de la Policía Nacional pertenecientes a la Brigada Local de Policía Judicial de Dos Hermanas en colaboración con la Comisaría de Distrito Sur de Sevilla han detenido a cinco personas como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas y otro de receptación.

EUROPA PRESS. 24.02.2010

Según informó la Policía Nacional en un comunicado, los detenidos responden a F.J.Z., de 44 años, con 23 antecedentes policiales anteriores entre ellos delito contra la salud pública y atentado a agente de la autoridad entre otros; E.I.G., de 42 años, cuenta con ocho detenciones policiales anteriores, entre ellas por delitos contra la salud pública; R.M.A., de 29 años, con diez detenciones anteriores por delitos de robo con fuerza, daños y robo con violencia e intimidación entre otros; J.S.S. de 33 años, con siete antecedentes anteriores entre ellos contra la salud pública; F.I.P.B. de 27 años, con tres detenciones anteriores entre ellas por tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas.

La investigación comenzó cuando la Policía tuvo conocimiento de una oleada de robos con fuerza en domicilios y garajes en la Barriada Nazarena de Dos Hermanas y en los que se sustraen, principalmente, bicicletas.

Además, la Policía venía notando desde hacía tiempo un aumento del robo de bicicletas por el auge en el mercado ilegal de la venta de estos objetos, recuperando algunos de ellos en la barriada de Las Tres Mil Viviendas de Sevilla, dada la proximidad de esta barriada a la localidad de Dos Hermanas.

Las investigaciones realizadas a lo largo de un mes llevaron a esta barriada, donde se comprobó cómo estos efectos robados eran entregados como pago de sustancia estupefaciente.

Por dicho motivo, la Policía estableció varios dispositivos de vigilancias en dicha zona para identificar a los vendedores de la droga y a los compradores que entregaban material robado para el pago de la anterior.

Así, se centró en un domicilio acondicionado para la venta de la droga, un bajo al que se la habían construido dos anexos ilegales a modo de habitación, con cinco puertas de acceso a la vivienda con la única finalidad de dificultar la vigilancia policial. La Policía identificó a la familia propietaria de la vivienda y que regentaba el negocio, con un meticuloso reparto de las funciones, siendo las mujeres de la familia las encargadas de la venta directa de la droga a los consumidores, otros procuraban la sustancia y el resto de los miembros hacían de "aguadores" con la función de avisar de la presencia policial.

La Policía solicitó autorización judicial para entrar en el domicilio, registrar y detener a clan, además de intervenir del interior de la vivienda 11 gramos de cocaína, 20 gramos de hachís, útiles para el envoltorio y venta de las dosis, cinco teléfonos móviles, dos ordenadores portátiles, dos videoconsolas, doce bicicletas de distintas marcas y modelos, una televisión de plasma, una máquina de humo N-19 eurolite, un grupo soldador profesional, cinco ciclomotores de diversas marcas y modelos y un quad.

Una vez finalizadas las oportunas diligencias los detenidos fueron puestos a disposición de la Autoridad judicial correspondiente.

Leer más...